Política

Bonadio: “Me da gracia que digan que detesto a Cristina”

El juez federal, quien imputó a la ex presidenta por dos causas distintas, afirmó que "cambió el clima en la Argentina"

bonadio

A casi un año del final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, el juez federal Claudio Bonadio tiene a su cargo dos de las causas por las que la ex mandataria está detenida. Y podría sumar una más, la denuncia de Alberto Nisman por encubrimiento.

“¿Qué siente cuando dicen que usted la detesta a Cristina Kirchner?”, le preguntó Luis Novaresio en radio La Red. “Me da mucha gracia, son las interpretaciones de los demás. El infierno es el ojo de los otros y esto es así. Alguien lo ha instalado y corre, pero no hay absolutamente nada de eso”, contestó.

Al ser consultado sobre qué cambió en la relación entre el Poder Ejecutivo y el Judicial el 10 de diciembre de 2015, Bonadio dice que lo que se modificó es “el clima en la Argentina”. “Hoy usted ve en las cuestiones políticas, económicas, en el Parlamento y también en la Justicia cosas que no veía con anterioridad”.

La titular del GEN Margarita Stolbizer sugirió esta semana que algunas causas contra la ex Presidente están paralizadas por presión del gobierno nacional, pero el magistrado descartó de plano la acusación.

“A quien le quepa el sayo, que se lo ponga. Los Sauces debe tener un despacho (intervenciones del juez en el expediente) cada dos o tres días. Es más, esta semana por cuarta vez hicimos una orden de presentación en el Banco Santa Cruz para que aporte documentación respaldatoria sobre operaciones realizadas en las cuentas corrientes”, declaró.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados