Economía

Los créditos UVA: la mejor opción para tener la casa propia

En el propio Banco Central reconocen que en los primeros meses primó el temor a tomar un crédito indexado, pero esa desconfianza empezó a ceder con la baja de la inflación

Puntos a tener en cuenta en materia financiera. La colocación de créditos hipotecarios con el sistema de Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), que hace que la deuda se ajuste por inflación, comenzó de manera muy lenta luego de lanzarse en abril.

Según detalla el diario La Nación, con la desaceleración de la inflación, las consultas aumentaron y en septiembre el total de préstamos indexados sumó $ 700 millones y crece a un ritmo de $ 20 millones diarios.

El sistema tiene un fuerte potencial, porque la cuota inicial equivale a menos de un tercio de la de un crédito a tasa fija en el sistema tradicional y se asimila al valor de un alquiler. Sin embargo, la indexación de la deuda por inflación puede desvelar a los tomadores.

En el propio Banco Central reconocen que en los primeros meses primó el temor a tomar un crédito indexado, pero esa desconfianza empezó a ceder con la baja de la inflación.

El Santander Río tiene preaprobados más de 1400 créditos UVA y el Ciudad otorgó el 86% de los préstamos para vivienda en septiembre con ese sistema. El Hipotecario ya entregó 116 créditos y el Macro anunció hace unos días que bajó la tasa de interés de 5,5% a 3,5% para aumentar la competitividad de su línea.

La cuota es tentadora. Pero, ¿qué pasa con la deuda? Si bien en el mediano plazo el dólar y la inflación van de la mano, los primeros tomadores de créditos indexados pueden encontrarse con el mal trago de que la alta inflación y el dólar planchado aumentaron su deuda en dólares.

El crédito no se toma ni en pesos ni en dólares, se toma en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), que se convierten a pesos y se ajustan por el índice de inflación CER.

En el BCRA explican que esa situación se da sólo porque se concentraron los meses de mayor nivel de inflación en la etapa inicial de un crédito, que es cuando el grueso de la cuota va a cancelar intereses y no capital, y con el dólar planchado. E insisten en que la secuencia debe medirse en el mediano plazo.

Algo parecido pasa con la inflación y los salarios, porque la correlación de las dos variables es muy alta medida en plazos extensos, como los que requiere un crédito hipotecario.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru