Historias de vida

La historia detrás de la foto del último adiós a su hermana que recorre el mundo

La mamá de la joven, que falleció en abril pasado tras un accidente de esquí, decidió dar a conocer la imagen para generar conciencia sobre la donación de órganos

foto ultimo adios

Kayleigh Harris tenía 23 años cuando estaba practicando snowboard en los alpes franceses y, en abril de este año, recibió un golpe que la dejó inconsciente.

snowboard

La joven fue trasladada de urgencia al hospital, pero no se pudo hacer nada. El accidente fue tan abrupto que no resistió y quedó con muerte cerebral.

Cuando ocurrió la tragedia, su mamá, Suzanne Harris, estaba en un crucero por el Caribe con su pareja y al enterarse decidió trasladarse inmediatamente a Europa para acompañar a su hija.

En la foto que se viralizó, aparecen sus cuatro hijas dándole un beso a su hermana que ya había sido dada por muerta por los médicos porque no tenía actividad en el cerebro. La imagen fue tomada antes de que fuera llevada al quirófano, donde le practicarían la ablación de los órganos.

hermanas

La idea de la foto es generar conciencia sobre la donación de órganos. “Leí historias sobre donación de órganos y estoy tan feliz de que Kayleigh pueda ayudar a otras personas. Estoy reconfortada por ello”, contó Suzanne, según consigna el sitio Daily Mail.

Los órganos de Kayleigh salvaron la vida de tres personas. La mujer contó que su hija fue despedida en un funeral, en el que todos se vistieron con disfraces. “Había flamencos rosados, hombres con medias rosas y tutus, y un pequeño Harry Potter. Todavía tengo mensajes de gente de todo el mundo”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gritos y abucheos en Diputados por la situación de Milagro Sala

“Fue una mafiosa y no me llama la atención que muchos expresaron durante largo tiempo que trabajaron con Milagro Sala muy bien”, acusó la diputada jujeña Burgos a los diputados del FPV que pidieron por su liberación

El audio de un cura denunciado por abuso: “La tentación es más grande”

Fernando Yañez tenía a su cargo menores internados en un hogar; en una grabación, admitió los delitos: “Uno está rodeado de varones y necesita cariño”