Política

Amenazaron de muerte a Antonia Macri: “Hay cinco días de plazo”

Los extraños llamados fueron realizados al 911, y se le exigió al Presidente la muerte de un gobernador, un juez y un fiscal a cambio de la vida de su hija

antonia-macri1

Antonia, la hija menor del presidente Mauricio Macri, fue amenazada de muerte a través de una serie de mensajes que desconocidos dejaron en la línea de emergencia 911 de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. A cambio de no realizar el crimen, en los llamados exigieron el asesinato de un gobernador y de varios funcionarios judiciales.

Según consignó Infobae, en el primero de los llamados, le pedían al primer mandatario “la cabeza” de diferentes funcionarios a cambio de la vida de su hija. Se nombró al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, al juez federal Claudio Bonadio y al fiscal José María Campagnoli. Si esas personas no morían, se advertía, comenzaban a correr “los cinco días de plazo antes de matar a Antonia Macri”.

La denuncia quedó radicada en el juzgado federal de Sandra Arroyo Salgado, quien investiga para determinar la identidad de los autores de los llamados anónimos.

Pero no fue el único llamado. Horas después de esa primera comunicación, un nuevo mensaje fue recibido por el 911. En el mismo se agregó una nueva exigencia para evitar el asesinato de Antonia: la libertad de Milagro Sala.

En ambos mensajes se aseguró que Macri no contaba con los servicios de inteligencia nacional e internacionales y que si no se cumplían las condiciones se realizarían “asesinatos selectivos”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia

Graves Incidentes en Almagro y Atlético Paraná: Franco Quiróz recibió un balazo de goma en la cabeza

La barra local intentó agredir a un grupo de dirigentes del equipo visitante y la policía reprimió; el futbolista Franco Quiróz, que se había acercado a tranquilizar a la barra, sufrió un impacto en la cabeza; está fuera de peligro