Salud

Cómo mejorar tu memoria, dedicando tan sólo 15 minutos todos los días

Todos podemos imitar a aquellos que recuerdan los mínimos detalles de la vida; mirá cómo se puede lograr

21082

Se conoce con el nombre de memoria fotográfica o memoria eidética (de “eidos”, “forma” en griego) la capacidad de recordar cosas vistas u oídas con mucha precisión.

Los recuerdos están sujetos a la misma clase de fluctuaciones que los de cualquier tipo, por lo que el tiempo de exposición, el paso del tiempo o la atención que se haya prestado influirá en su retención.

Una buena memoria no necesariamente equivale a poseer memoria fotográfica o eidética, e incluso hay quienes han negado su existencia, como el caso científico cognitivo Marvin Minsky, que en La sociedad de la mente (Ediciones Galápago) asegura que no se trata más que de un mito creado por “magos profesionales o charlatanes”.

Hay tres grandes favores que permiten explicar porqué hay gente más memoriosa que otra: una razón es la puramente genética: hay gente que nace con una mayor capacidad eidética, aunque no se trate de una cualidad hereditaria. Sin embargo, no utilizar esta habilidad puede causar su completa desaparición.

Una dieta correcta y el descanso adecuado son condiciones imprescindibles para el óptimo funcionamiento de la memoria; el ejercicio físico, que mejora la fuente de oxígeno del cerebro, también contribuye de forma positiva.

No se trata únicamente de cuidarnos, sino de dedicar una parte de nuestro día a día a realizar ejercicios que permitan poner en funcionamiento nuestro cerebro y, sobre todo, de conocer aquellos procedimientos y ejercicios que permiten agudizar nuestra atención.

Nuestra mente funciona por asociación, y viaja de una cosa a otra de manera continua favoreciendo la información relacionada entre sí. En este sentido, la base de las reglas mnemotécnicas, utilizándo frases cortas que son sencillas de recordar, facilitan la memoria de otras fórmulas más complejas.

Existen diversos métodos que permiten entrenar esta capacidad. Uno de ellos ha sido utilizado por el ejército americano durante los últimos 70 años, desde que en la Segunda Guerra Mundial se hizo necesario que los aviadores identificasen y recordasen rápidamente los componentes del ejército enemigo, que consiste de los siguientes pasos:

Encontrar una habitación oscura, donde no haya ninguna distracción y pueda situarse una lámpara en el suelo. El cuarto de baño puede servir.

Sentarse en el suelo de manera que puedas apagar y encender la lámpara sin moverte. Conseguir un trozo de papel y corta de él el espacio correspondiente a un párrafo.

Tomar el libro o aquello que estés intentando memorizar y tapalo con la hoja que has cortado previamente, dejando al descubierto tan sólo el párrafo que el agujero no cubre.

Situar el libro a una distancia adecuada para que al abrir los ojos puedas enfocar rápidamente las palabras.

Apagar la luz y deja que tus ojos se acostumbren a la oscuridad. Encendé brevemente la luz y volvela a apagar: habrás conseguido que en tus ojos quede impreso el texto frente a ti.

Cuando desaparezca la impresión, volvé a encender brevemente la luz para repetir el procedimiento.

Repetí el proceso hasta que puedas recordar cada palabra del párrafo en el orden correcto. Si lo haces bien, aseguran los defensores del método, tarde o temprano vas a conseguir ver el párrafo completo en tu cabeza y tu capacidad memorística comenzará a mejorar.

¡A probar suerte!

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al operario supuestamente responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado