Sociedad

Argentina, Estados Unidos y el procedimiento bélico: América está armada

En nuestro país mueren ocho personas cada día por robos, homicidios y entraderas que involucran armas de fuego. La masacre en Nevada y el tiroteo en Texas reavivaron los miedos y debates acerca de qué tan fácil es adquirirlas. Cómo es el proceso comparado con EE.UU., el líder indiscutido en tenencia por habitante, donde el 41% de las personas vive en hogares donde se posee un arma

martes 12 de diciembre de 2017 - 3:00 pm

Comprar un arma de fuego en la Argentina parecería ser un procedimiento fácil de efectuar, así como ir a una simple armería, ver la vidriera, elegir cuál le gusta más a uno y comprarla en el momento, pero, a diferencia de lo que muchos creen, esto no es así. En nuestro país, a diferencia de los Estados Unidos, es mucho más complejo y requiere innumerables controles y permisos. De hecho, la Argentina es uno de los países con mayores requisitos a la hora de adquirir un arma de fuego.

A diferencia de EE. UU. , por ejemplo, donde comprar un arma es fácil, en la Argentina es muy complicado, lleva mucho tiempo, y el trámite es engorroso. Nótese que en el país del norte en 4 días cualquiera puede tener un arma en su casa. En la Argentina, en cambio, hay un promedio de 5 meses de demora, siempre y cuando esté todo en orden con el peticionante y sea Legítimo Usuario.

armas 4

En América del Sur, exceptuando a Chile que posee normas restrictivas constitucionales y lo lleva incorporado como una cuestión cultural, la Argentina posee un sistema registral sumamente complicado, con exigencias médicas, de aptitud, de seguridad y personales, como en pocos países. Solo aquellas naciones europeas que en los últimos diez años vivieron masacres han tomado el camino de un endurecimiento en su legislación (como es el caso de Gran Bretaña, Alemania, Italia, Francia). Pero los niveles de exigencia que registra la Argentina están por encima de los países en desarrollo como el nuestro y eso lleva a que el sistema nacional sea sumamente adecuado para los tiempos que corren.

Estos son todos los requisitos que se exigen en nuestro país para quien decida tener un arma, ya sea para la práctica de un deporte, la caza o la defensa de su hogar

Quien concentra el poder de documentación y de policía en nuestro país es la ANMAC (ex RENAR) y hay dos cuestiones básicas que hay que diferenciar: la tenencia y la portación. Lo más usual para un ciudadano común es lograr la tenencia y transporte de un arma que se hace bajo condiciones especiales de seguridad (descargadas, separadas de la munición y hasta en algunos casos sin cerrojos ni mecanismos de amartillamiento) y lo más inusual y/o restringido es la portación, es decir, cargar un arma en condiciones de ser disparada o usada de manera inmediata. Para el primer caso hay una serie de requisitos que vamos a enumerar, y para la segunda, además de esos requisitos básicos, se suman otros extraordinarios.

En la Argentina no se puede pensar en adquirir un arma de fuego sin haber obtenido previamente la licencia habilitante (CLU- Cédula de Legítimo Usuario) que es el equivalente al carné de conductor en un automovilista. Pero en esta comparación hay diferencias que marcar: cualquiera puede comprar un auto sin carné, pero nadie puede usar ni comprar un arma legalmente sin su CLU. Para hacerse de esta credencial, todo usuario debe instruirse durante un mes o un mes y medio, en práctica, manejo y seguridad de las armas.

Trámites largos y costosos

De acuerdo a lo que figura en la ANMAC, lo primero a conformar es la “Solicitud de Legítimo Usuario Individual Agencia de Seguridad”; siguiendo el ejemplo anterior, sería la tramitación del carnet de conductor y que, en nuestro caso, posteriormente nos llevará a estar habilitados para ir a una armería.

En principio se completa un formulario (electrónico) muy extenso con datos muy precisos, concretos y comprobables del solicitante, de acuerdo a lo que establece el Manual de Solicitudes Electrónicas, valorizada según lo estipulado en la normativa vigente (Disp. 35/14). Luego se debe hacer una acreditación del estado de salud psicofísico del potencial usuario, que desde el 15 de agosto de este año lo debe tramitar ante el Sistema Único de Emisión de Certificados Psicofísicos (Res. ANMAC N° 23/16).

El estado de Nevada, donde se encuentra la ciudad de Las Vegas, tiene una de las regulaciones de armas más flexibles del país norteamericano. Allí se produjo uno de los tiroteos más grandes de la historia de Estados Unidos, con 50 muertos y más de 400 heridos, luego de que un tirador disparara desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay hacia un festival de música country.

Nevada no pide licencias para comprar armas de fuego. Por ello, no están registradas y el número que se puede tener por persona es ilimitado.

Para las armas automáticas y ametralladoras, la legislación es levemente restrictiva: son legales en todo el estado, pero deben estar registradas y tienen que estar en conformidad con las leyes y regulaciones federales. Los silenciadores también caen bajo esta normativa.

En el formulario argentino constan

Los requisitos necesarios para obtener un arma de fuego en la Argentina.
Los requisitos necesarios para obtener un arma de fuego en la Argentina.

En la Argentina, además, se debe acreditar idoneidad en el manejo de armas de fuego, que deberá certificarse en el formulario impreso emitido por medio de la solicitud electrónica de credencial de Legítimo Usuario. Para esto, el futuro usuario debe concurrir a un lugar autorizado (Polígono de la policía o Tiro Federal) en el cual se debe someter a un curso de aprendizaje en el manejo, técnica y seguridad de las armas de fuego. Esto puede durar entre un mes y un mes y medio.

“Solicitud para la adquisición de un arma de fuego”

Este trámite se hace cuando uno decide adquirir un arma de fuego y si bien se ha facilitado convenientemente mediante la digitalización de los formularios, implica un tiempo de entre 2 y 4 meses, desde que se paga un arma en un comercio -siempre que el usuario sea legítimo y no tenga inconvenientes judiciales para tramitar su tenencia- y el momento en que, terminados los trámites, la armería le entrega el arma al comprador (téngase en cuenta que en Estados Unidos solo tardaría 72 horas en llevarse un arma de fuego de un supermercado).

En Nevada por ejemplo, está permitida la transferencia de armas automáticas, rifles calibre 50 o de munición de gran capacidad. La portación a la vista es legal en todo el estado, con lo que se puede circular con un arma enfundada en la cintura.

Armería Gunparts, ubicada en la Avenida Independencia 1431.
Armería Gunparts, ubicada en la Avenida Independencia 1431.

La compra de las municiones también está sujeta a un proceso de formalización, trámites y formularios y se debe solicitar por cada calibre sobre el cual se haya solicitado tenencia, a través de la solicitud electrónica (Disp. 311/13). La misma permite adquirir 1.000 municiones por calibre autorizado para armas de uso civil y uso civil condicional. Para las municiones de armas de ánima lisa y el calibre .22LR, la cantidad es de 2.500, según Disp. 119/04.

El Registro de Consumo de Municiones mantendrá su validez siempre y cuando se mantenga vigente la condición de Legítimo Usuario de su titular, debiendo solicitar su renovación cuando la misma agote su capacidad de registración de nuevas adquisiciones (Disp. 119/04). Esto significa que aún teniendo un arma legal, ningún usuario puede adquirir municiones de ese calibre si no posee la “Tarjeta de Munición”, que funciona como control entre los que la venden (armerías) y quien las consumen (usuarios legítimos).

En la documentación respectiva que se debe confeccionar figura

• Factura de compra con datos completos del arma y del vendedor
• Fotocopia certificada del Documento Nacional de Identidad de LU (Legítimo Usuario)
• Certificado de Antecedentes Judiciales: Certificado de antecedentes penales emitido por el Registro Nacional de Reincidencias, donde se deje constancia que no registra antecedentes penales.
• Acreditación de medio lícito de vida: Copia certificada del último recibo de sueldo percibido por el usuario Colectivo, o en su defecto, la Constancia de Alta Temprana.
• Acreditación de domicilio real: Fotocopia certificada del documento de identidad en el que conste su domicilio actual. De lo contrario, se deberá presentar una constancia de domicilio emitida por la autoridad competente.

Más restricciones

Una vez obtenido el registro y el apto para las condiciones de adquirir un arma, el adquirente debe firmar con carácter de declaración jurada y sujeto a revisión/inspección en cualquier momento de la ANMAC, todo lo referente a la seguridad que le brindará a las armas que posea en su poder (caja fuerte, armero, habitación blindada), ante lo cual, se ha procedido a categorizar a los tenedores en A1, entre 1 y 9 armas y A2 cuando superen ese número. Esto tiene como fin prevenir el robo de armas en domicilios particulares.

Otra fuerte restricción que tiene nuestro país para el ciudadano es la adquisición de armas dentro de lo que se denomina Decreto 64/95 y las Disp. 023/99 y 031/99 los cuales establecen un régimen restrictivo respecto de la adquisición y tenencia de determinadas armas, de acuerdo a la cadencia de fuego (están prohibidas las armas automáticas) el largo del cañón, si son militares, calibres prohibidos etc.

Por último, cada adquirente de arma o Legítimo Usuario que desee renovar su permiso o cada vez que compra un arma, la ANMAC lo hace figurar por aproximadamente un mes en el “Sistema de Control Ciudadano para Autorizaciones”.

Esto es un listado online de proponentes donde figura nombre y DNI, el cual recibe denuncias anónimas sobre cada uno, de manera tal que, por ejemplo, alguien que pudiera ser acusado de violencia doméstica, pasa directamente a ser causal de no renovación y/o autorización de parte de las autoridades competentes lo cual puede hacer caer automáticamente su estatus y ponerlo en una situación de ilegalidad en la que podría ser obligado a entregar sus armas al Estado o el armamento de su propiedad podría ser requisado por orden judicial.

Armería Gunparts, ubicada en la Avenida Independencia 1431.
Armería Gunparts, ubicada en la Avenida Independencia 1431.

Nevada, donde tuvo lugar el peor tiroteo de la historia de Estados Unidos, no requiere de un permiso para adquirirlas más allá de los requisitos del Gobierno federal, que establece tener un mínimo de 18 años para la compra de rifles y 21 para la de pistolas cortas, así como superar una prueba de antecedentes. La ley de Nevada no limita el número de armas que puede tener cada individuo ni impide que los ciudadanos con armas las puedan llevar en público.

La cantidad de pistolas y rifles se traduce en una desproporcionada violencia en el país comparada con otros países avanzados. En 2013, hubo en EE. UU. 35,5 homicidios con arma por cada millón de habitantes, según un estudio de Global Burden of Disease. En cambio, en Canadá fueron 4,9 por cada millón de habitantes y en Reino Unido, 0,93 por cada millón. En el caso de Nevada, es el duodécimo de los 50 estados del país en número de muertes per cápita por violencia armada.

LEA MÁS  La mitad de los chicos del país no tiene acceso a Internet en su casa

En 2016, las ventas fueron récord, según datos del FBI. Este año han disminuido, pero, así y todo, ya superan a las de años recientes, como 2010 o 2011, y duplican a las de una década atrás. En 2009, ya había alrededor de 310 millones de armas, según una estimación oficial.

¿Y sus precios?

Tener un arma en la Argentina es un tema bastante complejo a lo cual debemos agregarle lo caro que resulta llegar a cumplir el costo de documentaciones (LU unos 4.500 pesos más $ 2.500 los trámites de tenencia) sin contar el precio del arma en sí mismo, el cual hoy (en nuestro país) ronda entre los 800 y 2.000 dólares, de acuerdo a la marca, el calibre y el tipo.

Un dato interesante es que solo una de cada cincuenta consultas se materializa y los interesados logran adquirir el arma, según datos que maneja la ANMAC y la armería Gunparts.

Desde el comercio autorizado, ubicado en la avenida Independencia 1431 y San José, el empleado Matías Rozanski comentó que las consultas aumentaron, pero que hay mucha desinformación respecto de la compra de armas. “Sólo los ciudadanos con tiempo y paciencia pueden proceder a tener la tenencia de un arma”, señaló.

Como se señaló antes, si la ANMaC considera que el ciudadano cumple con todos los requisitos, la persona obtiene la tenencia del arma que permite tener un arma y transportarla, pero descargada. Un ejemplo son aquellas mujeres que transportan el arma en la cartera, pero llevan el cargador en la guantera del auto. “El arma no debe estar en condiciones de pronto uso”, indicó Rozanski.

Se estima que existe un ejemplar ilegal por cada arma registrada.
Se estima que existe un ejemplar ilegal por cada arma registrada.

Quien posee la tenencia o la portación de un arma tiene un carnet de legítimo usuario que dura cinco años. Además el arma tiene otro carnet, en el que figuran todos sus datos personales. Siguiendo con el ejemplo anterior, este otro carnet cumple la misma función que la tarjeta verde de un auto. Los usuarios también tienen un carnet de munición en el que se deja asentado cada vez que compra balas para el arma registrada. Obviamente, no se pueden comprar balas sin tener un arma debidamente registrada.

Pero volvamos al caso de los EE. UU. , donde comprar un arma es muy barato y  sencillo. Estos son algunos de los datos más llamativos sobre las armas en Estados Unidos.

– En estados como el de Virginia poseer y portar armas es posible, pero hay que seguir ciertas normas, como no acercarse a cierta distancia a los colegios o no consumir alcohol en los bares si vas armado.
– El proceso para comprar armas es casi tan sencillo como comprar una cerveza en un supermercado. Tan sólo es necesario ser ciudadano americano o tener la residencia permanente y no tener antecedentes penales.
– Uno de los modelos más vendidos cuesta unos 500 dólares, un precio similar al de un iPhone.

Según los últimos datos oficiales reflejados en un trabajo realizado por el Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina mueren ocho personas por día por el uso de armas de fuego. Este informe, titulado “Estadísticas Vitales, Información Básica Año 2014”, publicado en diciembre de 2015, explica que en 2014 hubo en el país 2981 muertes causas por armas de fuego. “Hace más de diez años que estamos pidiendo que se profundice el desarme de la población civil, porque muchísimas de estas muertes se pueden evitar”, dijo en su momento Aldana Romano, directora del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), que integra la Red Argentina para el Desarme.

En la Argentina hay un total de 1.562.332 armas registradas en la ANMaC, de las cuales el 84% pertenecen a usuarios civiles. Además, el 96,5% de los usuarios civiles son hombres y el 3,4%, mujeres. Pero el mayor problema radica en la gran cantidad de armas ilegales que circulan en el país y para las que no hay una cifra estimada actualmente.

armas 1

“El mercado ilegal de armas representa un problema significativo, sobre todo por su estrecha vinculación con la consolidación del crimen organizado”, contó Cristian Rojas, que está a cargo de la Coordinación de Delegaciones y Agencias Registrales dentro de la ANMAC. “Las armas de fuego no son un mecanismo eficaz para la protección ante hechos de violencia. Su uso aumenta el riesgo de muerte para las personas que las usan”, sostuvo Rojas.

Cada día, en Estados Unidos, una media de 93 personas muere por disparos. La gran mayoría de esos casos (62%) son suicidios, pero unas 12.000 de las 33.000 muertes anuales por armas de fuego son homicidios. A diario mueren a causa de las balas 7, en promedio, niños y adolescentes, 19 hombres y chicos negros y entre una y dos mujeres asesinadas por sus parejas. Por cada muerto hay una media de dos heridos.

Entre estas demoledoras cifras, las víctimas mortales de tiroteos masivos representan un 1,5% del total, poco más del 4% de los homicidios. Pero es cuando se producen estas tragedias, como la del domingo 1º de octubre en Las Vegas, cuando se reaviva el tema de los permisos a la hora de comprar un arma.

En contraste con nuestro país, resulta difícil evaluar desde el ANMAC una estadística de las armas ilegales circulantes aunque se estima que existe un ejemplar ilegal por cada arma registrada. Las fuentes del mercado ilegal son variadas. Entre las principales se encuentran los robos a arsenales de las fuerzas armadas, depósitos policiales o judiciales, casas de particulares y el contrabando, especialmente desde países limítrofes.

Para esa problemática hay un plan en marcha llamado “Programa de Desarme a nivel Federal”. Articula a las autoridades provinciales, el Poder Judicial y la Agencia Nacional de Materiales Controlados para la destrucción de armas involucradas en procesos judiciales y la cooperación con las Fuerzas de Seguridad para la destrucción de armas de fuego del resultante de baja de dotación policial.

En 2016 se destruyeron 46.000 armas. El 54% correspondía a bajas de dotación policial o que habían formado parte de un delito. Para este año se apunta a eliminar otras 32.000, con lo que Gambaro estima que hacia los dos primeros años de su mandato al frente del ANMaC habrá más de 70.000 armas destruidas del circuito ilegal o legal. Todo esto se logrará gracias a la participación de la sociedad civil a través del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego. La destrucción de armas de fuego es el único método que garantiza su erradicación, convirtiéndolas en hierro fundido y haciendo que ninguna de sus partes puede ser reutilizada.

Armas confiscadas y guardadas por la ANMAC son destruídas en una planta sederúrgica de Tenaris Siderca, en Campana, Provincia de Buenos Aires.
Armas confiscadas y guardadas por la ANMAC son destruídas en una planta sederúrgica de Tenaris Siderca, en Campana, Provincia de Buenos Aires.

La Agencia Nacional de Materiales Controlados implementó una política proactiva: ir a buscar las armas que se encuentran actualmente en depósitos judiciales o policiales y aquellas cuyas condiciones de resguardo muchas veces pueden permitir que se filtren al mercado ilegal, ya sea por robo hormiga o por directas acciones delictivas en estos espacios con el único objetivo de robo de armamento.

El otro gran problema que tuvo que enfrentar el gobierno de Mauricio Macri en este último año es el de la unificación del sistema de otorgamiento del apto psicofísico para acceder a la tenencia y el fortalecimiento del control de ingresos y egresos de materiales controlados.

La ANMAC inauguró este año un programa de permisos de portación y tenencia de armas civiles que implicará un cambio de raíz en la Argentina. Hasta el año pasado había controles muy laxos para controlar la portación. Hasta el momento, cualquier ciudadano que quisiera comprar y portar un arma podía recurrir a los 23 psicólogos de las 29 armerías que había en el país para obtener un apto. Así, se comprobó que había muchos aptos psicológicos que no estaban bien hechos, los test eran muy discutibles y aquellos que eran rechazados en un lugar podían recurrir a otro hasta obtener un permiso.

En mayo, la ANMAC llamó a una licitación pública para que sólo sea una prestadora única la que otorgue los certificados y aptos para la tenencia y portación de armas. El sistema fue muy cuestionado por las armerías que tenían hecho un circuito aceitado alrededor de este negocio.

Lo concreto es que ahora se exige una identificación biométrica del peticionante, los exámenes psicológicos son más exigentes y aquellos que son rechazados por algún motivo sólo pueden volver a pedir el permiso en 180 días. La prestadora que ganó la licitación es la misma que ofrece los aptos para la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. De esta manera, la ANMAC logró resolver una problemática latente.

Además, se realizan programas de concientización y sensibilización sobre desarme y control de la proliferación de armas de fuego en la sociedad; se capacita a las organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas, organizaciones territoriales, barriales, medios de prensa, nacionales o internacionales. También se busca un espacio de reflexión para sensibilizar a los jóvenes sobre los riesgos que implican las armas de fuego en manos de civiles y cuestionar las representaciones sociales y creencias de sentido común sobre las armas que legitiman, e incluso promueven, prácticas que ponen en riesgo a la ciudadanía.

“Estamos lejos de tener un sistema de proliferación de portación de armas como el de Estados Unidos. Pero para esto no hay que minimizar la problemática nuestra y trabajar en dos campos: los controles duros y la concientización para el desarme”, señaló Gambaro a la luz de los hechos de Las Vegas a principios de octubre.

Tipo de armas

En la Argentina, a partir del dictado de la ley 20.429 de 1973 denominada como la “Ley Nacional de Armas y Explosivos”, se reguló todo lo referente al uso de armas y materiales controlados, fijando categorías de armas de fuego.

LEA MÁS  Mostró el resultado de la anorexia en su cuerpo y su foto de volvió viral

Para el uso de civiles, según lo establece la ley, están prohibidas las armas automáticas, comúnmente conocidas como ametralladoras, similares a las que se usaron para provocar la masacre en Las Vegas. Este tipo de armas sí están permitidas para instituciones armadas.

Para quien solicita la CLU, se abre un abanico de posibilidades para la adquisición de armas de fuego, ya que se pueden comprar en el mercado armas de puño como pistolas, revólveres y pistolones, o largas como carabinas, escopetas, fusiles y fusiles de caza.

A su vez las armas se dividen en las denominadas de Uso Civil, porque sus calibres van desde el .22, al .32; y las armas de Uso Civil Condicional (consideradas armas de guerra), cuyos calibres son superiores, desde el .38 al .45 en armas de puño, y superiores al .22 Long Rifle en lo que hace a armas largas.

No obstante, para los ciudadanos comunes, sólo están permitidas las armas semiautomáticas, en las que hay que apretar en cada disparo el gatillo para realizar el mismo, o las de repetición, donde mediante un mecanismo manual se produce la carga de munición para realizar el disparo.

Las armas más vendidas en Estados Unidos

1. Fusil de asalto semiautomático AR-15

Fusil de asalto semiautomático AR-15.
Fusil de asalto semiautomático AR-15.

2. Fusil de asalto semiautomático AK47

Fusil de asalto semiautomático AK47.
Fusil de asalto semiautomático AK47.

3. Escopeta Remington 870

Escopeta Remington 870.
Escopeta Remington 870.

4. Pistola Glock calibre 9mm.

Pistola Glock calibre 9mm.
Pistola Glock calibre 9mm.

5. Revolver 38 Smith & Wesson Special

Revolver 38 Smith & Wesson Special.
Revolver 38 Smith & Wesson Special.

Portación

Otro permiso y el más complicado de obtener es el de la portación. Es decir poder circular por la vía pública con un arma cargada. Son permisos excepcionales que se otorgan a personas que hayan estado en las fuerzas policiales o que lo puedan justificar, por ejemplo un juez o una persona que acredite que corre riesgo de muerte. La ANMAC resuelve si se le concede el permiso o no.

La diferencia entre poder portar un arma y ser legítimo usuario, es que este último puede trasladar el arma que tenga registrada pero descargada. Hacerlo sin el permiso es un delito que puede tener penas que van desde los 6 meses a los seis años de prisión.

El permiso es para todo el territorio nacional, pero se puede transportar al extranjero previo control de la ANMAC.
Hay cinco tipos de usuarios: individual, colectivo (empresa de seguridad, por ejemplo), entidades de tiro, comercial y coleccionista.

En la Argentina mueren ocho personas por día por el uso de armas de fuego.
En la Argentina mueren ocho personas por día por el uso de armas de fuego.

La Argentina, en números

armas 5

3.600.000 millones de armas
Es el total estimado de armas de fuego (tanto licitas como ilícitas) pertenecientes a civiles.

8,8
Es la tasa estimada de armas de fuego de propiedad privada en civiles (tanto lícitas como ilícitas) por cada 100 habitantes.

700.000 a 2.000.000 millones de armas
Se estima que circulan en el país de manera ilícita.

Estados Unidos, en números

Tiroteos en Estados Unidos en 2017.
Tiroteos en Estados Unidos en 2017.

270.000.000 a 310.000.000 millones de armas
Poseen los norteamericanos, según un estudio de las universidades de Harvard y Northeastern, de 2015. Unos 133 millones de armas se concentran en el 3% de los americanos adultos

55 millones de norteamericanos
Poseen por lo menos un arma. En promedio, tienen tres armas. Según un estudio del Pew Research Center, tener un arma es esencial para su libertad

7,7 millones de norteamericanos
Pertenecen al grupo de los “superdueños de armas”, según un estudio de las universidades de Harvard y Northeastern. Ese grupo es propietario de entre 8 y 140 armas

¿Y cómo funciona en Estados Unidos?

En Virginia, por ejemplo, los requisitos para adquirir un revolver, una pistola o un rifle de asalto semiautomático, como los que tenía el autor de la masacre de Las Vegas, se cuentan con una mano: ser mayor de 18 años, vivir en Virginia, tener una licencia de conducir del estado y pasar un control de antecedentes, que puede tomar unos minutos o un par de días. Nada más.

Por otro lado, Sergio Ditter, instructor de tiro de la Academia de Tiro Lince, aseguró que “la cantidad de armas por habitante está en crecimiento desde hace muchos años”.

Ditter vivió 15 años en Estados Unidos y volvió para armar su negocio en el país. Afirmó que el control sobre la venta de armas en Estados Unidos es “bastante tenue” y que uno de los principales motivos es que la industria armamentística genera unos 10 mil millones de dólares anuales. “La situación actual es todavía más preocupante, ya que el actual presidente, Donald Trump, siempre fue un ferviente defensor del derecho a tener armas”, y “fue el primer presidente de Estados Unidos, después de Ronald Reagan, que participó de la convención de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el año pasado”.

