Cine

Quién es el crítico argentino que escandaliza al mundo del arte

Entre la alta cultura y el chimento farandulero, la mirada irónica y feroz de un hombre que divide aguas

Rodrigo Cañete

Rodrigo Cañete divide. En principio, al mundo del arte. Divide también la estimación del precio de las obras en Buenos Aires. Pero divide, sobre todo, al mundo del arte argentino. Crítico, es autor del blog Love Art Not People, donde desmenuza con ironía, humor y crueldad (a veces desmesurada) los movimientos del arte contemporáneo, del jet set argentino y sus alfombras rojas, de la cultura gay, de la vida cotidiana y de su propia vida. Esta ferocidad, que puede ir de la alta cultura al universo chimentero y viceversa, le generó una fama que no esperaba, un tráfico de casi 20 mil lectores diarios y un odio feroz. Cañete vivió en Londres, pero volvió: se reinstaló en Recoleta.

Sos hijo de una familia clase media baja, estudiante de ciencias políticas. Tu papá, Osvaldo Cañete, era boxeador olímpico. ¿Cómo te lleva ese combo al mundo del arte?

Es raro. La primera vez que vi La Gioconda fue en una lata de dulce de batata. Más adelante fui ayudante de cátedra en la facultad y di clases de marxismo con ejemplos de las vanguardias estéticas. Me fui a Londres a estudiar a la School of Economics, pero siempre terminaba leyendo de historia del arte, y llegué a un punto en que dije ‘tengo que sistematizar esto’. Me recomendaron estudiar en el Courtauld Institute de Londres, el número uno del mundo, donde aceptan diez estudiantes de casi dos mil, cada año. Y aunque tuve una entrevista que fue un desastre, entré. Allí empezó mi formación. Me dediqué a vender arte. Les decía qué comprar a banqueros de Wall Street, me hice amigo de muchos y esa se hizo también mi vida privada. Gané bastante bien, hasta que me cansé de ese mundo frívolo. Estuve cuatro años viajando en avión privado. Pero me di cuenta de que no era lo mío. Lo disfrutás cuando es fascinante, después te empieza a romper las pelotas. Ni hablar de que terminé drogado, dado vuelta y con un proceso de crisis de los 40; me hice mierda y dije basta. Ahí empecé el blog.

LEA MÁS  Las películas animadas que más cambios han sufrido en el país en el que se exhibieron

¿Cuánto hay que armarse de personaje para exponer la intimidad de una manera tan visceral?

Hay un personaje que es Cañete, que yo creo que no es el que escribe de su vida, sino que es el crítico, el Truman Capote de cabotaje. Pero yo sufro si no me conecto con el blog en términos de escritura personal aunque sea una vez al mes. Pongo mi nombre y lo que yo escribo sobre mí es verdad y lo estoy sintiendo así. Y eso me permite decir lo que se me antoje, porque primero me critico a mí.

¿Decís que exponer lo que sos te autoriza a decir: ‘muestro lo peor de mí, puedo mostrar lo peor de ustedes’?

Pero yo no muestro “lo peor de ustedes”, sino lo que vos me mostrás. La Red carpet (alfombra roja, una de las impiadosas secciones de su blog) sale toda de internet. Tomo esa evidencia y saco conclusiones o planteo lecturas.

¿Pero no es meterse al barro eso?

Sí, el barro lo uso. El blog tiene un ritmo, 20 mil computadoras conectadas por día, y no lo mantenés hablando de las alegorías en Julio Le Parc. Uso el análisis visual para la crítica social, me meto en el barro y al final te pongo un video de crítica de arte.

Hasta hace un tiempo eras un outsider de ciertas cosas, las mirabas desde la comodidad de Inglaterra. ¿Cómo fue el regreso?

Pensé que no iba a poder volver, por la reacción. El blog era inconcebible acá. La idea es que si participás de nuestro círculo social de arte, no podés criticar en esos términos. O no nombrás, o nombrás como bueno o como genio. Tres grises. En 2015 decidí enfrentar mis miedos y fui a ArteBa con un camarógrafo filmando, porque estaba seguro de que me iban a pegar. Y ahí me crucé a muchos de los que mencionaba y lo que pasó es que se sacaban selfies conmigo.

"No creo en el arte joven", se planta el crítico bloguero

“No creo en el arte joven”, se planta el crítico bloguero

¿Cómo ves el llamado arte joven?

LEA MÁS  ¿Cuáles son las series más "maratoneadas" en Netflix?

No creo en el arte joven. Un joven no tiene demasiado para decir; tiene que escuchar. Va a sonar victoriano pero es así. Los jóvenes quieren entrar al circuito comercial del modo que sea. El arte es decir una verdad: si no tenés una verdad y no te morís por decirla, no lo hagas. Vas a hacer un papelón. Yo trabajo artistas de mediana edad y las crisis. Encontré mucho arte y muy bueno, pero está fuera de los circuitos comerciales tradicionales. El mundo del arte contemporáneo internacional y sus derivados, como lo es Argentina, son una alegoría del mercado financiero internacional.

Hoy, cualquiera con un celular y una App de filtros puede probar ser fotógrafo. Y sin embargo, sostenés que la fotografía es el arte visual más importante de la actualidad. ¿Por qué?

La fotografía está trabajando la cuestión de que uno cree que la foto es la representación de algo real, pero en realidad nunca termina siendo lo real. Y también es un medio para discutir el tema de la pose. El arte es arte si lo que tiene enfrente no es teatral; si yo noto que vos estas posando, no es arte, es teatro.

¿Tiene que ser excluyente el mundo del arte?

El material del óleo sobre tela no es caro, pero es burgués. El artista trabaja sobre una pintura un tiempo determinado y la venta de ese trabajo le tiene que alcanzar para vivir. ¿Quién puede comprar tres meses de trabajo? No lo compra un obrero. Y después, la construcción del gusto, que hace a cómo colecciono. A que colecciono porque me gusta, pero me gusta también que me veas coleccionar. Y transformo los objetos que yo colecciono en apéndices de mi identidad, la construyo, me diferencio de vos.

¿Eso se potenció en los últimos 40 años?

Sí, pero al mismo tiempo los museos generan la ficción del ideal democrático en el arte. Como que es algo humanista y para ser visto por todos, y que todos tienen derecho a verlo y tiene que ser digerible para todos. Ahí viene la confusión. Velázquez, por ejemplo, pintaba para un solo ojo, que era el del rey. Su espectador no era el turista en el Museo del Prado, era el rey en su recámara. Este es un cuadro que no puede ser entendido fuera de ese lugar, marca el límite entre nosotros y vos.

LEA MÁS  Lavado de dinero con "bitcoins": la Justicia pide a EE.UU. información sobre Solari

¿Qué tiene que tener una buena obra para que te genere algo?

Para que una buena obra sea arte tiene que ser un vehículo para viajar en el espacio-tiempo. Como el perfume que te lleva a ese momento en que estabas enamorado, al punto de sentirlo en la piel. La retratística viene de la mano de hacer que alguien sea inmortal, que esa persona te esté mirando desde otro tiempo y otra dimensión. Tiene que permitirte sentir que hay algo auténtico, tiene que transportarte en tiempo y espacio. Es un portal. Y si no ocurre eso, no es bueno. Es decoración, nomás.

Las cinco mejores obras de arte, según Rodrigo Cañete

1-Las meninas (Museo del Prado)

Velázquez hace que menos sea más transformando lo más pequeño (los reyes en el espejo) en lo importante. Magnificándose él mismo, demuestra humor y humildad (foto arriba).

Las meninas

Las meninas

2-El cristo de la clemencia (Catedral de Sevilla)

Mirar esta obra del escultor Juan Martínez Montañés, nacido en el siglo XVI, es ver a Cristo hoy sufriendo. Hiperrealismo, tres siglos antes.

El cristo de la clemencia

El cristo de la clemencia

3-El techo del Whitehall, de Rubens (Londres)

Carlos I Estuardo se lo encargó a Rubens en honor a su padre, Jacobo I. El resultado: una de las mejores glorificaciones de la monarquía absoluta a través del barroco.

El techo del Whitehall

El techo del Whitehall

4-Apollo y Dafne, de Bernini (galería Borghese, Roma)

El extremo al que se puede llevar la escultura. Marte persigue a una ninfa que se convierte en laurel. Y lo que tenés es que la está tocando, los dedos, la piel como agarrada, sostenida. Y todo eso en mármol.

Apollo y Dafne

Apollo y Dafne

5-Sala Jardín de Prima Porta (Museo Nazionale Romano)

Frescos que son el ejemplo más acabado de la pintura de la antigüedad. Se puede ver el gusto por el naturalismo y que los antiguos manejaban la perspectiva maravillosamente.

Fresco en el Museo Nazionale Romano

Fresco en el Museo Nazionale Romano

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ULTIMAS NOTICIAS

elecciones-2017-2555793w620 http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/elecciones-2017-2555793w620.jpg
Elecciones 2017

La Rioja: Menem perdió a manos de Cambiemos pero será senador

Con el 90% de las mesas escrutadas, el espacio oficialista revirtió el resultado de las PASO y se impone por más de ocho puntos en la elección para senadores
B1qXvvYAg_930x525 http://www.nexofin.com/archivos/2017/10/b1qxvvyag_930x525.jpg
Elecciones 2017

Santa Cruz: por primera vez desde 1991, el kirchnerismo perdió la elección a senadores

Con más de las 99% de las mesas escrutadas, el candidato de Cambiemos le gana por amplia diferencia al Frente para la Victoria
http://www.nexofin.com/archivos/2015/10/9-4.jpg
El After de Nexo

Agustina Cuilci y sus mejores fotos

Esta modelo argentina hace furor en Europa gracias a sus curvas perfectas y a su gran simpatía
http://www.nexofin.com/archivos/2015/11/8-13.jpg
El After de Nexo

Las mejores fotos de Halina Miranda

Esta bellísima modelo te llenará los ojos no sólo por su increíble figura, sino también por su bella sonrisa
http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/0-11.jpg
El After de Nexo

Misa Margan encadila con sus fotos más sexy

No te pierdas de esta nueva galería para Playboy protagonizada por esta mujer de Eslovenia

REALICE UN COMENTARIO