Papa Francisco

Cambio histórico: Papa concede a sacerdotes facultad de absolver pecado del aborto

Tras el cierre del año de la Misericordia, Francisco anunció que "no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir"

lunes 21 de noviembre de 2016 - 9:06 am

Ayer concluyó el Jubileo de la Misericordia, un Año Santo extraordinario proclamado por la Iglesia para la indulgencia y el fortalecimiento de la fe, con una misa del Papa Francisco y los cardenales del Vaticano en la catedral de San Pedro.

Y esta mañana se conoció la Carta Apostólica post Jubileo del Sumo Pontífie, documento que indica a la Iglesia católica los frutos del año y el camino de la evangelización a recorrer en los próximos años.

LEA MÁS  La crisis llegó a los "telos": brusca caída en el consumo de albergues transitorios

En uno de los puntos más destacados, Francisco abre una nueva puerta en la Iglesia: “Concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto”.

“No existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado, pero decidido a recomenzar desde el principio. Quedarse solamente en la ley equivale a banalizar la fe y la misericordia”, habla acerca del perdón en el documento.

LEA MÁS  Aerolíneas Argentina y LATAM cancelan todos sus vuelos del lunes por el paro

Y luego afirma: “Para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto. Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar, lo extiendo ahora en el tiempo, no obstante cualquier cosa en contrario”.

LEA MÁS  Desbaratan banda de "abrevalijas" liderada por chofer de Aerolíneas: ¿qué encontraron?

Aunque remarca que esto no significa el aval al aborto: “Quiero enfatizar con todas mis fuerzas que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente. Con la misma fuerza, sin embargo, puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre”.

COMENTARIOS