socie

Increíble: desguazan un Fiat Duna dos veces y liberan a los ladrones

Claudio Miguet vio los videos de cómo desarmaban su auto pero aún no pudo recuperarlo; no entiende por qué soltaron a los culpables

Fiat Duna

La historia del robo más insólito de los últimos meses esconde otra historia insólita, quizás aún más que la que fue filmada y viralizada por todo el país.

Es una prueba flagrante de la desidia y la inacción policial y, sobre todo, judicial.

En el medio está Claudio, una víctima que parece no importarle a nadie.

La polémica estalló el jueves por la mañana. La información indicaba que el miércoles a la madrugada, cerca de las 4.20, las cámaras de seguridad del municipio de Lanús habían captado a dos personas desarmando un auto en el medio de la calle, en 17 de Octubre y José León Suárez, en Villa Caraza. Era un Fiat Duna rojo, bastante añoso. Un patrullero de la comisaría 5° de Villa Diamante había ido al lugar y había logrado atrapar a dos hombres, Jonathan “El Pelón” Báez (24) y su amigo Néstor E. (32), que habían intentado escapar corriendo. Los dos sospechosos habían sido llevados a la seccional, se les había abierto una causa por “averiguación de ilícito” y a las 8 de la mañana ya estaban en libertad.

Fiat Duna ladrones

Hasta ahí, un típico caso de puerta giratoria. Pero la información tendría un segundo capítulo: a las 10 de la mañana del mismo miércoles, las cámaras de Villa Caraza habían vuelto a captar a un grupo de personas desarmando el mismo coche -el Fiat Duna rojo- en la misma esquina, la de 17 de Octubre y José León Suárez. Un Ford Fiesta azul, incluso, se había acercado al lugar con el baúl abierto para cargar las autopartes. Ante esto, otro patrullero de la misma comisaría 5°, ahora con el apoyo de más móviles, había ido hasta allí y pese a la huida general -y a las piedras y golpes que les arrojaron- había logrado atrapar a siete hombres que estaban trabajando el auto.

Uno de ellos era “El Pelón” Báez, el mismo que había sido detenido a las 4.20 en esa misma calle y que había sido liberado a las 8 de la comisaría 5°.

La Policía lo trasladó otra vez a la misma comisaría, donde lo notificaron de la apertura de otra causa judicial por “averiguación de ilícito”. Los agentes consultaron con el fiscal de turno, César Lucero (de la UFI 13 de Lomas de Zamora), y este ordenó liberar a Báez y al resto de los detenidos. Otra vez.

LEA MÁS  Ultima moda en fitness, ¿en qué consiste el Pilates Hot?

Fiat Duna robo

Cuando se preguntó anteanoche en la fiscalía por qué se había tomado esa decisión, indicaron que como “la Policía no había identificado al dueño del vehículo no quedaron detenidos porque no había elementos para probar que estaban cometiendo un ilícito”.

En la Fiscalía de Lucero no tuvieron en cuenta la detención previa, ocurrida apenas cinco horas antes. Menos aún tuvieron en cuenta que “El Pelón” Báez ya había sido arrestado -y liberado- en junio por manejar un verdadero desarmadero de autos a cielo abierto sobre 17 de Octubre, frente a su casa.

En la mañana de ayer, el fiscal Lucero habló con los medios. “Del primer robo nunca me notificaron. Y del segundo no tuve pruebas”, señaló, pese a que ambas situaciones quedaron filmadas. La Policía insiste, además, con que notificaron a su Fiscalía por teléfono del primer episodio y que la orden fue liberar.

Lo increíble es que nadie se preocupó por ubicar al dueño del Fiat Duna rojo para constatar, por ejemplo, si era robado.

Fiat Duna 1

Claudio Miguet vive en Capital Federal, tiene 62 años y trabaja para Telecom. Es técnico reparador. Cuando alguien llama al 114 porque no le funciona el teléfono, lo mandan a Claudio a ver qué es lo que ocurre.

Este año, entre tanto trabajo, Claudio se tomó unos días de vacaciones durante el verano. Se fue de viaje con su Fiat Duna rojo modelo 1994 -patente SFK 224- y volvió cansado de manejar, por lo que decidió darle descanso al coche: lo dejó estacionado en la calle cerca de su casa, en Villa Crespo.

“Mirá que yo lo quiero mucho, eh. Es un fierrito. Es hermoso, amplio y no gasta nada”, contó. “Es a nafta y a gas. Y yo no necesito nada más”, explica.

De aquel día pasó una semana. Cuando fue a buscarlo, descubrió que se lo habían robado. Llamó al seguro -tiene Mercantil Andina- y le dijeron que hablara con la empresa de rastreador satelital que le había puesto un dispositivo en el coche.

Durante unos días no pasó nada. Pero una madrugada, cerca de las 3.30, lo llamaron por teléfono a su casa para avisarle que habían rastreado el auto. Estaba en Villa Caraza, le dijeron, cerca de una villa. Lo urgieron a ir a buscarlo en ese mismo momento y él se negó. “Me agarré una bronca bárbara. ¿Cómo iba a ir yo a la villa a la madrugada. Me bajó la presión, un desastre”, recuerda.

LEA MÁS  Un meteorólogo que inglés "pierde" la cabeza cuando presenta el clima en Halloween

Durmió como pudo. Al otro día, habló con su hijo, le pidió que se hiciera un hueco en el trabajo y fueron juntos al lugar que le habían señalado, en Lanús. Pero cuando llegaron el auto no estaba.

Frustrado, Claudio se volvió a Capital. Unos días más tarde -cuatro o cinco- lo volvieron a llamar de la empresa de rastreo: le dijeron que habían ubicado otra vez al Duna y que estaba en la comisaría 5° de Lanús.

Allá fue Claudio, ilusionado. Pero se encontró con una sorpresa desagradable: su auto estaba desfigurado. “Le habían pintado el capot de negro, le habían polarizado las puertas traseras y le habían cambiado dos ruedas. Además, tenía otra patente, una patente trucha”, recuerda. “Lo estaban usando de remís”.

Nada iba a detenerlo. Claudio cargó el auto en una grúa y lo trajo de regreso a Capital. Hombre de amores constantes, se pasó los siguientes dos meses recuperando a su querido Duna. “Lo llevé al cerrajero, al electricista, a la gomería, todo con un remolque”, dice.

Por fin, el autito volvió a lucir espléndido. El último martes, Claudio fue a trabajar con el coche, luego hizo unos trámites, se encontró con su hija y por fin, cerca de las 21.30, lo estacionó en Jufré al 400, a la vuelta de su casa. “Muchas veces lo dejo en la zona de la oficina (en Colegiales) hasta la noche y lo voy a buscar tarde, porque si llego temprano por acá no encuentro donde estacionarlo”, se justifica.

Este miércoles, a eso de las 7.20, Claudio salió de su casa como todas las mañanas para ir a trabajar. Caminó por Scalabrini Ortiz, dobló por Jufré y ahí mismo el espíritu se le cayó al suelo: su amado Fiat Duna no estaba por ningún lado.

Igual tenía que ir a trabajar, así que se tomó un taxi y se fue hasta la oficina. Le explicó a su jefe lo que le había ocurrido y se volvió a Villa Crespo, para ir a hacer la denuncia de robo a la comisaría 25° de la Policía de la Ciudad. “Eran como las 9. Estaba ahí y me llamaron de la empresa rastreadora a mi celular: me dijeron que habían encontrado el auto, que estaba en Villa Caraza, en Lanús”, asegura.

LEA MÁS  Viral: la carta de un periodista de EE.UU. sobre el valor de la amistad en la Argentina

Un rato más tarde, Claudio habló con Mercantil Andina. “Me dijeron que me podían poner un remolque, pero que al auto le faltaban las cuatro ruedas y que así no podía traerlo. Que yo tenía que conseguirme dos neumáticos para cargarlo…”, indica.

Claudio no supo qué hacer. Se puso a pensar de dónde sacar dos ruedas. “No sabía cómo… ¿Lo tenía que traer y dejarlo tirado acá en la calle? ¿Como hacía para arrreglarlo?”, se pregunta, angustiado. Pensó en consultar a un abogado para recibir asesoramiento.

Al final, la primera respuesta se la dio un compañero de trabajo. Ayer a la mañana lo llamó desde la oficina y le dijo que mirara la tele: ahí podría ver, le dijo, cómo desarmaban a su viejo y querido Fiat Duna. No una sino dos veces.

Claudio, que no tiene televisión, consiguió una computadora y miró los videos en Internet. Con ayuda, le hizo un acercamiento a las imágenes y comprobó que sí, que era su Fiat Duna.

“¿Qué sentí? Impotencia, qué voy a sentir. Y desconcierto, claro”.

Claudio se pasó toda la tarde de ayer llamando a la comisaría 5°, de Lanús, para averiguar cómo recuperar su auto. No lo atendió nadie. Tampoco lo llamaron de la Policía ni de esa Fiscalía que decía no tener pruebas de que el auto desguazado era robado. Difícil encontrar pruebas si no se las busca.

El Duna recién apareció el jueves en la base de datos de autos robados que usa la Policía Bonaerense, que no es la misma que la de la Ciudad.

“Yo sé que vivo en Argentina y amo mi país. Sé que no es Noruega. Uno aprende a vivir con esto, pero no me gusta nada. Antes al chorro se lo metía preso y no salía. Ahora hay tantas argucias que la ley no sirve para la gente que labura. No tiene que ser así esto”, contó decepcionado.

“Yo ahora quiero saber cómo recuperar mi auto. Es lo único que quiero, saber dónde ir a buscarlo. Y que me presten una grúa”, insiste.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

pratto_ok_1 http://www.nexofin.com/archivos/2017/11/pratto_ok_1.jpg
Selección Argentina

El mensaje de Lucas Pratto para Jorge Sampaoli

El delantero había mostrado buen nivel en las convocatorias de Bauza, pero el actual DT Albiceleste decidió no convocarlo y el Oso se refirió a la decisión del oriundo de Casilda
do3dpjywaaennrn http://www.nexofin.com/archivos/2017/11/do3dpjywaaennrn.jpg
Masters de Londres

Alexander Zverev, tras su insólita derrota en el Masters de Londres: “Me cagué, es así de fácil”

El alemán, número tres del mundo, no se tuvo piedad y confesó por qué perdió ante Sock en el último torneo del año, del que quedó afuera luego de caer ante el estadounidense en tres sets
1-15 http://www.nexofin.com/archivos/2017/11/1-15.jpg
Botineras

La bella periodista rusa que conducirá el sorteo del Mundial

Se llama Maria Komandnaya y acompañará a Gary Lineker en la ansiada gala
superliga-2573052w640 http://www.nexofin.com/archivos/2017/11/superliga-2573052w640.jpg
Superliga

Colón abrió la novena fecha con un triunfo ante Argentinos en La Paternal

Con un tanto de Ortiz, el Sabalero se impuso por la mínima diferencia al Bicho y mantiene el invicto
manhattan http://www.nexofin.com/archivos/2017/11/manhattan.jpg
Estados Unidos

Nueva York: incendio en un edificio en Upper West Side

El viernes por la tarde se desató un incendio en el último piso de un edificio en el norte de Manhattan, en la ciudad de Nueva York. Un centenar de bomberos trabaja en el lugar