Salud

¿Se sienten mal?: Cuándo conviene que los chicos se queden en casa

Cómo saber cuándo realmente tu hijo puede continuar con la rutina y cuándo es recomendable que haga reposo

Los colegios suelen convertirse en “caldo de cultivo” en donde los niños están más expuestos al contagio de enfermedades. El contacto cercano y frecuente con un grupo grande de chicos, hábitos como llevarse juguetes y objetos del piso a la boca, compartir alimentos o la deficiente higiene de manos aumentan la probabilidad de contagiarse virus y bacterias.

Estas son las formas más comunes de transmisión de infecciones:

– Vía fecal-oral: los microbios se eliminan por las heces y el contagio se produce al ingerirlos. Esto ocurre habitualmente en las infecciones que cursan con diarrea y en la hepatitis A.

– Vía respiratoria: al toser, estornudar o hablar se expulsan al aire gérmenes que pueden ser inhalados por los demás. Ejemplos: infecciones respiratorias, varicela, sarampión, meningitis, tuberculosis.

– Contacto con la piel: de persona a persona o a través de objetos que se comparten. Así ocurre con los piojos, la sarna o las infecciones de la piel.

– Contacto con líquidos orgánicos (sangre, orina, saliva).

Consultada sobre ante qué cuadro de se recomienda no mandar a los chicos al colegio, la médica pediatra neonatóloga Romanette Hurtado Latapiat (MN 93.611) aseguró que “de forma estricta se recomienda excluir a un niño del colegio cuando esa medida haga disminuir los riesgos de aparición de otros casos en el establecimiento, para asegurar reducir los contagios”.

“Asimismo, los niños que presenten fiebre alta, somnolencia, dificultad respiratoria, diarrea, vómitos en dos o más ocasiones en las últimas 24 horas, lesiones bucales o úlceras e incapacidad del niño para controlar la salivación, exantema con fiebre y conjuntivitis purulenta (con exudado amarillento o blanquecino), traumatismos de impacto moderado a grave, dolor abdominal que se incrementa con las horas tienen indicación de exclusión”, agregó al portal de Infobae.

LEA MÁS  Cómo pueden agravar el té y el café los síntomas de reflujo

Y destacó: “En estos casos se recomienda la consulta con su pediatra para realizar una evaluación integral del niño y según su diagnóstico definir un tratamiento adecuado y en el caso de ser necesario se indicará reposo y evicción escolar”.

En tanto, ante la pregunta de hasta cuándo deben permanecer en casa si ya tienen un diagnóstico y están siendo tratados, la médica pediatra gastroenteróloga María Florencia Biasoli (MN 134.799), del staff del Swiss Medical Center Barrio Norte, precisó:

Fiebre: Deben transcurrir 24 horas sin fiebre y con el niño en buen estado general.

Impétigo (enfermedad infecciosa superficial de la piel producida por bacterias): hasta 48 horas después de iniciar el tratamiento siempre y cuando se observe mejoría.

Escarlatina: hasta 24 horas después de comenzar el tratamiento.

Conjuntivitis bacteriana: hasta 24 horas después de comenzar el tratamiento.

Faringitis estreptocócica o escarlatina: hasta después de 24 horas de iniciar el tratamiento antibiótico y hasta que el niño haya permanecido sin fiebre durante 24 horas.

Coqueluche o tos convulsa: hasta cumplir al menos 5 días de antibióticos para regresar. Los contactos que reciben profilaxis, no es necesario que dejen de concurrir al jardín o guardería.

Varicela: hasta al menos el sexto día desde la aparición de las lesiones en piel o antes si todas las lesiones se encuentran en costras que es cuando ya no contagia.

Parotiditis: hasta nueve días después del inicio de aumento de volumen de la glándula.

Hepatitis A: hasta una semana después de que desaparezcan las manifestaciones de la enfermedad o la ictericia (Coloración amarillenta de la piel).

Herpes simple tipo 1: en caso de gingivoestomatitis hasta su curación. Si es cutáneo hasta la fase de costra.

Quinta enfermedad (enrojecimiento de la cara): en condiciones normales, en la fase de exantema ya no es contagioso (sólo durante el curso de la enfermedad en niños inmunodeficientes).

Pediculosis: hasta la mañana siguiente después de la primera dosis de tratamiento.

 

¿Cómo conviene actuar si el niño amanece con dolor de panza, por ejemplo, pero su estado de ánimo es bueno? “Casi todos los niños experimentan dolor en el abdomen en algún momento. La mayoría de las veces, no es causada por un problema médico grave. Están contraindicados siempre los analgésicos y antiespasmódicos”, aconsejó Biasoli, quien recomendó consultar de inmediato con el pediatra “si el niño tiene aspecto de estar enfermo (pálido, se mueve poco, no juega, el llanto es débil y se queja).

Si está frío, sudoroso o con temblor. Si tuvo un traumatismo en la zona abdominal recientemente o si el dolor se acompaña de vómitos repetidos, cuando el dolor es muy localizado y persistente, se incrementa con las horas o lo obliga a estar inmóvil o a andar con dificultad o si hay sangre en las heces”.

LEA MÁS  Este es el sonido que más estresa a los argentinos

En cambio, si el dolor es leve y no le impide realizar su actividad habitual, la sugerencia es “realizar una dieta liviana, y en las horas siguientes revalorar”.

¿Y si amanece con fiebre? “La fiebre no es una enfermedad en sí, sino un mecanismo de defensa del cuerpo ante determinados agentes externos, como pueden ser las infecciones bacterianas, las infecciones virales, el estrés etc -explicó Hurtado Latapiat-. La recomendación es dar antitérmicos a dosis indicada por su pediatra y estar atentos a la evolución y asociación de diferentes síntomas”.

Y aconsejó en qué casos consultar de inmediato:

-Edad menor de 3 meses
-Fiebre superior a 40ºC
-Fiebre persistente a pesar de administrar antitérmicos
-Convulsión febril
-Llanto inconsolable
-Somnolencia, confusión
-Rigidez de nuca
-Respiración dificultosa
-Enfermedad de base como diabetes, inmunodeficiencia, enfermedad renal crónica, entre otras

Algunas medidas para disminuir el número de infecciones y el contagio en las escuelas

– Lavado de manos frecuente: antes de comer, luego de sonarse la nariz o estornudar, luego de ir al baño; en guarderías luego del cambio de pañales.
– Concientizar a los padres para que no lleven a los niños enfermos hasta que tengan el alta médica.
– Verificar que el esquema de vacunación esté completo.
– Comunicar a las familias si ocurre un brote en la escuela para que puedan tomar las medidas correspondientes.
– Mantener la higiene de las aulas y salas en condiciones.

Fuente: Infobae

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

llama http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/llama.jpg
Recreo Bizarro

Adiós Pulpo Paul: una llama salteña predijo quién ganará el Mundial

Se llama "Wendy" y vive en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Católica Argentina de Salta; el animal le tiró la localía y predijo que ganará la Argentina
maestranza http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/maestranza.jpg
Video viral

Indignación en un colegio por un festejo de cumpleaños con penes y senos

Padres de un colegio de San Luis se quejaron ante las autoridades por un video que se viralizó de una empleada de limpieza festejando con una torta con "figuras obscenas"
pellegrini-1024x682 http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/pellegrini-1024x682.jpg
Premier League

Manuel Pellegrini regresa a la Premier League: será el DT de West Ham

Tras su paso por el Hebei Fortune de China, el entrenador chileno retornó al fútbol inglés para desembarcar en el conjunto londinense
AcuerdoBICE-BCBA http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/acuerdobice-bcba.jpg
Economía

Acuerdo del BICE y el Banco Ciudad para otorgar más créditos a Pymes

La novedad permitirá ofrecer a las PyMEs condiciones de financiamiento muy competitivas y a largo plazo, tanto en pesos como en dólares, para proyectos de inversión y operaciones de leasing
griezmann1 http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/griezmann1.jpg
La Liga

Las lágrimas de Griezmann por los silbidos de los hinchas del Atlético Madrid

El delantero francés fue abucheado en el Wanda Metropolitano y no pudo contener el llanto en pleno partido. Fernando Torres y sus compañeros, lo respaldaron al igual que Diego Simeone