Corrupción K

Aníbal Fernández y el narcotráfico: desapareció un audio que lo complicaba seriamente

Un audio en manos de la Justicia y que involucraba a Aníbal Fernández desapareció de la causa

anibalfernandezquilmes

El audio original de una grabación telefónica de 2011 que aportaba indicios sobre supuestos testaferros del entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desapareció de la causa “Luis XV”, una de las investigaciones sobre narcolavado más importantes de la historia reciente argentina.

La grabación exponía cómo dos supuestos lavadores de dinero de traficantes colombianos intercambiaban datos sobre “testaferros de Aníbal Fernández interesados en el lote de Cardales”, que pertenecía al hijo de Ignacio Álvarez Meyendorff, un narco colombiano que residía en la Argentina hasta que fue deportado a Estados Unidos, en julio de 2013.

Según comenta Hugo Alconada Mon en su nota para el diario La Nación, la desaparición del audio original sólo se descubrió cuando llegó el momento de enviar todas las pruebas para el juicio oral al tribunal, que detectó el faltante. Desde entonces, el juzgado, la Agencia Federal de Inteligencia (ex SIDE) -que por entonces tenía la responsabilidad de pinchar los teléfonos ante una orden judicial-, la Gendarmería -que se encargó de transcribir un resumen de esas conversaciones- y la Policía Federal -que trasladó y custodió al menos parte de esas evidencias- niegan su propia responsabilidad en la desaparición de la grabación, que sigue inhallable.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas