Sociedad

Un adolescente se puso un piercing en la oreja que se le infectó y le ocasionó la muerte

La víctima, oriunda de la provincia de Santa Fe, tenía 14 años y tuvo una infección generalizada en apenas una semana, que no pudo ser controlada

piercing en la oreja

Un chico de 14 años se puso un piercing en la oreja que, inesperadamente, le ocasionó la muerte. El adolescente falleció ayer por una infección generalizada que le ocasionó la colocación de un arito.

El director del Hospital de Niños, el doctor González Carrillo, explicó al diario Clarín: “El chico hizo una infección luego de colocarse un arito, un piercing, en el lóbulo de la oreja. Ahí estuvo el ingreso del germen”.

LEA MÁS  El fin de semana celebraron el Japón un festival que rinde culto al pene

Lamentablemente, según dijeron los médicos, el cuadro tuvo un rápido avance. “No son casos muy frecuentes y tampoco que hagan infecciones tan severas. Pero lamentablemente, en una semana hizo una infección generalizada y falleció”.

Según trascendió, el adolescente que vivía en el barrio San Lorenzo, en la ciudad de Santa Fe, se había colocado el piercing la semana pasada.

LEA MÁS  CFK habló de la muerte de Micaela y recibió muchos cuestionamientos

“Esto nos llama a la reflexión. Si uno decide colocárselo tiene que tener todas las medidas higiénicas necesarias como para hacerlo de forma conveniente. El piercing lo que hace es romper la barrera de defensa del cuerpo y hace más posible las infecciones. Este chico hizo una infección grave y generalizada por un gérmen agresivo”, detalló el González Carrillo.

LEA MÁS  Furor en las redes por las ilusiones ópticas que crea esta artista del maquillaje
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero