Sociedad

Abuela llevó cupcakes a la escuela de su nieta, pero los hizo con veneno para ratas

Sucedió en Mendoza. Se trataba de una merienda especial para una actividad extra escolar. La mitad de los niños sufrió una intoxicación leve

viernes 2 de junio de 2017 - 9:06 am

Todo indica que fue un error, pero podría haber terminado en una verdadera tragedia en Mendoza. Una abuela del departamento de Guaymallen decidió decorar las cupcakes para el jardin de infantes de su nieta con unos confites y pastillitas de colores que encontró en la alacena. Pero no se percató de que se trataba de veneno para ratas.

El resultado fue aterrador: 10 niños resultaron intoxicados y debieron ser hospitalizados. Afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas y los pequeños afectados ya se encuentran fuera de peligro pero, fue un gran susto para toda la comunidad educativa del Jardín Nucleado N° 0-180, ubicado en la escuela N° 1-713 Unicef Argentina, en el barrio San Javier, en el distrito de Capilla del Rosario.

LEA MÁS  La Justicia de la Ciudad revocó el intento de bloqueo a Uber

Se trataba de una merienda especial para una actividad extra escolar el pasado lunes, durante los festejos por el Día Nacional de los Jardines.

Por la noche, cuando los familiares de la abuela advirtieron lo que había ocurrido dieron aviso inmediato a las autoridades del establecimiento, lo que permitió que los niños fueran traslados por sus padres al hospital pediátrico Húmero Notti.

LEA MÁS  Internaron a Domingo Cavallo en Córdoba

El caso fue dado a conocer por Canal 9 Televida en su sitio. Mientras se viralizaba el hecho en las redes sociales, desde el gobierno escolar confirmaron lo ocurrido con los pequeños de las salitas de 4 y 5 años mientras comían cosas dulces para celebrar, entre ellas, los coloridos cupcakes.

La mitad de los niños sufrió una intoxicación leve, mientras que una nena tuvo diarrea con sangre. Según informaron fuentes ligadas al caso, no existe, por ahora, una denuncia formal.

LEA MÁS  Increíble: la creativa reacción de un padre ante el boletín de su hija con autismo
COMENTARIOS