Elecciones 2015

A un año de la derrota, se supo quién y por qué pusieron a Sabbatella en la fórmula

La estrategia se definió a principios del año pasado para garantizar el voto de la centro izquierda, pero el plan fracasó. ¿Qué cambió la idea inicial?

Una pregunta política que por fin tiene respuesta: ¿Quién eligió a Martín Sabbatella en la fórmula provincial con Aníbal Fernández y por qué?

Según detalla el diario Clarín, Máximo Kirchner fue el responsable de esa decisión. Ambos cayeron ante María Eugenia Vidal y Daniel Salvador.

Cristina Kirchner había dejado trascender que impulsaría una elección primaria para la Presidencia entre Florencio Randazzo y Daniel Scioli. Y que habría un candidato único para Buenos Aires representando al Frente para la Victoria.

Fue en esos momentos cuando la ex Presidenta y su hijo hicieron pasarle al entonces intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, uno de sus mejores momentos políticos. Que de inmediato lo preocupó.

“Vas a ser candidato a gobernador de Buenos Aires, Fernando. Está decidido. No va a haber internas en Buenos Aires. Sí en las presidenciales: Daniel y Florencio van a competir”, le dijo Cristina Kirchner al jefe comunal en Olivos. La acompañaba Máximo. Y nadie más.

Espinoza no podía creerlo.  “Voy a ser Gobernador”, se alegró, seguro de su triunfo. “¿A quién querés de vice?”, escuchó que el intendente que le preguntaba la Presidenta, algo que no solía hacer en casos de esa trascedencia.

Espinoza estaba tan contento que respondió: “A cualquiera… A uno de los chicos”, soltó, señalando a Máximo, como representante de la agrupación juvenil La Cámpora. Entonces madre e hijo le dijeron lo que lo apabulló después del éxtasis: “El vice va a ser Sabbatella”.

El intendente de La Matanza se agarró la cabeza, literal.Y se animó a decir lo que pensaba: “Noooo, nooo. No puedo pisar La Matanza si voy con ese chico de candidato a vice. Es la persona que combatió al peronismo históricamente en Buenos Aires. Por favor, no puedo pisar La Matanza, en serio”.

En ese momento de la charla, Máximo se destapó como el estratega de la alquimia electoral entre un representante del PJ ortodoxo como Espinoza, con un ex PC que hizo carrera en las “corporaciones mediáticas”, a las que después combatió, asegurando que era él la renovación política bonaerense frente al peronismo de siempre, al que vinculaba, en otros momentos, con la corrupción y las mafias.

“Pero Fernando, con Martín te va a votar, además del peronismo, también la centroizquierda, ¿entendés?”, le explicó Máximo al intendente de La Matanza. “No, no, no. Yo con Sabbatella no puedo hacer campaña con el peronismo bonaerense acompañándome”, les dijo.

Espinoza, un hombre del poder, se fue igualmente contento de la Quinta de Olivos, esperanzado en que quizás convencería a la Madre y al Hijo o, en el peor de los casos, que convencería al PJ ortodoxo de poner en marcha su aparato electoral provincial para que quien sea el presidente de la Legislatura Bonaerense, histórica caja de los jefes comunales del peronismo, sea quien siempre los había despreciado: Martín Sabbatella, ex intendente de Morón, aunque desde que se había sumado al kirchnerismo tenía otros modales, otras costumbres con la misma dirigencia a la que antes le oponía resistencia.

¿Qué pasó con esa idea? Todo cambió cuando el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, fue bajado como candidato a Presidente K. Y después el renunció a ser postulante para la Gobernación bonaerense.

La Presidenta y su hijo reconfiguraron sus planes. Scioli sería el candidato a Presidente único del Frente para la Victoria; mientras que sí habría internas para candidato a gobernador de Buenos Aires.

Postuló en principio, en la intimidad, a tres candidatos a competir entre sí: Espinoza; Julián Domínguez y Aníbal Fernández.

Otra ucronía: jamás iba a ocurrir esa otra elección interna del PJ bonaerense. Las idas y vueltas entre un candidato y otro, y sobre todo, entre quienes había elegido de vice cada uno, hizo desesperar a la ex Presidenta.

Al menos le hizo creer eso a uno de los tres dirigentes bonaerenses a los que llamó, llorando, para pedirle que por favor bajé su pre candidatura, “por la memoria de Néstor”, para ser candidato a vice de Julián Domínguez, quien había pasado de nuevo a ser su preferido.

Los más experimentados dirigentes del PJ bonaerense notaron que la influencia de los jóvenes de La Cámpora sobre la ex Presidenta podía llevarlos a una derrota.

Uno de los principales funcionarios que Cristina tenía en su Gabinete definía a los “jóvenes” de La Cámpora con una frase lapidaria: “Esos chicos que, pobres, se creen en serio que conocieron a Néstor…”.

La tensión fue tal entre los más importantes dirigentes del peronismo bonaerense con la mandataria y su hijo que uno de ellos le terminó cortando el teléfono con una frase hiriente, un insulto: “Cristina, por favor, la reputa madre que te parió”, le dijo, según él mismo reconstruyó a este diario, que consultó sobre esa trastienda política a ex ministros K, ex candidatos a intendentes K, ex secretarios de Estado K y ex dirigentes de territorio de base del PJ bonaerense K.

No hubo internas en el Frente para la Victoria ni para la elección del candidato a Presidente. Ni para la de Gobernador.

El partido que había impulsado las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias continuó virgen de esa política electoral a la que había “vendido” como crucial para democratizar los partidos: el FPV jamás fue a ninguna PASO para elegir candidato a Presidente. Si fue a las PASO para elegir candidato a Gobernador. Aníbal Fernández le ganó a Julián Domínguez

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al operario supuestamente responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado