Sociedad

Increíble caso: en dos años, la joven que tuvo dos veces trillizos

Andrea Pereyra fue madre adolescente y múltiple. No tenía trabajo, había dejado el colegio y sólo había trabajado como empleada doméstica

Familia

Andrea Pereyra iba por la mitad del secundario y hacía pocos meses que estaba de novia. Habían empezado a convivir en una pieza construida en el fondo de una casa familiar, en Lanús, y ninguno de los dos tenía trabajo.

Andrea tenía 19 años cuando se enteró de que estaba embarazada y hubo un pensamiento que se le atravesó: cómo iba a hacer para contárselo a su mamá.

Esperó una semana hasta que se animó: “Vamos a tener un hijo”, le contó, con el resultado del test en la mano. La primera ecografía modificó el guión original: no era uno, eran tres.

Se anuncia una tormenta feroz en Buenos Aires y Andrea Pereyra, que ahora tiene 35 años, acaba de salir de la blanquería en la que trabaja, en Recoleta.

Sus seis hijos -los llama “los trillizos grandes” y “los trillizos chicos”- salieron del colegio, tomaron el tren en Lanús y acaban de bajar del subte para encontrarse con ella en la Plaza San Martín, en Retiro. “Los grandes” y “los chicos” es una forma de decir: Milton, Rodrigo y Luna tienen 14 años; Michael, Brandon y Uriel tienen 13.

LEA MÁS  Argentina tiene más de 4 mil villas: una superficie superior a la Ciudad

“Yo vivía con mi mamá y con mi padrastro y las cosas no estaban bien. Había choques, conflictos, muchas necesidades económicas y muchos pases de facturas por los gastos. Yo escuchaba todo y empecé a sentir que iba a estar mejor fuera de casa. Creí que esa era la forma de escapar de la situación que estaba viviendo”, arranca Andrea. Fue en ese contexto que su mamá, que era empleada doméstica, le consiguió un trabajo de empleada doméstica “cama adentro”.

Según detalla el portal Infobae, Andrea tenía 16 años y por ese trabajo, dejó el secundario. Mantuvo el empleo durante un año “pero era chica y extrañaba mucho mi casa”.

Cuando dejó de trabajar y decidió volver al colegio, conoció a quien fue su pareja. “Nos fuimos a vivir a una pieza que estaba atrás de la casa de su hermano, otra vez yo estaba buscando un refugio. Y ahí, a los poquitos meses, me hice el test y me dio positivo. Yo, hoy me doy cuenta, quería tener un bebé. Para mí era saber que yo iba a tener algo mío, propio, alguien que me quisiera sin condiciones”.

LEA MÁS  El joven golpeado en Punta del Este ya se encuentra internado en Córdoba

El ecografista le puso el gel en la panza, movió el transductor, fijó la vista en el monitor y le dijo: “Pero pará. Acá no hay un bebé, acá hay tres”. Andrea, que tiene la sonrisa fácil, sonríe cuando lo recuerda: “Yo me quedé en blanco, muda”, cuenta. Cuando llegaron a la pieza en la que vivían, se sentaron en la cama y plantearon una única pregunta: “¿Qué vamos a hacer?”. Ella y sus trillizos estaban por formar parte de una estadística: según datos del Ministerio de Salud de la Nación, cada día nacen en Argentina 321 chicos de madres que aún no cumplieron los 20 años.

Andrea no pudo hacer demasiado: la internaron durante el tercer mes de gestación porque tenía hipertensión. El padre de los chicos consiguió trabajo en una heladería. “Lo único que hice durante todo ese tiempo que estuve internada sin hacer nada, fue pensar: ¿cómo vamos a hacer? ¿De dónde vamos a sacar las cosas? Cuando vos pensás en tener un bebé soñás con tener una cuna, un cochecito y no teníamos nada, ni para comprar pañales. Eso era muy doloroso”.

LEA MÁS  Acusan a un neurólogo argentino de violar pacientes en Nueva York

Los trillizos nacieron a los siete meses de gestación en el Hospital Presidente Perón, en Sarandí. El más chiquito fue Milton, que pesó 1,200 kilos y fue el último que salió de neonatología, casi un mes después del nacimiento. “Por suerte, enseguida empezaron a ayudarnos. Nos llevaban ropa, mantitas, pañales. Ya estábamos ahí y había que lucharla entre todos”, dice Andrea.

La Fundación Multifamilias, que ayuda a “familias múltiples” de bajos recursos le llevó leche, ropa, pañales. “A muchas familias también les prestamos cochecitos, butacas, camas, sillitas de comer. En ese entonces, algunas empresas nos ayudaban más con donaciones de pañales o leche, por ejemplo -recuerda Laura Pérgola, presidenta de Multifamilias-. Hoy está difícil”.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

ezgif.com-resize http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/ezgif.com-resize-19.gif
Mundo Whatsapp

Tu amigo por fin consigue novia pero te cae re mal y vos tipo…

LEA MÁS  Confirmaron el segundo caso de fiebre amarilla en Buenos Aires
gabinete-macri http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/gabinete-macri.jpg
Política

Quién es el único ministro de Macri que se pronunció a favor de la despenalización del aborto

A cargo de la cartera científica desde los tiempos de Cristina Kirchner, Barañao es el ministro con mayor antigüedad del Gabinete: lleva una década en el cargo, desde que fue creado el Ministerio
21 http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/21.jpg
Videos Emocionantes

¿Canción de hielo y fuego? El insólito fenómeno natural en un lago ruso

Un raro fenómeno natural ha sido capturado por los reporteros del diario ruso 'Kopeika' en el lago Baikal, en el sur de Siberia: en el video se puede observar la emisión de gases combustibles que se producen en las heladas aguas del lago más profundo del mundo y que los pescadores saben aprovechar. Las llamas alcanzan el medio metro de altura
entrevista-laboral-cv http://www.nexofin.com/archivos/2018/01/entrevista-laboral-cv.png
Videos Virales

Talento millenial: puso en su currículum que administra grupos de Whatsapp

El muchacho, que tiene talento para gobernar 23 grupos de Whatsapp, se convirtió en el hazmerreír de las redes sociales y la foto de su currículum Vitae ya se volvió viral en Facebook y Twitter
baradel-vidal http://www.nexofin.com/archivos/2018/02/baradel-vidal.jpg
Conflicto docente

Vidal insistirá con el presentismo: los docentes cobrarían cada tres meses

Será en la próxima reunión del martes con los gremios; el gobierno ofreció pagar hasta $6.000 por no faltar