Facebook

Facebook no le reconoce su nombre mapuche y le cerró la cuenta

El insólito caso le ocurrió a Umawtufe Wenxu, un periodista de Neuquén de 30 años a quien no le permitieron seguir usando la red social

mapuche

Facebook le cerró la cuenta a Umawtufe Wenxu, un periodista de 30 años integrante del servicio informativo de Radio Universidad CALF músico del grupo Puel Kona y miembro del Lof Newen Mapu de la capital neuquina, porque “no utilizaba un nombre real”.

“El miércoles me inhabilitaron la cuenta porque Facebook dice que tengo que utilizar un nombre por el que me conozcan familiares, vecinos, amigos” explicó el periodista.

Y aseguró: “Desde que tengo uso de razón me llamo Umawtufe, todo el mundo me conoce con ese nombre, y desde que abrió Facebook tengo una cuenta en esa red social y nunca cambié el nombre, de hecho mi cuenta de Twitter es @umaw, y hasta ahora nadie ha denunciado el nombre”.

“Tuve que hacer un descargo en el que expliqué por qué me llamo Umawtufe en cuanto a la cuestión cultural, les argumenté también en base a los convenios internacionales como la OIT, o la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, que explican principalmente que todo integrante de pueblos indígenas tiene derecho a un territorio pero también a un nombre y a utilizar su idioma y a reconocer su identidad en base a eso”, expresó Umawtufe.

Además, dijo que “es muy clara la legislación internacional en cuanto a la identidad de los pueblos originarios y en cuanto a sus integrantes para asumirla”.

“Hasta ahora no me han contestado”, concluyó el periodista neuquino que continúa a la espera de una respuesta y sin poder acceder a su cuenta de Facebook.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados