Política

Malestar de Carrió y los radicales por la designación del nuevo canciller

La decisión del Presidente de nombrar a quien se desempeñaba como embajador en Francia como sucesor de Susana Malcorra tomó por sorpresa a la líder de la Coalición Cívica

domingo 4 de junio de 2017 - 10:26 am

Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema. Silvia Majdalani, número dos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Daniel Angelici, presidente de Boca y operador extraoficial de Mauricio Macri en la Justicia.

El peronista Cristian Ritondo, ministro de Seguridad bonaerense. Jorge Macri, primo del Presidente e intendente de Vicente López.

A todos los une un denominador común, son víctimas de la embestida impiadosa de Elisa Carrió. Pero la lista no finalizaría aquí: la líder de la Coalición Cívica ya le apuntó su mira al designado canciller Jorge Faurie.

La decisión del Presidente de nombrar a quien se desempeñaba como embajador en Francia como sucesor de Susana Malcorra tomó por sorpresa a Carrió.

LEA MÁS  Iglesias cruzó a Vallejos: "Si tienen economistas valiosos, diganle a la tía Alicia qué tiene que hacer"

En su carácter de presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, hubiera esperado, al menos, una consulta del Gobierno.

Según detalla el diario La Nación, en charlas muy reservadas, Carrió habría confesado su malestar y cierta decepción por el nombramiento, sensación que es compartida por buena parte del radicalismo.

En estricto off the record, los radicales critican el pasado menemista de Faurie, quien supo tejer una sólida relación con quien fuera el secretario privado del ex presidente Carlos Menem, Ramón Hernández.

LEA MÁS  La UCR reclama "más injerencia" en la toma de las decisiones

Carrió, por lo pronto, encendió una luz amarilla. “Al que viene [por Faurie] no sé ni quién es y obviamente lo voy a investigar primero”, aseguró en TN. “Cómo no voy a investigar, si me dicen que tuvo una sociedad con Ramón Hernández”, añadió.

Esa amistad con Hernández le costó a Faurie un escándalo en 2002, cuando se reveló que en 1999, cuando revistaba como director de Ceremonial de la Cancillería, le renovó el pasaporte diplomático a su amigo y socio.

Faurie también fue denunciado en 2002 ante la Oficina Anticorrupción por haber omitido consignar en su última declaración jurada una sociedad que compartía con Hernández, Costes SRL, sociedad con domicilio legal en el Alvear Palace Hotel.

LEA MÁS  La Justicia ordenó a Vidal convocar una nueva paritaria docente

La designación de Faurie fue promovida por Fulvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, de aceitada relación con Marcos Peña, el jefe de Gabinete, y asesor de primera línea del Presidente en temas internacionales.

Los radicales temen que, de la mano de Pompeo y Faurie, se produzca una avanzada peronista en la Cancillería y rueden las cabezas de radicales.

COMENTARIOS