Además, explicó que para los pobladores de Estados Unidos comprar armamento es muy sencillo, no sólo porque las leyes existentes son permisivas, sino también porque rara vez se controla su cumplimiento. “Estados Unidos es el paradigma de la falta de control en la compra de armas. Tiene una legislación federal bastante tenue. Al comprador se le pide que presente antecedentes penales, pero no existe ningún tipo de examen psicológico para otorgar el permiso. De todas formas, el funcionamiento es muy permisivo; se hacen excepciones todo el tiempo”, dijo el experto. “La ley es también amplia sobre el tipo de armas a las que se puede acceder”, agregó Ditter.

Si bien los locales habilitados para la venta de armas en Estados Unidos son muy numerosos, Ditter explicó que “el mayor comercio se da entre particulares”, para lo cual “no existe ningún tipo de control o registro”. “En muchos lugares son famosas, por ejemplo, las ferias de armas en las que se puede vender libremente. La única condición que pone la ley sobre la venta en ferias es que no puede ser la principal fuente de ingreso de los vendedores. Pero esto es casi imposible de controlar”, indicó, a lo que luego añadió que otra gran parte del mercado es “a través de Internet”. La falta de control, en suma, provoca que no haya una estadística certera sobre el número de armas en ese país, aunque, según el experto, el estimado ronda entre las 300 y 310 millones de armas. “La tendencia de armas por habitante se mantiene en crecimiento”, aseguró Ditter.

Antecedentes de ataques y masacres en ambos países

Carmen de Patagones

Cómo habría sido masacre.
Cómo habría sido masacre.

La masacre escolar de Carmen de Patagones fue un incidente ocurrido el 28 de septiembre de 2004 en el Instituto Nº 202 “Islas Malvinas” de Carmen de Patagones, al sudoeste de la Provincia de Buenos Aires, Argentina, donde un alumno de 15 años, identificado como Rafael Solich, disparó con una pistola (perteneciente a su padre) contra sus compañeros de aula, provocando la muerte de tres de ellos e hiriendo a otros cinco.

Luego de enteradas las autoridades, no se resistió, fue arrestado y trasladado a la ciudad portuaria de Bahía Blanca. La tragedia tuvo la triste distinción de ser la primera masacre escolar (realizada por un solo individuo con un arma de fuego) registrada en América Latina.

Como saldo del ataque, fallecieron tres compañeros de aula, de entre 15 y 16 años; además de haber cinco heridos. El entonces presidente Néstor Kirchner calificó el episodio como “doloroso” y dispuso dos días de duelo nacional.

Iglesia de Texas

Personal de emergencia responde al tiroteo fatal en Texas.
Personal de emergencia responde al tiroteo fatal en Texas.

Un hombre armado entró al mediodía en una iglesia baptista de Sutherland Springs, una pequeña localidad rural de Texas, de menos de 400 habitantes, a una hora en coche de la ciudad de San Antonio, y abrió fuego contra los feligreses. Mató a 26 personas e hirió a una veintena, según el gobernador del estado, Greg Abbott. Los fallecidos tenían entre 5 y 72 años.

Kelley, exsoldado de la Fuerza Aérea, fue expulsado del Ejército después de ser sometido en 2012 a juicio militar por maltratar a su mujer y a su hijo.

La de Sutherland Springs es la quinta masacre con armas de fuego con más muertos en la historia de Estados Unidos y pone una vez más sobre el tapete el debate nacional en torno a la regulación del acceso de civiles a armas de fuego.

Masacre en Las Vegas

Policías en el lugar del tiroteo en Las Vegas.
Policías en el lugar del tiroteo en Las Vegas.

Desde lo alto del Mandalay Bay, uno de sus emblemáticos hoteles-casino, un hombre de 64 años, jubilado, sin antecedentes penales y, al parecer, sin vínculos con células terroristas, abrió fuego sobre una multitud. Y mató, según cifras preliminares, al menos a 58 personas e hirió a más de 500, para perpetrar la masacre más espantosa que recuerden los americanos.

Cuando la Policía irrumpió en la habitación del infame Stephen Craig Paddock, en el piso 32 del gigantesco hotel, encontró 20 rifles y un amplio stock de municiones y explosivos. El asesino ya se había suicidado.

Ocurrió durante la noche del domingo 1º de octubre, cuando se estaba llevando a cabo el festival Ruta 91 Harvest, que reunió a unas 22.000 personas en torno a la música country.

Se trata de un negocio millonario

armas eeuu

El año pasado, la facturación de las 100 empresas más grandes de armamento con armas y servicios militares aumentó a 374.800 millones de dólares. En comparación con 2015, las ventas de armas aumentaron un 1,9%.

De acuerdo con SIPRI (Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz), debido a las crecientes tensiones políticas y conflictos militares, esto era de esperar. Además, varios países modernizaron sus fuerzas militares e introdujeron nuevos sistemas de armamento, dice el informe.

Más de dos tercios (217.000 millones de dólares) de ingresos por armamento fueron para empresas estadounidenses (38 de las cien primeras y 57,9% del comercio total), que vendieron alrededor de un cuatro por ciento más.

Como pasa en nuestro país, ellos también tienen su Black Friday, pero con una diferencia muy particular: una jornada de ofertas dedicada exclusivamente a las armas.

Es tradición en Estados Unidos para el viernes posterior al Día de Acción de Gracias. Cae el cuarto viernes de noviembre y, el último, ocurrió el viernes 24 de ese mes.

Esta última edición, ante los pedidos para comprar armas de fuego, derivó en un nuevo récord de solicitudes de verificación de antecedentes de armas.

LEA MÁS  Desbaratan banda de "abrevalijas" liderada por chofer de Aerolíneas: ¿qué encontraron?

Cabe aclarar que se requieren estas verificaciones para comprar armas de fuego de concesionarios con licencia federal. Este año hubo 203.086 solicitudes, según informó en su momento The New York Times.

El récord de solicitudes en 2016 del Black Friday había sido de 185.713. El mismo artículo señaló que el número de solicitudes no es indicativo de la cantidad real de armas vendidas, ya que un comprador podría comprar múltiples armas de fuego en una sola compra.

Armería Gunparts, ubicada en la Avenida Independencia 1431.
Armería Gunparts, ubicada en la Avenida Independencia 1431.

Los números récord se producen en medio de una disminución general en las ventas desde que Donald Trump se convirtió en presidente y ocurren en medio de la fuerte controversia por los tiroteos, como el de Texas.

Y los tiempos cambiaron

En Estados Unidos, especialmente este año, sus estadísticas por muertes de armas de fuego subieron drásticamente tras las masacres y atentados que sufrieron en estos últimos meses: el ya mencionado tirador de Las Vegas que dejó 59 fallecidos y casi 500 heridos; la masacre en la iglesia de Texas que ocurrió el 6 de noviembre que dejó 28 muertos, entre otros casos, fueron los encargados de subir sus estadísticas a 12 por cada 100.000 habitantes, frente a las 11 del año anterior, según datos publicados hace unos días por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

En el último mes ha habido 5.778 incidentes con armas y 1.490 muertos. Desde 2011, más de 200.000 personas han muerto por las balas en EE.UU.

América está armada

El fenómeno de las armas sigue expandiéndose.
El fenómeno de las armas sigue expandiéndose.

Para entender por qué el debate vuelve una y otra vez sin que se produzcan cambios significativos hay que fijarse en la importancia que tiene el derecho a armarse en la cultura de Estados Unidos. Según una encuesta realizada por el Pew Research Center entre marzo y abril de 2017, un 30% de los adultos es propietario de armas. Además, hay un 11% que, sin serlo, vive con alguien que sí. Quizás aún más impresionante sea que el 72% dice haber disparado al menos una vez.

Entre los individuos armados, un 37% afirma tener entre dos y cuatro piezas de distinto tipo y calibre, y un 29%, más de cinco. La mejor evidencia de lo difundida que está la tenencia de armamento de gran porte es que el 62% dice ser dueño de, como mínimo, un rifle.

Según esta encuesta, cuando se le preguntó a la gente por las razones para comprar una pistola o un rifle, el 67% respondió que lo hace por protección. Un 38% dijo que es para cazar, un 30% para practicar tiro de forma recreativa, un 13% como elemento de colección y un 8% por trabajo. Lo que puede resultar alarmante es que el 57% de los consultados reconoce salir armado a la calle: 11% contó que lo hace siempre, un 15% casi siempre y un 31% algunas veces.

Este último dato ayuda a comprender por qué está tan difundida la violencia armada en el país. Entre los propietarios, hay un 6% que dice haber sido baleado y, mucho más impactante, un 51% que afirma conocer a alguien que lo fue. En este rubro reaparecen con fuerza las diferencias étnicas, ya que un 57% de los afroamericanos dice conocer a alguna persona baleada, contra un 43% de los blancos. Lo que termina de confirmar que son los sectores más pauperizados los que están mayormente expuestos a la violencia es que, entre las personas que no superan la educación secundaria, un 49% dice conocer a alguien que fue baleado, frente a un 37% de quienes tienen título universitario.

armas eeuu 4

Para comparar, en la Argentina la tasa total de muertes por armas de fuego por cada 100.000 habitantes es de 7,93; mientras que en los Estados Unidos, es de 9,54.

Las muertes en la Argentina son moneda corriente pero no llega a superar las llamativas cifras del país norteamericano. El hecho de que EE.UU. haya tanta libertad y acceso a las compras de armas de fuego, hace difícil no solo a la Argentina, sino a todos los países del mundo “superar” esta alarmante estadística.

Otro factor que hace aún más difícil que Estados Unidos deje de ser un país con tantas manchas de sangre a lo largo de su historia, es el hecho de ser el líder del ránking de producción y venta armamentística a otros países del mundo.

Anexo

Caso Alfredo Coto

El empresario Alfredo Coto y su hijo fueron imputados por el hallazgo de un arsenal en una sucursal de su supermercado en el barrio de Caballito.
El empresario Alfredo Coto y su hijo fueron imputados por el hallazgo de un arsenal en una sucursal de su supermercado en el barrio de Caballito.

La Justicia abrió una causa para investigar el hallazgo de un arsenal con armas de fuego, material explosivo, granadas antimotines, municiones y distintos pertrechos policiales en la bodega de una sucursal de la cadena de supermercados Coto ubicada en la calle Paysandú 1842 de la Ciudad de Buenos Aires.

La investigación se inició el 5 de setiembre del 2016 a raíz de un mensaje electrónico, a través del cual se advirtió que la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC-ex Registro Nacional de Armas) había hallado “material controlado y varias armas de fuego irregulares” en el local de Coto de calle Paysandú, en el límite de los barrio de Paternal y Caballito.

El mail en cuestión señalaba textualmente que “el día martes 30 de agosto fue gente del RENAR a la calle Paysandú al 1800, en donde hay un supermercado grande, encontraron adentro un montón de armas, una ametralladora con silenciadores, pólvora, granadas de las canchas lacrimógenas y las escopetas que usa la policía para tirarlas. No hicieron nada con los fierros que había limados. Se los dejaron y ahí y se fueron”.

De acuerdo a las indagaciones preliminares, la Unidad Fiscal para la Investigación de delitos cometidos en el ámbito de actuación del Registro Nacional de Armas, a cargo de Jorge Di Lello, verificó que el arsenal de Coto estaba integrado por 227 granadas, 27 armas de fuego, dos armas de lanzamiento, 3.886 municiones, 41 proyectiles, 1 silenciador y 9 escudos antitumulto.

Fuentes judiciales destacaron en estricto off de record “la gravedad” que reviste haber descubierto un arsenal de armas ilegales de estas características en un supermercado ubicado en Capital Federal sin que las autoridades hayan neutralizado esta maniobra.

La ANMAC, a cargo de Natalia Gámbaro, una discípula directa del ministro de Justicia, Germán Garavano, jamás denunció la existencia de armas irregulares y adulteradas. Pese a que la inspección tuvo lugar el 30 de agosto, recién el 5 de setiembre la Coordinación de Asuntos Jurídicos de la ANMAC ordenó el traslado al Banco de Datos, lo que se hizo efectivo el 9 de septiembre, en tanto “no dio intervención a la Unidad Federal de Investigaciones ni a ninguna otra autoridad judicial”.

La fiscalía puntualiza que, durante los cinco días que transcurrieron desde que se halló el arsenal hasta que lo registró el Banco Nacional de Materiales Controlados de la ANMAC, advirtieron “irregularidades en la cadena de custodia del armamento, cuya composición física habría sido alterada”. Una fuente directa de la investigación explicó que las armas de COTO “no cumplían con ningún parámetro legal”.

Otro dato llamativo: las personas a cargo de la seguridad declararon que colocaron cuatro fajas de clausura pero cuando se fue a buscar el material para el traslado había sólo una. Esto parece confirmar la hipótesis de los peritos de que el material pudo ser manipulado para tratar de deslindar de responsabilidades al propietario del supermercado, Alfredo Coto.

La causa 3552/16 quedó en primera instancia en manos del fiscal Di Lello, quien luego la derivó y, por sorteo, recayó en el juez Sebastián Ramos, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°2, y cuya pesquisa corre desde hoy 5 de mayo de 2016 por cuenta de la fiscal Paloma Ochoa.

Documental “Bowling for Columbine”

Bowling for Columbine.
Bowling for Columbine.

El documental “Bowling for Columbine” cuenta sobre la violencia en Estados Unidos y los índices tan altos de posesión de armas legales en dicho país.

A partir de la fácil obtención y tenencia de armas, Moore analiza los asesinatos ocurridos en el Instituto de Columbine en 1999, en el que dos jóvenes acabaron con la vida de varios alumnos; u otro hecho similar sucedido en Denver, donde un niño de seis años le robó el arma a su tío y asesinó a una niña de su clase.

El documental trata de encontrar el móvil de tanta posesión de armas y por ende de matanzas. Se presentan cifras y datos, contrastados con los índices de posesión de armas y criminalidad en otros países, como Canadá.

Moore, además entrevista a personas en tela de juicio y/o prejuiciadas como Marilyn Manson, quien fue acusado de inducir a la violencia a chicos de Columbine a través de las letras de sus canciones; o Charlton Heston Presidente de la Asociación del Rifle. En el documental MM dice algo muy sensato: ¿en un país con constante apología a la violencia y la falta de valores… me vienen a decir a mí que incito a esto?

El documental hace referencia a imaginarios como: el hecho de colocar tantas seguridades en las viviendas. Por la mente de las personas circula el pensamiento de que cualquiera podrá entrar a su casa y matar. Piensan que sinónimo de seguridad es mil llaves, aldabas o estructuras impenetrables.

En las escuelas, después de la matanza, ya se queda en la cabeza de los ciudadanos que cualquier persona portadora hasta de un corta uñas puede ser un potencial asesino. O los alumnos con más problemas de conducta pueden ser catalogados también dentro de este grupo de posibles homicidas, cuando en la mayoría de los casos, los homicidios en las escuelas de Estados Unidos han sido llevados a cabo por jóvenes de comportamiento “pasivo”.

En la cabeza de las personas, radica el imaginario de que un arma sirve para proteger y cazar, pero en realidad termina usándose para matar.

Como comentario, se puede concluir que los estadounidenses viven bajo una especie de “cultura del miedo”. La situación de los Estados Unidos demuestra cómo todas las generaciones han crecido temiendo a un enemigo contra el que creían debían defenderse.

COMENTARIOS