Política

Alertan sobre una asociación ilícita dentro de la AFIP

Las figuras se repiten y también los hechos de tráfico y venta de información interna a operadores externos, ofreciendo siempre respaldo a empresarios cercanos al Poder de turno

Puntos a considerar a nivel político. El tráfico de información en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ya es una historia repetida.

Según detalla el portal Tribuna de Periodistas, se dio en gestiones anteriores pero tomó amplia notoriedad en la gestión de Ricardo Echegaray, como Administrador reemplazante de Alberto Abad, quién ejerció el mismo cargo que hoy desempeña durante la gestión de Néstor Kirchner; con lo cual las figuras se repiten y también los hechos de tráfico y venta de información interna a operadores externos, ofreciendo siempre respaldo a empresarios cercanos al poder de turno.

Así se podría citar a varios empresarios, tales como los protagonistas de tantos escándalos: Lázaro Báez, Cristóbal López.

¿Cómo operan?

El tipo de respaldo del que se habla y que es vox populi no es más ni menos que la venta de “protección” para no ser investigados fiscalmente.

Todo esto propiciado y armado desde la Regional Sur y Metropolitana del organismo, que en la gestión de Echegaray estaba a cargo de Andrés Vázquez; quien si bien no gozaba del beneplácito del por entonces Administrador, por mantener un vínculo directo con la exSIDE, y a través de ese canal con la Quinta de Olivos lo convertía en intocable.

En la actualidad el tráfico de información continua, junto con la venta de “protección” a empresarios; a cambio de una cuota monetaria.

En este largo transitar desde el año 2002 a la fecha hay otros operadores que dentro de la Sur, Metropolitana, y de la Región Centro circulan llevando a cabo el mismo modus operandi, con la particularidad de que en la actualidad los actores son cada vez de mayor jerarquía dentro del organismo.

Estamos hablando en este caso del Dr. Horacio Castagnola que se desempeña como Director en Dirección General Impositiva; su protegido Jaime Mecikovsky Subdirector General de Operaciones Impositivas del Interior; el Subdirector General de Fiscalización Marcelo Costa; la Subdirectora General de Operaciones Impositivas Metropolitanas Raggi Adriana; y su esposo Alejandro González Escudero; para así seguir bajando en los distintos niveles jerárquicos, hasta llegar al rango de Jefes de División, Supervisores e Inspectores, tal es el caso de de la División Fiscalización 2 de la región Centro (Ariel Nigro , Pablo Caveggia, Sandra De Vito, Mauricio Lanci).

Las áreas encargadas de llevar a cabo las inspecciones en los domicilios de los denominados contribuyentes/empresas son las distintas Divisiones de Fiscalización de las diferentes Regiones.

La División de Fiscalización de la mano de sus inspectores y Supervisores son los que se encargan de notificar el inicio de las inspecciones y de llevarlas a cabo.

Cuando hablamos de cómo es el circuito de los llamados “kiosquitos” internos del organismo, hacemos referencia a que lo recaudado de esta forma se reparte entre toda la línea jerárquica; se da cuando ello es resultado se haber arreglado una fiscalización en donde todos con sus firmas refrenden el archivo de las actuaciones.

Sin embargo, si la “protección” se brinda desde la Región, se la quedan ellos. Si la protección la brinda el director de DGI (léase Castagnola) se la queda él y sus operadores externos que son quienes venden la información al organismo.

Los protegidos obtienen a cambio de elevadas sumas de dinero el beneficio de no recibir fiscalizaciones, o simular el resultado de “estas visitas”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Advertencia de Prat-Gay: ¿se cae el proyecto de Ganancias aprobado en Diputados?

El ministro aclaró que los gobernadores no apoyarían el cambio dispuesto en Diputados, por lo que el Senado podría rechazar el proyecto de reforma de Ganancias surgido del pacto entre el massismo y el kirchnerismo

El día que Néstor Kirchner decidió no pagar Ganancias por decreto

Tal como reveló el titular del GEN bonaerense, Gerardo Milman, el ex presidente tomó esa decisión en 1997, cuando era gobernador de la provincia de Santa Cruz