Mundo

La flota con la que Trump amenazó a Corea del Norte iba para el otro lado

El portaaviones se dirigía hacia el Sur para unos ejercicios con Australia mientras la Casa Blanca realizaba su misión disuasiva

portaaviones Carl Vinson

Mientras el contenía la respiración la semana pasada ante la posibilidad de que Corea del Norte hiciera otra prueba nuclear, la Casa Blanca declaró que había enviado una flota al mar del Japón como una estrategia disuasoria ante el provocador régimen comunista.

El problema fue que la flota, compuesta por el portaaviones Carl Vinson y otros cuatro buques de guerra, navegaba exactamente en la dirección contraria, para participar en ejercicios junto con la armada australiana en el océano Índico, a más de 5000 kilómetros de Corea del Norte.

La confusión reinaba ayer en la Casa Blanca. El bluff, que se mantuvo durante 10 días sin rectificación y fue finalmente destapado por medios chinos y norteamericanos, embarra la credibilidad de la cúpula militar, incluido el secretario de Defensa, Jim Mattis, y pone en duda el rigor de su estrategia en uno de los conflictos más volátiles y delicados del planeta.

La orden era clara. El almirante Harry Harris anunció que el portaaviones nuclear Carl Vinson y su poderoso grupo de combate, con 6000 soldados y más de 60 aviones, se dirigían desde Singapur hacia Corea del Norte.

LEA MÁS  Destituyeron a Mariano Rajoy como presidente del gobierno español

Era el 8 de abril y dos días antes Estados Unidos había bombardeado al régimen sirio. Pletóricos por el ataque a las tropas de Al-Assad, los militares explicaron que el despliegue naval tenía como objetivo responder a Corea del Norte, cuya carrera “temeraria, irresponsable y desestabilizadora” para lograr un misil intercontinental con capacidad atómica lo había convertido en el “peligro número uno de la región”.

El 11 de abril Mattis confirmó públicamente la misión y al día siguiente el propio presidente insistió en que se había “enviado una poderosa armada” a Corea del Norte. La posibilidad de un ataque preventivo se agigantó.

El mundo empezó a temblar. La escalada de tensión era evidente. Las armas estaban sobre la mesa. Y la flota norteamericana se dirigía a Corea del Norte justo antes del 15 de abril, la fecha en que se iba a conmemorar con un gigantesco desfile militar el 105° aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il-sung.

LEA MÁS  Michel Temer cedió a las presiones de los camioneros en huelga

Todo cuadraba. Excepto un detalle. El portaaviones, según The Washington Post y The New York Times, se hallaba en aquel momento a 5600 kilómetros de la península de Corea y navegaba en dirección contraria, concretamente hacia el océano Índico, para participar en unas maniobras con la marina australiana.

Pese a la tensión desatada y las quejas internacionales, incluidas las alertas chinas, nada dijo el gobierno de Estados Unidos.

Y nada se habría sabido si no fuera porque la propia armada norteamericana hizo públicas anteayer una serie de fotografías tomadas el día anterior del barco cruzando el estrecho de la Sonda, entre Java y Sumatra, a más de 5000 kilómetros de su teórico destino.

El escándalo saltó en pocas horas. Desde Pekín hasta Washington. La foto fue tomada cuatro días después de que el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, describió la misión de la flota en el mar del Japón.

LEA MÁS  Terremoto en Japón: hay tres muertos y más de 200 heridos

Ahora, algunas fuentes militares explicaron que no se corrigió a tiempo el itinerario de la flota, prefijado para las maniobras conjuntas, pero que estaba previsto navegar después hacia el destino.

Otras indicaron que se quiso dar tiempo a China para que presionara a Corea del Norte y se decidió no suspender los ejercicios con Australia.

La Casa Blanca se negó a comentar ayer el malentendido. En privado, oficiales del gobierno mostraron malestar ante el Pentágono por no haber corregido la información, en momentos en que Spicer y otros voceros estaban dando información.

En cualquier caso, el portaaviones, esta vez sí, se dirige hacia la península de Corea. Llegará a su destino la semana próxima. Supuestamente.

Fuentes: diarios El País y The New York Times

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

borracha http://www.nexofin.com/archivos/2018/06/borracha.jpg
Mundo Insólito

Insólito video: “¿Cuánto alcohol se necesita para meter la cabeza en un caño de escape?”

Un video viral muestra el tenso momento que una joven estadounidense vivió tras ingresar "en broma" la cabeza dentro de un caño de escape
papa-francisco-vaticano-mate-argentina http://www.nexofin.com/archivos/2018/06/papa-francisco-vaticano-mate-argentina.jpg
Política

El obispo más cercano al Papa apoyó el paro de la CGT y criticó al Gobierno

Se trata de Jorge Lugones, presidente de la estratégica comisión de Pastoral Social, encargada de las relaciones eclesiásticas con políticos, empresarios, sindicalistas y movimientos sociales
nestor penovi http://www.nexofin.com/archivos/2018/06/nestor-penovi.jpeg
Mundial de Rusia 2018

Increparon en Ezeiza al argentino que le hizo decir obscenidades a una menor rusa

Tras ser expulsado del Mundial de Rusia, Néstor Penovi arribó a Ezeiza a las cinco de la mañana y recibió el agravio de una compatriota
defensor-croata http://www.nexofin.com/archivos/2018/06/defensor-croata.jpg
Mundial de Rusia 2018

Polémico comentario de un defensor croata contra los jugadores argentinos

Šime Vrsaljko se cruzó con el entrenador argentino durante el partido, con quien se lanzó insultos en el segundo tiempo; a modo de venganza, le respondió una vez terminado el encuentro
img_20180622_172509-1024x576 http://www.nexofin.com/archivos/2018/06/img_20180622_172509-1024x576.jpg
Mundial Rusia 2018

Lamentable: argentinos golpearon salvajemente a un aficionado croata en el estadio de Nizhny Nóvgorod

En un video que se viralizó en las redes en las últimas horas, aficionados albicelestes linchan a un hincha croata presumiblemente tras finalizar el partido en el que el equipo de Sampaoli cayó derrotado por 3-0 ante los europeos.