Crimen de Anahí

Crimen de Anahí: sospechan de protección policial de un detenido

Genera dudas que la casilla donde vivía el sospechoso haya quedado fuera de los rastrillajes previos

martes 8 de agosto de 2017 - 6:01 am

Las fuerzas abocadas a la búsqueda de Anahí Benítez pasaron, sin encontrar nada, por el lugar donde, un día después, el cuerpo de la chica fue hallado, enterrado, en la reserva natural Santa Catalina.

Tampoco se revisó, antes de eso, la casilla situada en uno de los extremos de la estación ferroviaria adonde, anteanoche, los perros rastreadores llegaron raudos, guiados por el olor de la víctima, preámbulo de la detención de Marcos Esteban Bazán.

Y nadie reparó, tampoco, en el hecho de que esa casa hubiese sido descripta con bastante precisión por la propia víctima del femicidio de Parque Barón en una libreta de anotaciones personales.

En concreto: los investigadores del crimen de Lomas de Zamora sospechan que Bazán contó con algún grado de protección y que esa protección corrió por cuenta de policías de la zona que habrían intentado desviar el curso de las pesquisas hacia otros rumbos.

LEA MÁS  Caso García Belsunce: reconstruirán la escena del crimen

Por ejemplo, hacia el otro detenido, Leonardo Agostino, el profesor de matemáticas que ayer se negó a declarar y que, a pesar de la nueva aprehensión, aún no ha quedado fuera de las sospechas.

Según indica el diario La Nación, esa protección sobre Bazán y, especialmente, sobre “el galpón” de Santa Catalina estaría relacionada con la venta de estupefacientes. El acusado tiene antecedentes por drogas en dos causas, de 2003 y de 2013.

LEA MÁS  Brutal audio: una menor grabó a un taxista que la acosó durante un viaje

Bazán será indagado esta mañana por la fiscal de Lomas de Zamora Verónica Pérez. Según su defensor, Lucio de la Rosa, “tiene la voluntad expresa de declarar”.

Se enfrentará a una prueba de peso: los canes rastreadores ubicaron inequívocamente a Anahí en la casilla en la que vivía Bazán, y en la heladera de la vivienda se encontró una olla con un preparado de arroz y verduras; esos mismos alimentos había ingerido la víctima antes de su muerte.

Ayer a la tarde, perros de la Policía Federal entrenados en rastreo olisqueaban en la casa de Bazán en busca de un “rastro puro”: el de Agostino.

LEA MÁS  Atropelló y mató a turista en Palermo: escapó y sus amigos lo convencieron de entregarse

Se busca establecer si, eventualmente, el maestro y el nuevo acusado -empleado de la municipalidad de Lomas de Zamora- tenían relación personal y si el docente estuvo en la casa donde, se sabe ya, también estuvo Anahí.

La relación entre el profesor y su ex alumna fue corroborada por intercambios entre ellos en las redes sociales y por las declaraciones de amigos de Anahí, que dijeron a la Justicia que la chica tenía admiración y un sentimiento especial hacia Agostino, un docente que era muy querido por sus alumnos.

En la casa del maestro se encontró una anotación manuscrita; la grafía, dijeron calificados investigadores, es similar a la de la víctima de femicidio.

COMENTARIOS