Policiales

Increíble: las 18 prostitutas del jefe penitenciario

Claudio Fabián Socin es subprefecto de las cárceles bonaerenses desde hace 30 años. A punto de ir a juicio por explotar mujeres en un prostíbulo, nunca perdió su cargo

Claudio Fabián Socin

Claudio Fabián Socin es un romántico empedernido. Un laburante del amor que apostó tan fuerte por las relaciones interpersonales que en un momento llegó a explotar.

Y ahora podría ir preso por ello. Lo insólito es que lleva más de 30 años entre rejas. Aunque con las llaves en la mano.

“Soy una caja de bombones en un mundo de diabéticos”, se ha definido más de una vez Claudio en su cuenta de Facebook.

“No escribo los mejores versos ni los mejores poemas; pero mis miradas riman lo que mi alma siente”, citó la letra de una canción tiempo atrás, para luego empezar a compartir por la red social los más melosos videos de Cristian Castro, Sergio Denis, Abel Pintos y Marc Anthony.

“Me dijeron que para enamorarte tenía que hacerte reír. Pero cada vez que te ríes me enamoro yo”, se lamentó en otra oportunidad. “Pecado”, apuntó en algún momento, “es haber pasado por esta vida sin amar”.

Según detalla el diario Clarín, el protagonista nació en La Plata hace 48 años, pincharrata desde la cuna, cuando tenía 18 egresó de la Escuela de Cadetes “Ingeniero Iramaín” del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Se convirtió así en guardiacárcel, la carrera que lo acompañaría toda la vida y que le duraría aún más que su matrimonio. Amante de la caza y de la pesca, en 2016 logró el divorcio legal, luego de haber tenido dos hijos y de pasar más de una década separado. Para entonces, ya era también gestor de automotores. Y un veterano en el servicio del amor.

LEA MÁS  Le dieron el alta al turista acuchillado por ladrones en La Boca

A principios de 2010, Ninfa Liliana Núñez se presentó ante la Justicia Federal de La Plata acompañada por su novio. Iba a hacer una denuncia dramática: contó que una de sus hermanas, paraguaya como ella, había caído en una red de trata. Y pidió ayuda.

Con los datos que aportó, la División Trata de Personas de la Policía Federal empezó a trabajar en el caso, junto a la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas de Trata.

Así, llegaron hasta un prostíbulo truculento conocido como “El Galpón”, ubicado en Lisandro Olmos. Los dueños eran, determinaron unos días después, “Claudio y Lorena”.

El prostíbulo, también conocido como “La Isla”, estaba en calles 197 y 74, en una ruta que corre entre quintas frutihortícolas plagadas de trabajadores esclavos donde florecen más locales nocturnos que verduras.

Funcionaba en un galpón mal acondicionado, con un sector de mesas y otro de catres para completar el circuito, frecuentado regularmente por policías celosos de no cumplir con su deber.

El 12 de septiembre de 2010, por fin, la Federal allanó “El Galpón” en pleno horario laboral. Se encontró con 18 mujeres de origen paraguayo -la hermana de la denunciante, entre ellas-, que ejercían la prostitución en condiciones de semi esclavitud. Además, detuvo a cuatro hombres y a una mujer: “Lorena”.

Las prostitutas, con algo de reticencia, les contaron entonces a los investigadores cómo funcionaban las cosas. Había un sistema de pulseras para identificar los servicios contratados por los clientes, a los que les cobraban entre 30 y 35 pesos por cada “copa” que invitaban a sus acompañantes, 50 pesos por cada “pase” de 15 minutos y 120 por el “pase” de una hora.

LEA MÁS  Qué pena pedirán para Nahir Galarza: los detalles de la autopsia del joven asesinado

Las mujeres sólo percibían el 50% de lo que recaudaban y la liquidación la recibían cada lunes. También había un severo sistema de multas: les descontaban entre 100 y 300 pesos por salir “sin permiso” del local con clientes, por llegar tarde o por faltar sin aviso. Todo el manejo, señalaron, estaba a cargo de “Lorena”, la encargada.

Esta mujer fue identificada por la Policía como Liliana Lorena Ávalos, experta en el baile del caño y peluquera de profesión, de origen paraguayo. Se la veía todas las noches en el local, al que llegaba siempre en un Ford Mondeo registrado a nombre de su pareja: Claudio Fabián Socin.

Ambos vivían su romance en una casa ubicada cerca del negocio, donde nadie tenía dudas del rol que él ocupaba: las prostitutas lo conocían como “el dueño”.

Cuando los policías profundizaron la investigación determinaron que el contrato de alquiler del espacio donde funcionaba “El Galpón” había sido firmado por el propio Claudio Socin. El paso siguiente fue descubrir que su otro empleo era como subprefecto del Servicio Penitenciario Bonaerense.

La causa avanzó y tanto Claudio como Lorena -y un tercer imputado- fueron procesados por un delito gravísimo: “Trata de personas con fines de explotación sexual mediante abuso de una situación de vulnerabilidad, doblemente agravado por haberse cometido por más de tres personas en forma organizada y por haber resultado más de tres víctimas”.

LEA MÁS  Cómo fue la larga investigación para encontrar al asesino de la hija de una argentina en España

Para la Justicia, los acusados reclutaban mujeres vulnerables en Paraguay -personas sin medios para subsistir, muchas con hijos-, las traían al país y aquí las explotaban.

La pena prevista es de entre 5 y 10 años de prisión. El 30 de julio de 2012, el fiscal federal Sergio Franco elevó el expediente a juicio. Hoy está radicado en el Tribunal Oral Federal N° 2 de La Plata, que en cualquier momento fijará fecha de inicio del debate.

Entre tanto, Lorena se volvió a Paraguay. Pero Claudio, insólitamente, siguió trabajando en una de las jefaturas penitenciarias. Hoy sigue siendo integrante del Servicio.

La situación fue descubierta por la Auditoría de Asuntos Internos, a partir de la decisión del ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, de intervenir el Servicio en octubre pasado.

Por entonces fueron pasados a retiro obligatorio 132 jefes. Pero luego llegó el trabajo profundo: cruzaron los datos de los 23.000 guardiacárceles con el Registro de Antecedentes Penales.

Así se detectaron 67 agentes que están procesados por delitos penales -desde torturas hasta robos y narcotráfico- y otros 61 que ya están a un paso del juicio oral. Además, hay 215 que lograron suspender sus procesos a cambio de una probation y 52 que ya están condenados. Y siguen en sus puestos.

REALICE UN COMENTARIO

COMPARTIR

NOTICIAS RECOMENDADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

oil_combustibles http://www.nexofin.com/archivos/oil_combustibles.jpg
Economía

Paritarias: el aumento en los combustibles sube la inflación y complica la discusión con los gremios

Si YPF se suma a los ajustes que ya aplicaron las otras petroleras, la inflación del mes de enero podría cerrar en 2%
http://www.nexofin.com/archivos/2015/03/4-1.jpg
El After de Nexo

Katherine Mayer, una modelo peruana que va dar que hablar

Esta bella modelo de Perú expone sus curvas en una infartante producción en la playa que te dejará sin palabras
http://www.nexofin.com/archivos/2014/03/1.jpg
El After de Nexo

Descubrí a la colombiana más sexy del momento

Aparte de ser una de las modelos más reconocidas de su país, Catalina Otalvaro es abogada
http://www.nexofin.com/archivos/2015/03/3-2.jpg
El After de Nexo

La infartante producción de Emily DiDonato para Sports Illustrated

Unos ojazos azules, un rostro dulce, con el aspecto de no haber roto un plato y con el referente de muchas firmas de renombre detrás, DiDonato quiere ser una de las tops emergentes
http://www.nexofin.com/archivos/2016/04/10-3.jpg
El After de Nexo

Malene Espensen, bellísima modelo erótica danesa

Esta modelo rubia te dejará sin palabras con su belleza, la que se ve reflejada en estas fantásticas imágenes