Salud

Cómo son las dietas de cinco diosas de Hollywood

No importa la edad que tengan, lucen radiantes en la pantalla gigante y en parte se debe a la rutina alimenticia que llevan a diario

JULIA ROBERTS

Las vemos espléndidas en la pantalla gigante, pero parte de eso se debe a los regímenes alimentarios supervisados a los que se someten. Conocé la rutina de cinco diosas de Hollywood.

Penélope Cruz adoptó la dieta mediterránea, que está llena de ingredientes de buen sabor y calidad nutricional. Los ácidos grasos insaturados combinados con los nitratos y nitritos de los vegetales producen una enzima que inhibe la hipertensión arterial.

Estos ácidos están en aceitunas, frutos secos, palta y aceite de pescado. La dupla nitritos – polifenoles, también tiene múltiples beneficios.

Los nitritos abundan en acelga, espinaca, lechuga, repollo, remolacha, apio y berenjenas. Los polifenoles están en manzanas, cerezas, arándanos, fresas, uvas, frutos secos y semillas. También en el cacao, yerba mate y aceite de oliva.

Según diversas investigaciones, esta dieta retrasa el envejecimiento, baja el riesgo de ACV, combate el colesterol malo y mejora la salud general, entre otros beneficios.

LEA MÁS  Los beneficios de perfumarse con aceites escenciales

Julia Roberts prefiere la dieta del índice glucémico, que consiste en incorporar alimentos con un índice glucémico bajo para evitar la formación de grasa, controlando la insulina en sangre. Para ello, suprime el pan, la papa, el arroz y los frutos secos, entre otros.

El organismo absorbe más rápido los carbohidratos de estos alimentos y eleva el nivel de glucosa en sangre, por lo tanto, habrá mayor disponibilidad de insulina.

El hiperinsulinismo lleva a la transformación de la glucosa residual en grasa de reserva que el cuerpo almacena en las células adiposas y, además, promueve el hambre. Por eso es preferible consumir pan integral de trigo y centeno, vegetales sin almidón, legumbres, lácteos, frutas, carnes, pescados y huevos.

LEA MÁS  Cómo aprovechar el calcio de los vegetales

Jennifer Aniston se inclina por la dieta de La Zona, que propone un equilibrio entre todos los grupos de nutrientes. Es decir, 40% de hidratos de carbono, 30% de proteínas y 30% de grasas. Además, es fundamental el aporte de ácidos grasos esenciales Omega 3, fundamentales para la vida, pero no sintetizados por el organismo, sino que hay que incorporarlos.

Uma Thurman, en tanto, sigue la dieta del famoso Dr. Nicholas Perricone, profesor de Medicina de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, que consiste en cambiar de estilo de vida y de rutina alimentaria. Frena la inflamación y la oxidación de las células responsables de las arrugas y otras afecciones.

Al modificar los hábitos alimentarios, se recupera la salud de la piel, del organismo en general y se potencia la energía y el buen estado de ánimo. Está basada en el salmón. Incluye proteínas de alta calidad, carbohidratos pobres en azúcares refinados y grasas saludables. Beber entre 8 y 10 vasos de agua por día y sustituir el café por el té verde.

LEA MÁS  Las diez dudas de belleza más buscadas

Jennifer Lawrence, en cambio, no es amiga de las dietas y disfruta comer. Es más, le gusta el fast food. Sin embargo, su entrenador personal le enseñó a comer bien y a llevar una vida saludable. La rutina diaria se divide en ejercicio cardiovascular por la mañana y yoga por la tarde. Correr, squash, pesas, sentadillas y ejercicios de resistencia para aumentar la fuerza.

Es decir, ejercicios de alta intensidad para acelerar el metabolismo y quemar grasas. En cuanto a comidas, alimentos saludables, aunque no pueda dejar la pizza.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Crisis en Santa Cruz: fuerte cruce entre Macri y Alicia Kirchner

El Gobierno exige que la gobernadora encare reformas en su deficitaria caja jubilatoria y achique los gastos de su planta estatal

poli http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/poli-10.jpg

Gils Carbó acusada de otra operación inmobiliaria sospechosa

Gils http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/gils-1.jpg

Es por un edificio en Corrientes al 1600. Por un semestre de 2015, la Procuración pagó $ 6,5 millones. Sin ocuparlo, luego lo dejó