Política

El misterio de la firma de Néstor Kirchner: ¿Quién la falsificó?

Los investigadores judiciales apuntan contra la familia, el contador y el escribano de la ex familia presidencial. El peritaje parecería confirmar la sospecha de la adulteración para justificar negocios irregulares

La firma de Néstor Kirchner en los libros contables de la empresa familiar Hotesur, controlante del hotel Alto Calafate, es una falsificación.

A esa conclusión, se supo ahora, llegaron los peritos caligráficos que convocó la Justicia, incluido el que representa a los Kirchner.

Te puede interesar:

Según le confiaron fuentes judiciales al diario La Nación, el peritaje parecería confirmar la sospecha de la adulteración dolosa de los libros para justificar a posteriori negocios irregulares y un potencial lavado de dinero.

En la Justicia ahora se hacen una pregunta: ¿Quién se atrevió a “truchar” la firma del ex presidente? Según indica la revista Noticias, las hipótesis que consideran son varias.

La primera apunta contra su viuda, Cristina Kirchner. La segunda es que pudo haber sido su hijo, Máximo, a cargo de los negocios familiares, quien falsificara la firma.

La tercera hipótesis es que el autor del garabato fue el escribano de la familia, Leandro Albornoz. Un cuarto sospechoso es el contador de los Kirchner, Víctor Manzanares. Y la quinta persona en observación es Romina Mercado, la sobrina de Cristina y Néstor que forma parte del directorio de Hotesur.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas