Brasil

Guerra narco en Río de Janeiro: 11 muertes ocurridas

Un helicóptero volaba sobre “Ciudad de Dios” en misión policial contra una banda. Cayó por accidente y murieron cuatro ocupantes. Hallan los cuerpos de siete jóvenes asesinados

“Ciudad de Dios”, la favela que fue escenario de la película homónima, volvió al palco ayer como protagonista de uno de los peores rebrotes de violencia en la castigada Río de Janeiro.

Según detalla el diario Clarín, un helicóptero policial, que estaría en una misión contra los narcos, cayó cuando sobrevolaba el conglomerado: en el episodio murieron cuatro policías militares. Al anochecer del sábado desaparecieron siete jóvenes de la comunidad.

Sus cuerpos fueron encontrados hoy en un matorral, encapuchados y con rastros de terribles torturas. Los habían asesinado a balazos.

El hallazgo de los cadáveres de los muchachos produjo un estado de rebelión en ese barrio marginal, ubicado en la misma región donde se yergue el Parque Olímpico, en el que se desarrolló la Olimpíada de Río 2016.

Los padres de los chicos y los vecinos temen que estas muertes hayan sido parte de una “represalia” (por cierto indiscriminada) contra bandas narcos que, supuestamente, habrían derribado la aeronave policial.

Lo cierto es que, ya entrada la noche dominguera, la propia policía carioca desmintió el entramado de la historia: ni el helicóptero ni sus tripulantes mostraban orificios de bala. En síntesis, nadie abatió el aparato, que se accidentó sin causas todavía determinadas.

El secretario de Seguridad Pública del gobierno fluminense, Roberto Sá, “por el laudo de la necropsia, no hay perforación de balas en los cuerpos (de los policías) ni en la máquina (que tripulaban)”.

Sin embargo, la conclusión no impidió que la cúpula de la secretaría de Seguridad ordenara a la Policía Militar la “ocupación por tiempo indeterminado” de “Cidade de Deus”.

Todo indica que el helicóptero sufrió un desperfecto y que los policías murieron por cuenta del impacto de la caída.

Así lo indicó el Instituto Médico Legal donde se hacen las necropsias. Mientras equipos de la Policía Militar fluminense tiraban pétalos de rosa (sic) en los entierros de los cuatro integrantes de la fuerza, los vecinos llevaron los siete cuerpos de los chicos asesinados, que fueron encontrados en baldíos cercanos, a una plaza de la comunidad.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO