Crisis en Venezuela

La canciller de Venezuela arremetió contra Susana Malcorra en muy duros términos

La vicepresidenta política y ministra de Exteriores, Delcy Rodríguez, catalogó las observaciones como un "irrespeto que violenta todas las normas en materia internacional"

1037762963

Delcy Rodríguez, canciller de Venezuela, arremetió con dureza contra sus homólogos de Argentina y Chile, quienes valoraron los “primeros indicios” del diálogo y la intervención de la diplomacia vaticana en el conflicto político del país caribeño.

“Con qué cara vienen a hablar de Venezuela, yo les he dicho, y me disculpan que lo diga en estos términos, pero antes de hablar de Venezuela tienen que lavarse su boca, antes de pronunciar nuestro nombre”, dijo Rodríguez, que forma parte de la mesa de diálogo sobre derechos humanos, coordinada por monseñor Claudio María Celli.

Según ella, la argentina Susana Malcorra y el chileno Heraldo Muñoz “son unos vulgares que pretenden pronunciarse sobre nuestro país cuando ni siquiera son capaces de aceptar un reto en materia de derechos humanos”.

La vicepresidenta política y ministra de Exteriores catalogó las observaciones de ambos países como un “irrespeto que violenta todas las normas en materia internacional”.

Los dos cancilleres hablaron del proceso de diálogo venezolano después de reunirse en Buenos Aires. Malcorra insistió en que “el problema de Venezuela lo tienen que resolver los venezolanos”, una afirmación parecida a la realizada por Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, quien esta semana se reunió en Caracas con Nicolás Maduro y con la oposición.

Muñoz, por su parte, señaló que las negociaciones “tienen que tener un resultado concreto en un plazo razonable”, en lo que coincide con la oposición, que exige gestos y un adelanto de las decisiones para la sesión plenaria programada para el día 11 de este mes. “Cualquier desenlace que no sea pacífico y constitucional evidentemente tendrá una repercusión regional”, sentenció el canciller chileno.

Su gobierno mantiene una pugna con el gabinete chavista desde que hace dos meses el Servicio de Inteligencia Bolivariano detuviera al periodista chileno-venezolano Braulio Jatar por publicar fotografías y vídeos del cacerolazo que recibió Nicolás Maduro en la Isla de Margarita. Precisamente este sábado la mujer de Jatar pudo visitarle en su celda, después de 56 días sin tener contacto con él.

Según Delcy Rodríguez, ambos cancilleres pretenden convertirse en “tutores de Venezuela”, una afirmación previa al comunicado suscrito por ocho países, incluidos Argentina y Chile, en el que reiteran “nuestro llamado para que se mantengan (gobierno y Unidad Democrática) en el camino del diálogo y manejen con prudencia el lenguaje, logrando superar así la polarización en la que se encuentra la sociedad venezolana”.

Los ataque dirigidos por Maduro contra Voluntad Popular (“terroristas”), el diputado Freddy Guevara (“la inmunidad no te salvará de un carcelazo”) y el gobernador Henrique Capriles (“rey del perico -cocaína-“), además de afirmaciones como que la oposición no volverá a gobernar ni “por los votos ni por las balas” y que “la revolución es irreversible” golpearon con dureza una “tregua” ya de por sí muy frágil.

El escrito, emitido por la Cancillería de Colombia, también cuenta con el apoyo de Brasil, Uruguay, Paraguay, México y Guatemala, que incluye otro mensaje al gobierno, al que piden liberar a más presos políticos, y también uno para la Unidad, a la que solicitan “un tiempo prudencial para que el diálogo dé los frutos esperados”.

Delcy Rodríguez también culpó a Mauricio Macri del despido de más de 200.000 funcionarios, “sin contar los del sector privado”, y del endeudamiento del país por culpa de “unos escandalosos compromisos financieros que superan los 40.000 millones de dólares”.

Los derechos humanos también estarían sufriendo en ambos países, y aseguró que en la Argentina Milagro Salas “está encarcelada por el simple hecho de protestar” y en Chile “hay brutalidad policial y se violan los derechos de los mapuches”.

“Millones de personas mueren en listas de espera de los hospitales” y ” prevalece la Constitución de Pinochet”, consideró.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO