13 de Marzo

Hace exactamente un año Jorge Bergoglio se transformaba en Francisco, el primer Papa latinoamericano y argentino

Antes, Cardenal Bergoglio. Hijo de padres italianos, jesuita de 76 años, se convirtió en el primer Papa en la historia de la Iglesia Católica en ser argentino y latinoamericano

Papa-Francisco

¿Te acordás qué era lo que hacías en ese momento? ¿Cómo te enteraste? ¿Qué sentiste? UN día como hoy, del 2013 Argentina pasaba nuevamente a la historia al ser elegido Jorge Mario Bergoglio como Sumo Pontífice de una Iglesia Católica en crisis, con acusaciones de corrupción, curas pederastas y una descreimiento generalizado en sus fieles.

Rompiendo toda posible predicción, Bergoglio dio el gran batacazo, ya que, si bien había sido el segundo en votos luego de Ratzinger en la anterior votación, no se lo tenía como un posible candidato papal. 

La mayor multitud jamás reunida en la plaza de San Pedro para saludar a un nuevo Papa recibió con un aplauso atronador el anuncio de la elección del cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio como Francisco I.

La primera reacción de la plaza fue un «¡Noooo!”, pero poco después comenzaron los gritos de “¡Francesco! ¡Francesco!».

Su primer saludo fue: «Fratelli e sorelle, buona sera!». A continuación, también en italiano, comentó con sencillez que la ciudad tenía un nuevo obispo: «Mis hermanos cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo. Les agradezco la acogida».

)

A continuación vino la primera sorpresa: «Antes de nada querría hacer una oración por nuestro obispo emérito, Benedicto XVI, Recemos juntos por él, para que el Señor lo bendiga y la Virgen lo custodie. Padre Nuestro…». Era una continuidad visible.

El Papa Francisco I explicó que «comenzamos un camino de fraternidad, de amor, de confianza. Recemos para que haya una gran fraternidad en todo el mundo», y especialmente «en esta bella ciudad».

Enseguida llegó la segunda sorpresa: «Antes de dar la bendición os pido un favor, que pidáis al Señor la bendición para su obispo. Hagamos en silencio esta oración vuestra por mí». Inclinado humildemente, el Papa Francisco I espero un momento. Luego le colocaron la estola y comenzó su primera bendición «Urbi et Orbi».

Es el primer Papa americano al cabo de quinientos años desde la evangelización del Nuevo Mundo. No figuraba en las «quinielas» de «papables», pero sí estaba en el corazón de los electores.

Se despidió anunciando que al día siguiente iría a rezar a la Virgen y con un sencillo: «Buenas noches y buen descanso». Era ya una presencia familiar. Un Papa sencillo, un Papa «de casa».

)

El jesuita argentino de 76 años fue elegido al quinto escrutinio, y es el Papa número 266, incluyendo como primero a Pedro de Betsaida. Recibió una mayoría de dos tercios de votos de 115 cardenales electores, de 48 nacionalidades, reunidos durante dos días en la Capilla Sixtina. Había sido el más votado en el Cónclave de abril del 2005 después de Joseph Ratzinger.

La espera, desde la fumata blanca hasta el anuncio del nombre, fue un poco más larga que en ocasiones anteriores, pero por fin, a las 20.12, (16.12, hora argentina) el cardenal protodiácono, Jean-Louis Tauran, enfermo de Parkinson, apareció en el balcón para anunciar: «Habemus Papam!». La fumata blanca se había asomado con fuerza a las 19.06 -acompañada enseguida del repique de todas las campanas-, al cabo de una jornada de lluvia que no fue capaz de frenar el entusiasmo de los fieles, que en ese momento llenaban ya la plaza de San Pedro. El entusiasmo y el tremolar de banderas fueron simultáneos y eléctricos.

El entusiasmo era indescriptible en la plaza y esta vez era mundial, pues la fumata había sido seguida por televisión en directo e Internet en todo el planeta. En cuanto se vio claro que era blanca, se desencadenó una oleada de tuits: del Pontificio Consejo de Comunicaciones Sociales y de diócesis de todo el planeta. La fiesta era, enseguida, mundial. Era la alegría de la «Ciudad y el mundo», que el Papa iba a bendecir «Urbi et Orbi» desde el balcón de la basílica de San Pedro.

Era otro día de gran fiesta para el Pescador de Galilea. Y, en Castel Gandolfo, de gran satisfacción para Benedicto XVI. Es la décima vez, en la historia de la Iglesia, que hay un relevo en vida del Papa anterior. La transición ha sido perfecta. Como quería Benedicto XVI, el timón de la nave ha pasado a manos más jóvenes y más fuertes.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Trump http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/trump-5.jpg
Estados Unidos

Masacre de Florida: Trump sugirió darles armas a los maestros

El presidente de los Estados Unidos recibió en la Casa Blanca a sobrevivientes y familiares de víctimas del ataque perpetrado en la escuela secundaria de Parkland
Angelici http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/angelici-3.jpg
Política

Angelici analiza “alejarse” de los bingos

El Presidente de Boca Juniors quiere limpiar su imagen, para poder seguir construyendo su plataforma política dentro del espacio de Cambiemos
Acusación http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/acusacin.jpg
Sociedad

Acusan a un neurólogo argentino de violar pacientes en Nueva York

Ricardo Cruciani, de 63 años, enfrenta varias causas en los Estados Unidos. En el año 2016 se había declarado culpable de delitos similares
Venezuela http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/venezuela-2.jpg
Crisis en Venezuela

Dramático: la pobreza en Venezuela llegó al 87%

El índice casi se duplicó en los últimos tres años, desde el 48,4% que se registraba en el año 2014
Economía http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/economa-3.jpg
Economía

Los argentinos compraron por USD 1.300 millones en el exterior

Fue en 2017 a través de e-commerce y surge del balance cambiario del Banco Central. En enero hubo un fuerte salto en la demanda de dólares