Historias de vida

Argentina, trabajadora sexual, pornstar y becada en biotecnología en Nueva York

Su nombre es María Riot y tiene un activismo declarado en favor de los derechos de las trabajadoras sexuales. Hace "porno feminista" y es becada de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, por su activismo en favor de los derechos de los animales

María-Riot

Se la conoce como María Riot. Es una joven argentina de 25 años que milita por los derechos de las trabajadoras sexuales y aboga por un “porno feminista”, por un lado, y por otro -usando su nombre oficial- es una becaria en biotecnología en Nueva York. Su historia.

Según informa el sitio Border Periodismo, Riot comenzó de adolescente en las redes sociales. Aunque su apuesta fuerte fueron las web cams y el pay per view en 2014, actividad que coincidió con sus primeras lecturas sobre el feminismo. Estaba a favor del trabajo sexual y la libertad completa del cuerpo femenino.

Fue así que dejó trabajos en locales de ropa, call centers, restaurantes y supermercados para trabajar de una actividad mucho más rentable, pero también, estigmatizada. La culpa y el miedo a que su familia se enterara le duraron dos años. Se liberó en la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), que peleaba por el reconocimiento de los derechos y el fin de los prejuicios. Otro salto grande fue cuando se animó a contar su historia.

Con la plata de los primeros encuentros sexuales con clinetes, compró un pasaje a Barcelona, donde cumplió el sueño de ver a Pixies en el Primavera Sound 2014. Empezó a viajar por Europa mientras mandaba mails a productoras. Con ellas grabó sus primeras escenas, hasta que la vio Erika Lust la fichó para su serie XConfessions.

María encontró su lugar en el porno feminista, un subgénero de escenas explícitas y estéticas, que cuida el placer de la mujer y desprecia los contenidos sexistas o racistas. En esas producciones aprendió a ser estratégica, creativa y marketinera. Sueña con un porno inclusivo, productora propia y películas con su firma.

Faceta becaria

Además de su faceta como pornostar y trabajadora sexual, Riot tiene otra: académica y en Estados Unidos. La joven se encuentra en Ithaca, Nueva York. La Universidad de Cornell le dio una beca para estudiar biotecnología y comunicación en el programa Alliance for Science. “La gané por mi activismo por los derechos animales”, explica al sito Border Periodismo. Está especialmente entusiasmada con la creación de alternativas para los productos alimenticios y los testeos cosméticos o medicinales. También busca respuestas a la crisis de muchos cultivadores, “aunque el Estado le preste más atención a Greenpeace o a activistas millonarios como [la ecofeminista india] Vandana Shiva”.

También es militante por el aborto. “Las muertes por aborto clandestino son demasiadas como para que sigamos discutiendo si aborto sí o no”, dice. Y añade: “Por más que no les guste, las mujeres abortan y hay que crear políticas que ayuden a esas realidades”. Además apunta sobre quienes juzgan el trabajo sexual: “Hay personas que basan su vida en decir que trabajan para salvar a las prostitutas, pero ‘combatir’ la industria del sexo es tan ridículo e imposible como combatir la industria textil porque existen talleres clandestinos”.

La policía es otro de los puntos que critica Riot, junto a AMMAR. “Les dicen a las psicólogos que están trabajando por su propia voluntad y ellas escriben que son víctimas. Si queremos que la trata termine, seamos objetivos y legalicemos el trabajo sexual. Demos derechos a quienes queremos seguir siendo prostitutas y trabajemos en serio por las que no”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Crisis total en Santa Cruz: el peor momento del kirchnerismo

Escuelas están casi paralizadas, creció el endeudamiento de la provincia y hay malestar en el propio PJ