Sociedad

¡A juicio! Dura acusación contra el náufrago que sobrevivió 438 días a la deriva

Se trata de Salvador Alvarenga, el hombre que zarpó de un puerto mexicano y apareció en las Islas Marshall 13 meses después. Su acompañante murió en alta mar y su familia le hizo una demanda millonaria

jueves 24 de noviembre de 2016 - 9:17 am

El pescador savadoreño José Salvador Alvarenga partió una mañana en su lancha desde la costa del Pacífico mexicano y estuvo desaparecido hasta 13 meses más tarde, cuando apareció en la costa del atolón de Ebon, en las Islas Marshall, en Oceanía.

El hombre estuvo 438 días a la deriva en una lancha de 7 metros, desde la mañana de noviembre de 2012 que salió a pescar tiburones. Partió del puerto Paredón Viejo, cerca de Tonalá, junto a Ezequiel Córdoba, un joven de 24 años que fue su compañero de último minuto después de que su amigo Ray se ausentara.

Ambos subieron a una lancha blanca, con comida para ese día y un hielera celeste de casi dos metros de largo para mantener fresca la pesca en el viaje de regreso. En altamar, los vientos del norte les hicieron perder el rumbo y la lancha pesquera terminó en medio de una tormenta que arruinó el motor y dejó a los dos pescadores a la deriva.

LEA MÁS  El argentino hallado en Perú tras 15 años volvió a desaparecer

Sin embargo, lograron subsistir durante semanas bebiendo su propia orina y la sangre de gaviotas y tortugas que lograban atrapar.

En un momento, Ezequiel se descompuso con la carne de un pájaro en mal estado y dejó de comer.  Pocas semanas después murió. Antes del final, Salvador le prometió que visitaría a su familia para contarle su historia y entregarle su cuerpo.

Alvarenga conservó el cuerpo en el barco durante días y “cada mañana le daba los buenos días”. Pero en un momento, cuando avanzaba su putrefacción, decidió arrojarlo al mar.

LEA MÁS  Mostró el resultado de la anorexia en su cuerpo y su foto de volvió viral

Tras más de 13 meses a la deriva en el Pacífico, Salvador, de 37 años, divisó unos árboles en el horizonte. Al acercarse a la costa, su lancha volcó. Nadó hasta la orilla y cayó desmayado. Durmió durante horas hasta que los gritos de dos mujeres en un idioma que no entendía lo despertaron. Estaba a 10.800 kilómetros de distancia de su puerto de partida.

LEA MÁS  Aparecieron a salvo los tres argentinos en el sur de Brasil

Tras la difusión de las imágenes, en Chocohuital lo reconocieron al instante: “¡Es ‘La Chancha’!”.

La historia tuvo un giro inesperado cuando Salvador visitó a la familia de Ezequiel. La madre de su compañero no quiso escuchar su versión. El resto de su familia si lo hizo, pero no le creyó nada y meses después presentó una demanda en la Justicia en la que lo acusan de habérselo comido, por lo que exigen una indemnización de un millón de dólares.

COMENTARIOS