Disney World

¿Lo sabías?: el Pato Donald vive en Buenos Aires

Aunque suene extraño, el querido personaje de Disney está radicado hace muchos años en nuestro país, ya que quien personifica su voz es piloto y vive en la capital argentina

patodonaldd

Uno de los personajes más queridos de Disney, como lo es el Pato Donald, vive en Buenos Aires, o al menos el encargado de interpretar su voz en Latinoamérica.

Ruy Cuevas, de 55 años, es el doblajista de este dibujito y además trabaja como piloto, donde cada semana viaja con destino a Mendoza.

LEA MÁS  Filmaron a unas parejas que hacían una competencia de sexo en la calle

descarga

Desde hace 36 años hace la inconfundible voz de personaje en las películas y series animadas, pero paralelamente es desde hace 39 años piloto de avión y actualmente comanda el Citation V que viaja a la provincia cuyana una vez por semana con personal del Grupo Spadone.

“Las dos cosas me gustan, las disfruto y son igual de bonitas, sobre todo para los niños: volar y hacer la voz del Pato Donald”,  dijo en el diario Los Andes, de Mendoza.

LEA MÁS  El mensaje del padre de Micaela García a Mauricio Macri

El doblajista mexicano vive desde hace una década en la localidad de  San Fernando con su madre, su esposa y sus hijos Félix y Virginia.

¿Cómo vive el hecho de ser escuchado y querido por todos, sin ser famoso? “Me he acostumbrado de a poco a la fama anónima, ya que mucha gente me ha escuchado, pero no saben quién soy cuando me ven”. Como era de imaginarse, sus compañeros de trabajo lo apodaron cariñosamente “Pato”.

LEA MÁS  Video: el momento de la agresión mortal en el partido de futsal
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero