Sociedad

¡A juicio! Dura acusación contra el náufrago que sobrevivió 438 días a la deriva

Se trata de Salvador Alvarenga, el hombre que zarpó de un puerto mexicano y apareció en las Islas Marshall 13 meses después. Su acompañante murió en alta mar y su familia le hizo una demanda millonaria

naufrago

El pescador savadoreño José Salvador Alvarenga partió una mañana en su lancha desde la costa del Pacífico mexicano y estuvo desaparecido hasta 13 meses más tarde, cuando apareció en la costa del atolón de Ebon, en las Islas Marshall, en Oceanía.

El hombre estuvo 438 días a la deriva en una lancha de 7 metros, desde la mañana de noviembre de 2012 que salió a pescar tiburones. Partió del puerto Paredón Viejo, cerca de Tonalá, junto a Ezequiel Córdoba, un joven de 24 años que fue su compañero de último minuto después de que su amigo Ray se ausentara.

Ambos subieron a una lancha blanca, con comida para ese día y un hielera celeste de casi dos metros de largo para mantener fresca la pesca en el viaje de regreso. En altamar, los vientos del norte les hicieron perder el rumbo y la lancha pesquera terminó en medio de una tormenta que arruinó el motor y dejó a los dos pescadores a la deriva.

Sin embargo, lograron subsistir durante semanas bebiendo su propia orina y la sangre de gaviotas y tortugas que lograban atrapar.

En un momento, Ezequiel se descompuso con la carne de un pájaro en mal estado y dejó de comer.  Pocas semanas después murió. Antes del final, Salvador le prometió que visitaría a su familia para contarle su historia y entregarle su cuerpo.

Alvarenga conservó el cuerpo en el barco durante días y “cada mañana le daba los buenos días”. Pero en un momento, cuando avanzaba su putrefacción, decidió arrojarlo al mar.

Tras más de 13 meses a la deriva en el Pacífico, Salvador, de 37 años, divisó unos árboles en el horizonte. Al acercarse a la costa, su lancha volcó. Nadó hasta la orilla y cayó desmayado. Durmió durante horas hasta que los gritos de dos mujeres en un idioma que no entendía lo despertaron. Estaba a 10.800 kilómetros de distancia de su puerto de partida.

Tras la difusión de las imágenes, en Chocohuital lo reconocieron al instante: “¡Es ‘La Chancha’!”.

La historia tuvo un giro inesperado cuando Salvador visitó a la familia de Ezequiel. La madre de su compañero no quiso escuchar su versión. El resto de su familia si lo hizo, pero no le creyó nada y meses después presentó una demanda en la Justicia en la que lo acusan de habérselo comido, por lo que exigen una indemnización de un millón de dólares.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Al menos 13 personas muertas en un tiroteo y explosión en el centro de Estambul

Las explosiones ocurrieron cerca de un estadio de fútbol y dejaron además una veintena de heridos. Mirá el impresionante video

Lavagna estalló contra el Gobierno: “Usar la billetera para presionar gobernadores no es la manera”

El ex ministro de Economía y referente del Frente Renovador de Sergio Massa apeló a durísimos términos para criticas la gestión de Mauricio Macri