Belleza

¿Piel sensible? Probá con este exfoliante natural hecho en casa

Las pieles sensibles necesitan cuidados más específicos y, sobre todo, a base de ingredientes naturales suaves para que no la irriten.

piel-exfoliacion-getty-rostro_MUJIMA20120210_0021_29

 

Las pieles sensibles son las más problemáticas a la hora de encontrar productos cosméticos adecuados, ya que se irritan con mucha facilidad ante algunos componentes sintéticos o que les causan alergia. No obstante, eso no significa que no debamos limpiarlas e hidratarlas cada día.

Deberemos elegir productos naturales, elaborados con ingredientes ecológicos, libres de fragancias y conservantes sintéticos. Las pieles más delicadas puede que ni siquiera toleren las esencias naturales.

Hoy en día ya podemos encontrar productos libres de estos componentes. No obstante, una alternativa económica y 100% natural consiste en preparar nuestros propios cosméticos caseros.

Si lo hacemos de manera regular, con un exfoliante suave y respetando el ritmo natural de la piel, conseguiremos una dermis más resistente y bonita.

Cómo hacer un exfoliante 100% natural

 

Ingredientes

  • ½ taza de almendra cruda molida (100 g)
  • 3 bolsitas de infusión de manzanilla
  • 15 gotas de aceite esencial de lavanda
  • ½ vaso de agua (100 ml)

Lo ideal sería que los ingredientes fueran de certificación ecológica, para evitar el contenido de pesticidas u otras sustancias sintéticas.

Elaboración

Elaboraremos este exfoliante del siguiente modo:

  • Prepararemos una infusión concentrada con las 3 bolsitas de manzanilla en medio vaso de agua. Cuando hierva apagaremos el fuego y dejaremos reposar 10 minutos.
  • Cuando la infusión esté tibia, le añadiremos las 15 gotas del aceite esencial de lavanda. En caso de tener una piel demasiado sensible, también a productos naturales, recomendamos reducir o eliminar este ingrediente.
  • Añadiremos la almendra molida y mezclaremos bien con las manos.
  • El resultado tiene que ser una masa bastante sólida, pero humedecida. Podemos añadir un poco más de agua si lo necesitamos.
  • Lo conservaremos en la nevera.

¿Cómo usarlo?

Para usar este exfoliante seguiremos los siguientes pasos:

  • Con la piel húmeda, cogeremos una pizca del exfoliante, del tamaño de una avellana, y lo humedeceremos un poco más para aplicárnoslo mejor sobre el rostro.
  • Al añadirle agua se volverá más líquido y será más fácil de usar para masajearnos con suavidad toda la piel, en especial, la zona de la barbilla, nariz y frente.
  • A continuación nos aclararemos con agua tibia o fría y nos secaremos bien.
  • Hidrataremos la piel como de costumbre.
  • Podemos usar este exfoliante una vez cada 7 o 14 días, según la reacción de nuestra piel.
  • También podemos utilizarlo en el resto del cuerpo para aportar suavidad e hidratación.
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO