Política

Con pelea K de por medio, el Senado aprobó el pliego de Sturzenegger

Por 56 votos afirmativos, ocho negativos y dos abstenciones, la Cámara Alta dio su visto bueno al nombramiento del economista como presidente del Banco Central

Federico Sturzenegger

Este miércoles, en la última sesión ordinaria del año, el Senado aprobó el pliego de Federico Sturzenegger como presidente del Banco Central, por 56 votos afirmativos, ocho negativos y dos abstenciones.

No obstante, los senadores dejaron sin tratamiento la designación del resto de los directores de la entidad, al entender que algunos de esos puestos deben ser ocupados por representantes de la oposición.

Fricciones en el krichnerismo

El jefe del bloque K, Miguel Ángel Pichetto, salió al cruce de senadores de su propio espacio, las ultrakirchneristas Virginia García y María de los Ángeles Sacnun, por su negativa al nombramiento al considerar que Sturzenegger había sido implicado en la causa denominada “megacanje”, abierta tras caer el gobierno de la Alianza.

“En la causa a la que ustedes se refieren fue sobreseído y el principal realizador de esa maniobra [el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo], había sido sobreseído, así que hay que recordar la historia en su integralidad”, subrayó Pichetto.

El senador del FPV agregó en alusión a la votación de la presidencia del Banco Central durante el gobierno kirchnerista que “vivimos una experiencia lamentable pero cuando planteamos el pliego de (Mercedes) Marcó del Pont y estuvimos a punto de no votarla, y eso hubiera tenido consecuencias tremendas para el país” .

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición