Ciudad de Buenos Aires

Cómo hicieron para sacar 90 mil chicles de la peatonal Florida

Es la calle más afectada por este tipo de suciedad. Para despegarlos, utilizan una máquina que los congela y los remueve sin usar contaminantes

lunes 7 de agosto de 2017 - 7:02 am

En el suelo -ya masticado, arrojado sin miramientos, pisoteado y adherido como con cemento- un chicle puede contener hasta 70.000 bacterias y hongos. Ciertamente, algunas veredas de la Ciudad son un auténtico muestrario de gérmenes.

Porque esas manchas negras y grises, que parecen restos de asfalto, son algunos de los cientos de miles de chicles que los vecinos arrojan en la vía pública.

Sólo sobre la peatonal Florida, se removieron 90 mil chicles; y con este operativo de limpieza, la Ciudad pone en marcha una campaña de concientización que busca evitar que los vecinos continúen tirando los chicles a las veredas.

LEA MÁS  Ciudad: la justicia suspendió la incineración de residuos

En rigor, los chicles son un problema en la mayoría de las grandes ciudades. En Manhattan, las veredas características de cemento mejorado -como las que también se pueden ver en algunos barrios, aquí muy criticadas-, están “tapizadas” de chicles. También se ven muchos en las vías del metro.

En Singapur, por ejemplo, escupir chicles es una falta, penada con multas. Para las principales ciudades británicas, también son un problema: incluso el ex alcalde de Londres, Boris Johnson (hoy ministro de Asuntos Exteriores), los consideró una “monstruosa plaga de manchas” en las veredas.

LEA MÁS  Paro general: la Ciudad liberará peajes y estacionamientos

Según detalla el diario Clarín, en Buenos Aires, para quitar los 90 mil chicles de la peatonal Florida, se recurrió a un método de limpieza criogénica: hielo seco suave con un aditivo especialmente desarrollado para la tarea.

“La temperatura helada (-79°) provoca la contracción desigual de la capa residual y la superficie subyacente, lo que debilita la adherencia entre ambos”, explicaron desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, a cargo de los trabajos.

LEA MÁS  Licencia por paternidad: hasta 45 días para varones que trabajen en el Estado porteño

“Cuando el hielo seco sublima, es decir que pasa directamente del estado sólido al de vapor, el aumento violento de volumen termina de desprender el recubrimiento”, detallaron.

Se decidió usar este método porque no se generan residuos secundarios: “Además, la limpieza criogénica no requiere el uso de solventes ni químicos. Y el principal insumo es reciclado de otros procesos industriales”, destacaron desde el ministerio.

COMENTARIOS