Política

Se supo: Aníbal Fernández cumplió con una bizarra apuesta

Hace poco más de un año, el ex jefe de Gabinete K competía por la gobernación bonaerense con María Eugenia Vidal y había hecho una insólita apuesta que terminó perdiendo. Finalmente se supo que es un hombre de palabra

DYN03.JPG

El martes se cumplió un año del triunfo de María Eugenia Vidal en las elecciones por la provincia de Buenos Aires. La joven candidata del PRO sorprendió a propios extraños al desbancar al peronismo en un histórico bastión tras 24 años. Aníbal Fernández había hecho campaña sobrando a su contrincante y mostraba su confianza públicamente. Pensaba que ganaba “caminando” los comicios contra Vidal.

LEA MÁS  Jorge Triaca estuvo en la TV y habló sobre el paro de la CGT

Prueba de ello fue cuando a poco de los comicios le apostó a la periodista Clara Mariño, en Canal 26, que si perdía las elecciones le pagaría un “lechoncito”. En ese momento calificó los comicios como “un trámite” y afirmó que le ganaría a Vidal por “10 puntos” y a Felipe Solá, por 15.

Cuando Aníbal Fernández apostaba “un lechoncito” a que le ganaba “por diez puntos” a Vidal

LEA MÁS  La comparación que incomodó a María Eugenia Vidal

La incógnita es: ¿Pagó Aníbal el lechoncito que apostó? Juan Campanella se preguntó lo mismo y decidió consultarle públicamente a Clara Mariño vía Twitter. La conductora fue clara y demostró que el ex jefe de Gabinete K es un hombre de palabra: “(Aníbal Fernández) cumplió con su apuesta, semanas después recibimos el lechoncito en el estudio”, dijo.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Por corrupción: el PRO quiere “excluir” a Julio De Vido de la Cámara de Diputados

El proyecto se basa en las causas que rodean al ex ministro de Planificación del kirchnerismo, por presunta “inhabilidad moral” para ocupar una banca en el Congreso

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/devido-2.jpg

Según Macri, la conflictividad social “influye” para la llegada de inversiones

DYN36.JPG http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/dyn36.jpg

En el cierre de su viaje a Holanda, el mandatario se mostró optimista por la recepción que tuvo de los empresarios, pero reconoció el efecto negativo de las protestas