Fitness

Por qué hacer abdominales no te ayuda a quemar la grasa abdominal

Qué ocurre con el mito de eliminar la grasa localizada y otras creencias del mundo del fitness

sábado 19 de agosto de 2017 - 8:22 am

Esos rollitos que son los primeros en aparecer cuando descuidamos la alimentación por un período largo de tiempo, son también los últimos que se van cuando intentamos reparar todo el daño que le hemos hecho al cuerpo.

Dado a que el mundo del fitness está rodeado de mitos y mucha desinformación, la gente intenta hasta los trucos “más novedosos” y tradicionales para acabar con esos últimos gramos de grasa y poder definir así la musculatura.

De entrada, debe eliminarse el mito de que la grasa se puede eliminar de manera localizada. Esto es falso, pues el cuerpo va eliminando el tejido adiposos de manera general y progresiva.

Todos los ejercicios, ya sean los encogimientos, elevaciones de troncos, giros, torsiones de cintura y demás, no te servirán. La fisiología del cuerpo es mucho más compleja que ello y por eso, si queremos sacar el mayor provecho a los ejercicios realizados y lo alimentos ingeridos, hay que saber cómo funciona el organismo.

LEA MÁS  El dolor en las rodillas al hacer deporte

Como-reducir-grasa-en-el-abdomen_principal

Con los abdominales a la larga probablemente aumentarás el tamaño de la musculatura en esta zona, pero hasta ahí. Aún a pesar de tener grandes músculos, si hay una capa de grasa por encima de ellos, probablemente no podrás presumir de ello.

El músculo, aunque sabemos que es un tejido metabólicamente activo, es decir, que utiliza más energías para poder mantenerse (y por tanto, acelera el metabolismo), no es suficiente para poder quemar los últimos gramos de tejido adiposo que se acumula sobre ellos. Llegar a un porcentaje de grasa sumamente bajo como para poder marcar la musculatura supone un reto verdaderamente difícil, por el hecho de que el cuerpo no está diseñado para perder grasa, sino para eliminarla.

LEA MÁS  Cómo podés proteger tu cabello del frío

Someter al abdomen a cantidades impensables de estrés con el entrenamiento físico no es la solución. En este caso, como nuestro objetivo es perder grasa, lo lógico es someternos a un dieta con déficit calórico para aprovechar esa energía acumulada y así pueda desaparecer poco a poco.

El problema del déficit calórico es que evita el crecimiento muscular, así que probablemente no podrás ganar más músculo (por eso siempre debemos dividir el entrenamiento en dos etapas: musculación y definición), pero sí podemos evitar que la masa magra ganada con el sudor de la frente no se pierda durante el proceso.

espalda-fofa

En este caso, y como resulta en cualquier objetivo que tengas en mente, los resultados que ganes dependerán en su mayoría por los macronutrientes ingeridos a lo largo del día. Si buscamos definir, entonces será hora de decirle adiós a un gran porcentaje de los carbohidratos, sobre todo a los simples. Con las proteínas evitaremos perder el músculo ganado anteriormente. En este caso seguiremos la filosofía de consumir en promedio, unos dos gramos de proteína por cada kilogramo de peso corporal que tengamos.

LEA MÁS  Cómo diferenciar un ataque de pánico de un problema cardíaco

Al modificar la alimentación, habrá que hacer cambios en la rutina. El entrenamiento cardiovascular será indispensable para oxidar la grasa.

Los ejercicios para trabajar el abdomen no servirán de nada si estás en etapa de definición, así que lo más recomendable es no llevarse horas en el gimnasio trabajando la zona.

Fuente: Mi piel sana

COMENTARIOS