Belleza

Esta es la cirugía más solicitada por los “millennials”

La dimpleplastia, que logra hoyuelos más pronunciados, es una de las cirugías estéticas faciales más solicitadas por los jóvenes de hasta 30 años

jueves 24 de agosto de 2017 - 7:03 am

La dimpleplasty o dimpleplastia es una intervención quirúrgica que consiste en realizar dos incisiones en el interior de la boca a ambos lados de la cara para marcar de forma artificial una pequeña depresión facial que imite los hoyuelos naturales.

Se trata de una operación que puede parecer sencilla ya que se realiza con anestesia local y dura una media hora. No obstante, los especialistas advierten de las situaciones que hay que tener en cuenta a la hora de someterse a esta intervención.

El experto Miguel De la Peña, director de las Clínicas Diego de León, en España,  contó cómo es el proceso quirúrgico. “Entrando por la mucosa gingival, se saca un puntito fuera, se vuelve a pasar por dentro y se realizan varias hilvanadas de forma que la mucosa se pliega sobre sí misma. La clave está en la tensión que le tienes que dar”, explicó ante EFE.

“Es una técnica muy delicada que deben ponerla en práctica únicamente doctores especializados y en clínicas o centros de salud acreditados”, alertó el doctor.

LEA MÁS  Cinco errores comunes al hacer un huevo frito

¿Existen diferencias entre los hoyuelos naturales y los artificiales? Sí, los naturales son un rasgo genético y se enfatizan especialmente cuando las personas ríen. Se estima que solo un 20 por ciento de la población es portadora de este gen.

Según De la Peña, “los resultados de esta intervención no son apropiados para todas las personas”. La dimpleplastia está más bien indicada para personas jóvenes de no más de 30 años de edad pues, “en adultos la piel está más flácida y no tiene buen resultado”.

LEA MÁS  Diez consejos para evitar irritaciones tras la depilación genital

Además de la artificialidad, como es que los hoyuelos queden asimétricos o desproporcionados, existen otros riesgos. En los casos más graves pueden quedar secuelas irreversibles, como cicatrices o hendiduras que pueden afectar al contorno de la expresión facial de forma permanente.

“Hasta los seis meses se podría intentar revertir la dimpleplastia cortando el hilo. Más allá de esos seis meses, la mucosa se reorganiza, se produce una fibrosis y el resultado es definitivo”, destacó.

LEA MÁS  Cuatro tips para que tu pelo sea más fuerte

La cirugía facial, donde entran intervenciones como la dimpleplastia, se sitúa entre las cinco cirugías más comunes entre los pacientes más jóvenes (menores de 35 años). Obtener unos hoyuelos bien marcados a través de la dimpleplastia cuesta en torno a los 1.750 dólares en Europa y Estados Unidos.

Fuente: Conbienestar

COMENTARIOS