Momento incómodo

Estaba explicando con un video en pantalla gigante y aparecieron páginas porno

Una estrella australiana de rugby protagonizó uno de los momentos más incómodos de su vida frente a un gran grupo de estudiantes de secundaria

Jarryd Hayne

El jugador de la liga de rugby australiana Jarry Hayne estaba dando una charla de seguridad informática a cientos de estudiantes de la secundaria Robina State High School y les mostraba un video en una pantalla gigante conectada a su celular, cuando de repente una página porno.

Más de 200 alumnos presenciaron el terrible error del deportista, que vio interrumpida su charla por la risa de los jóvenes, que le hicieron mirar hacia la pantalla. El proyector había dejado de mostrar la pestaña correcta, dejando expuesta otra búsqueda de Hayne.

Sin embargo desde Norton Security, alegaron que las imágenes procedían de otro dispositivo de la red. Al momento en que aparece la imagen, mostraba su historial de navegación, mayormente con webs relacionadas al deporte.

“Es desafortunado y todo lo que puedo decir es que definitivamente no era el dispositivo de Jarryd” explicó Nick Savvides, de la empresa de seguridad informática Norton, quien también se encontraba dando la exposición junto a él.

Y agregó: “Mediante la conexión a redes abiertas, la gente puede ver lo que está haciendo y en este caso, inyectar materiales no deseados”.

Sin embargo Nigel Phair, Director del Centro para la Seguridad de Internet en la Universidad de Canberra, dijo que la explicación era “muy poco probable”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas