Reunión del G20

En el G-20, se profundizaron las diferencias con Donald Trump

La divergencia casi hace fracasar una conferencia cargada de tensión dentro de la sala de deliberaciones y de extrema violencia fuera, en las calles de Hamburgo

trump

La cumbre del G-20 terminó ayer con la constatación evidente de un nuevo orden mundial, en el que Estados Unidos dejó de ser la fuerza dominante que marcaba el rumbo económico para convertirse en un actor solitario, decidido a romper consensos que se consideraban intocables.

En su primera experiencia en el principal foro de la gobernanza económica global, el presidente Donald Trump se topó con un bloque de países mayoritariamente unido contra sus políticas en materia de cuidado del ambiente, comercio y migraciones.

Según detalla el diario La Nación, la divergencia casi hace fracasar una conferencia cargada de tensión dentro de la sala de deliberaciones y de extrema violencia fuera, en las calles de Hamburgo.

El choque más enérgico se dio a raíz de la decisión de Trump de sacar a su país del Acuerdo de París contra el cambio climático firmado en 2015 con el impulso de su antecesor, Barack Obama.

Incapaces de convencerlo de rectificar, los otros 19 miembros se propusieron defender como “irreversible” la vigencia del pacto aunque eso supusiera que la insólita situación de que la declaración final quedara sin la firma de la primera potencia mundial.

LEA MÁS  Trump se arrepiente y dice que la cumbre con Kim Jong-Un podría hacerse el 12 de junio

La anfitriona, la canciller Angela Merkel, se puso al frente de la vigencia del pacto, pero trabajó para encontrar una fórmula que evitara el naufragio de la reunión. Después de horas de discusiones entre los negociadores, el texto consignó la disidencia norteamericana frente al compromiso unánime del resto.

Trump presionó para que se incluyera un anexo en el que los otros 19 miembros “toman nota” de las medidas de la Casa Blanca para ayudar a otros países a acceder a combustibles fósiles “de manera más limpia y eficiente”.

Algunos presidentes, como el francés Emmanuel Macron, resistieron esa frase. La consideraron contradictoria con el objetivo de reemplazar las energías de origen fósil como única forma de reducir sustancialmente la emisión de gases de efecto invernadero.

Finalmente se optó por transigir. Merkel se encargó de decir en la conferencia de prensa de clausura que era “de lamentar” la posición de Estados Unidos, pero que por lo menos “las diferencias quedan a la luz, sin ningún intento de ocultarlas”.

LEA MÁS  Macri habló con Rajoy y espera un llamado de Trump que le expresará su respaldo

El comercio también desató agrias discusiones durante el debate. Trump escuchó una cadena de alegatos contra el proteccionismo y a favor de la integración económica, a los que respondió con acusaciones a Alemania y a China de supuestas maniobras de dumping que perjudican a la industria norteamericana.

Jugó una carta pesada al anunciar su voluntad de firmar un acuerdo comercial con Gran Bretaña, algo que sólo podrá ocurrir si se concreta la salida británica de la Unión Europea (UE).

“Va a ser muy, muy grande. Un acuerdo muy potente, bueno para los dos países, y creo que se va a lograr muy rápidamente”, dijo Trump, sentado al lado de la primera ministra británica, Theresa May.

Le dio así sustento al delicado proceso del Brexit y se leyó entre los diplomáticos como una respuesta explícita a los tratados comerciales que la UE firmó con Canadá y Japón (y el que negocia con el Mercosur).

LEA MÁS  Terminó la elección en Venezuela: la oposición asegura que votó menos del 30% del padrón

La tirantez con Trump fue indisimulable. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, advirtió en una de las sesiones que las políticas de la Casa Blanca auguraban “una era de tremendas guerras comerciales”.

En el documento final se mantuvo la habitual condena del G-20 al proteccionismo, pero se agregaron elementos para asegurar la firma de Trump.

Se sostiene que el comercio “debe ser recíproco y mutuamente ventajoso” y que los Estados pueden recurrir a “instrumentos legítimos en defensa del comercio” si se aprovechan de ellos. Una concesión a la doctrina del America first.

A Trump no le preocupó quedar solo. Fue a Alemania a conseguir sus deals. El que más le importaba era entablar un puente con Vladimir Putin en medio del gigantesco escándalo por la supuesta injerencia rusa en la campaña presidencial de Estados Unidos.

Los dos se fueron convencidos de que podrán gestionar desde posiciones “más pragmáticas” el equilibrio militar internacional.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

RGPD http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/rgpd.png
Privacidad en Internet

Protección de Datos: cómo afecta el nuevo reglamento europeo en Argentina

El nuevo marco legal puede generar cambios en los servicios que usamos todos los días en nuestro país.
ezgif (1) http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/ezgif-1-1.gif
Whatsapp

Che, ¿quedó algo en la heladera?

- Che, ¿quedó algo en la heladera? -
ezgif http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/ezgif-11.gif
Whatsapp

Se termina el fin de semana largo…

Se termina el fin de semana largo...
descarga-4 http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/descarga-4.jpg
La pelea de los famosos

Luis Ventura, sobre el conflicto de los Rial: “Es mi sobrina y me la banco”

El periodista tomo partido por Morena en la pelea con su padre Jorge.
sm0Ft_Mr http://www.nexofin.com/archivos/2018/05/sm0ft_mr.jpg
Política

De la Serna estalló contra el Gobierno y cruzó a Mirtha Legrand

El protagonista de El Lobista opinó sobre las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y cuestionó el discurso de la "pesada herencia".