Al medir la frecuencia cardíaca de los perros, los científicos descubrieron que los animales mostraban una disminución en los niveles de estrés al escuchar dichos estilos musicales.