Sociedad

¿Conoces de donde proviene el insulto “gato”?

La historia del término: desde su comienzo lunfardo hasta su acepción actual

viernes 7 de abril de 2017 - 7:24 am

La semana pasada, un delincuente fue condenado a perpetua por un crimen. Durante el juicio, amenazó al fiscal. Le dijo “gato”. Consecuencia: le abrieron otra causa.

“Desde su creación, el significado del término gato se bifurcó, se transformó”, cuenta al diario La Nación Oscar Conde, miembro titular de la Academia porteña de Lunfardo, de la Academia Nacional del Tango, y docente universitario.

“Después, alrededor de la década del 70 o del 80, el término se transfiere a las mujeres que aceptaban ir con esos hombres. La prostituta cara, entonces, se vuelve el ‘gato'”, agrega.

LEA MÁS  Histórico: por primera vez una publicidad muestra a mujeres depilándose

Lo mismo dice Leandro Halperín, abogado experto en temas carcelarios, quien realizó docencia universitaria en cárceles: “Es un insulto. El ‘gato’ es el que trabaja para otro. Es despectivo. El que hace un trabajo a cambio de algo, un trabajo subordinado”.

LEA MÁS  "Habemus Papam": murió el cardenal que anunció la asunción de Francisco

Pero el insulto tiene una acepción más: según el diccionario de lunfardo del sitio TodoTango, declarado de interés Nacional, “gato” puede significar, simplemente, “ladrón nocturno”.

¿Cuál de estas acepciones es la que se usa hoy? Para Oscar Conde, “el uso popular que se le da ahora es el de simple insulto. Cuando alguien le dice ‘gato’ a otro simplemente lo quiere denigrar, llamar sirviente. No tiene que ver con el viejo uso, con el que ‘gatilla’. Es sólo una apropiación más abstracta, sacada de contexto, del uso tumbero del término”.

LEA MÁS  Encontraron hundido el pesquero Rigel, que había desaparecido en Chubut
COMENTARIOS