Salud

El nuevo método que ayuda a los dientes a regenerarse

Es llevado a cabo por científicos del Kings College de Londres, quienes utilizaron un medicamento para restaurar los dientes naturales. Fue probado con éxito en ratones

dientes-dentista

Científicos del Kings College de Londres elaboraron un método para regenerar dientes podridos que podría reducir sustancialmente la necesidad de empastes en el futuro. El tratamiento usa un medicamento llamado tideglusib, que se aplica también para tratar los síntomas de alzhéimer, según afirma un estudio publicado recientemente en la revista ‘Nature’.

Los científicos británicos obtuvieron los resultados de su estudio tras realizar varios experimentos con ratones, a los cuales le hicieron unos agujeros en los dientes, donde colocaron una esponja biodegradable empapada con tideglusib, para posteriormente sellarlos con un adhesivo dental. Unas semanas después, descubrieron que la esponja se había degradado y había sido reemplazada por una nueva dentina.

LEA MÁS  ¿Comer chile picante, es bueno o malo para la salud?

Los dentistas explican que es preferible restaurar la estructura original del diente, ya que los cementos dentales utilizados en los empastes convencionales debilitan el diente, haciéndolo propenso a infecciones e inevitablemente acaban erosionándose o despegándose. Si las cavidades son grandes, el diente necesita incluso ser extraído después de varios tratamientos.

El nuevo método propuesto, que estimularía la reparación natural de los dientes, tiene el potencial de eliminar estos problemas, según los científicos. “Los empastes funcionan bien, pero si el diente puede repararse a sí mismo es sin duda mucho mejor. De esta manera, consigues restaurar toda la vitalidad del diente”, comentó Paul Sharpe, uno de los autores del estudio.

LEA MÁS  Qué es el síndrome "postvacacional" y cómo podemos aliviar sus efectos

El interrogante es si este método podrá ser usado en seres humanos, que tienen cavidades más grandes que las de los roedores, informó ‘The Guardian’.

El próximo pasó es probar la técnica en ratas, cuyos dientes son aproximadamente cuatro veces más grandes que los de ratones. Si el experimento resulta exitoso, los científicos planean llevar a cabo los primeros ensayos clínicos en pacientes ya a finales de este año.

LEA MÁS  ¿Existe el estrés positivo?
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO