Salud

Cómo enfrentar la temida osteoporosis: tanto huesos como músculos

A partir de los 50, una de cada dos mujeres y uno de cada cinco hombres las padecen. Las fracturas no sólo se producen por la fragilidad ósea, sino también por la disminución de la masa, la fuerza y la función muscular que acompaña al envejecimiento

Entre los múltiples fantasmas que acechan en la última etapa de la vida, las fracturas por osteoporosis (un cuadro caracterizado por baja masa ósea, deterioro en la microarquitectura y fortaleza del hueso, y aumento de su fragilidad) ocupan los primeros puestos del ranking.

Y no es para menos: según detalla el diario La Nación, a partir de los 50, una de cada dos mujeres y uno de cada cinco hombres las padecen.

Esto se sabe desde hace mucho. Pero lo que no es tan conocido es que, según muestran trabajos internacionales y locales, las fracturas no sólo se producen por la fragilidad ósea, sino también por la disminución de la masa, la fuerza y la función muscular que acompaña al envejecimiento, un trastorno llamado “sarcopenia”.

“Trabajos internacionales que siguieron a miles de mujeres durante varios años vieron que las que presentaban sarcopenia, a pesar de poseer una densidad ósea normal, aumentaban 1,6 veces el riesgo de fractura -detalla la endocrinóloga y osteóloga Beatriz Oliveri, investigadora del Laboratorio de Enfermedades Metabólicas Óseas del Instituto de Inmunología, Genética y Metabolismo de la UBA y el Conicet-. En hombres, sumar osteoporosis y sarcopenia lo triplicaba.”

Un estudio publicado en el Journal of Osteoporosis & Physical Activity, del que Oliveri es coautora junto con Candela Fernández, Alicia Bagur, Dolores Gómez Glorioso, Diana González, Silvina Mastaglia y Carlos Mautalén, muestra un escenario similar en mujeres de Buenos Aires y el Conurbano con osteoporosis o un cuadro precursor, la osteopenia: la prevalencia de sarcopenia en el grupo de pacientes con fracturas fue del 41,4%; en cambio, entre las que no habían sufrido fracturas, alcanzaba el 19,3%.

Es decir, que las mujeres que tenían fracturas también presentaban una prevalencia mucho mayor de sarcopenia. Según puntualiza la especialista, el músculo y el hueso mantienen una estrecha relación, no sólo por los efectos de la carga mecánica (que lo fortalece), sino también por factores de crecimiento, como ciertas mioquinas, que los músculos esqueléticos liberan al torrente sanguíneo en respuesta a las contracciones y actúan sobre el metabolismo óseo.

También es fundamental aumentar la ingesta proteica, porque en los adultos mayores hay una resistencia a la síntesis proteica.

“Lo óptimo es comer proteínas de buena calidad (clara de huevo, pescado, carne, quesos) después de hacer gimnasia -destaca Oliveri-. Además, para tener buen suministro proteico es ideal que se consuman tres porciones a lo largo del día. Salvo contraindicaciones por insuficiencia renal, los mayores deberían comer más proteínas que los jóvenes. El envejecimiento produce destrucción de tejidos en todo el organismo, y el músculo es una fuente de aminoácidos que contribuyen a repararlos.”

Por otra parte, como en el adulto disminuye la síntesis de vitamina D, es aconsejable suplementarla. “Los que tienen mejores niveles de vitamina D pierden menos función muscular”, dice la experta.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”