Política

Pasó medio siglo: el Cadillac de Perón regresa a la Casa Rosada

El Gobierno ordenó repararlo y ahora será exhibido. La Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Fernando de Andreis, derivó el trabajo a la Fundación Museo del Automóvil

viernes 18 de agosto de 2017 - 7:01 am

A mediados de 1955, el entonces presidente Juan Perón cumplió el sueño de comprarlo, pero la Revolución Libertadora frustró sus planes al eyectarlo del poder antes de que llegara a disfrutarlo.

El mítico Cadillac descapotable, que usaron casi todos los presidentes desde ese entonces, volverá en breve a la Casa Rosada, luego de años de deterioro.

Fuentes del Gobierno afirmaron que “en las próximas semanas” el Cadillac estará en el Museo de la Casa Rosada.

LEA MÁS  Urtubey advirtió que una parte del peronismo "quiere voltear a Macri"

Sólo resta resolver detalles, como la construcción de las rampas que permitirán que el automóvil, de dimensiones poco habituales, pueda descender sin problemas hasta el museo.

El presidente Mauricio Macri, fan de los autos antiguos y quien quiso utilizarlo sin éxito para su asunción en diciembre, fue el principal impulsor de la restauración.

Según detalla el diario La Nación, la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Fernando de Andreis, derivó el trabajo a la Fundación Museo del Automóvil.

LEA MÁS  El Gobierno busca que los ministerios devuelvan $1000 millones en viáticos

Su tarea no era fácil: el auto estaba deteriorado y sin mantenimiento en uno de los galpones de la quinta de Olivos.

De a poco, y en un taller de Villa Real, a metros de la avenida General Paz, los expertos removieron la vieja pintura, repararon el motor, reemplazaron el carburador y la bomba de nafta mecánica por un nuevo kit de origen americano y se cambiaron los asientos tapizados originales por nuevos que respetaron el diseño original.

LEA MÁS  Cambio de gestión: Macri prepara medidas para evitar la recesión

“Quedó como nuevo, listo para ser exhibido y hasta utilizado”, afirmaron en la Casa Rosada con un dejo de orgullo. Cerca de De Andreis aseguran que la restauración del auto fue “casi gratuita”, ya que la Fundación Museo del Automóvil se encargó de contratar a la decena de personas encargadas del trabajo.

COMENTARIOS