Policiales

Tiroteo y fuga: custodio relató cómo fue el ataque a Leonardo Fariña

El custodio del principal testigo en la causa de la ruta del dinero K reveló cómo se dió el atentado contra su seguridad, pero cree que se trató de sólo otro hecho de inseguridad

leonardo fariña

El sitio web de TN dió a conocer la denuncia y al audio de la llamada al 911 del prefecto a cargo de la seguridad de Leonardo Fariña en el que relata la última intimidación que recibió el testigo protegido de la causa de la ruta del dinero K, cuyo testimonio desencadenó en la imputación de la expresidenta Cristina Kirchner.

El prefecto a cargo de la custodia de Fariña, identificado como Jonatan Marcelo Catrin, relató en detalle la situación ante la Justicia: “Ese día estabamos con dos móviles. A eso de la una de la mañana llega un Focus blanco de la línea vieja y del mismo descendieron dos hombres, quienes se abalanzan sobre el Peugeot 308 del protegido e intentaron abrir las puertas de la manija”.

Catrin contó que cuando descendió del vehículo en el que estaba, dio el aviso de alto y en ese momento escuchó “un estruendo de disparo de arma de fuego”. El agente se tiró al suelo para protegerse, escuchó una puerta de auto cerrarse y vio que el Focus blanco se escapó a toda velocidad.

“Para mí fue un hecho al azar. Entiendo que quisieron robarle el auto. Si hubiese sido un atentado, se habrían dirigido contra el domicilio”, advirtió.

El prefecto, además, explicó que Leonardo Fariña estaba viendo televisión con la novia en la casa. “Me dijo que escuchó el disparo y se encontraba alarmado. Lo tranquilicé, le dije que estábamos bien, le pedí que se quedara dentro de la casa”, narró Catrin.

Finalmente el agente contó que no llegaron a disparar porque todo “sucedió rápido” y porque el auto de la custodia “es viejo y gasolero y no pudo salir en persecución del Focus blanco”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Crisis total en Santa Cruz: el peor momento del kirchnerismo

Escuelas están casi paralizadas, creció el endeudamiento de la provincia y hay malestar en el propio PJ