Política

Muy crítico: el Instituto Antártico, vaciado y con graves problemas para funcionar

Los científicos no cuentan con los equipos que necesitan; hay estado de abandono en los laboratorios

En el marco de la venta de inmuebles estatales, comenzó la licitación del edificio de la histórica sede del Instituto Antártico y de la Dirección Nacional del Antártico, ubicado en la calle Cerrito 1248.

Según detalla el diario La Nación, la versión oficial es que el edificio está “ocioso y en malas condiciones edilicias”. Además, desde el año pasado, el Instituto Antártico se trasladó al campus de la Universidad de San Martín (Unsam) por un convenio que se firmó con esa institución.

Sin embargo, según se pudo constatar a través de visitas al lugar y denuncias de los empleados, el instituto destinado a la investigación antártica, que cuenta con 200 trabajadores, apenas funciona y se encuentra “desmembrado”.

Los científicos no cuentan con instalaciones suficientes y apropiadas, y para seguir con su labor piden laboratorios prestados en otras universidades.

Esto quiere decir que el organismo del que depende gran parte de nuestra soberanía en el continente antártico -ya que la presencia de los países está supeditada a la investigación científica- está actualmente en una capacidad de producción mínima. Al respecto, el Gobierno asegura que ya se están ocupando.

Sin grandes avances en la obra de Cerrito y aún en Balcarce surgió la posibilidad de mudar de forma definitiva el instituto al nuevo campus de la Universidad de San Martín, que estaba en construcción.

En 2015, el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, inauguró el nuevo espacio y presentó con gran orgullo los laboratorios de primera generación, a los que se destinaron casi $ 20 millones, según datos de Cancillería.

El problema es que de todo el campus el instituto cuenta con tan sólo dos pisos. Uno es de oficinas tipo call center, con escritorios uno al lado del otro, lo que hace casi imposible el desarrollo de actividades de alta complejidad. En el otro espacio hay algunos laboratorios, insuficientes para la cantidad de científicos, y que además se encuentran prácticamente deshabitados, ya que no cuentan con la estructura necesaria para investigar.

La mayoría están rebasados de cajas, expedientes y mapas que se fueron trasladando de una mudanza a otra, sin encontrar un lugar de guardado. En los pasillos hay bachas y acondicionadores de aire que nunca fueron instalados y en gran parte de los laboratorios falta el bajo mesada, y las instalaciones eléctricas y de gas no son las adecuadas.

El departamento de geofísica, el laboratorio de electrónica, un museo, un auditorio y una imprenta todavía se encuentran en la calle Cerrito, clausurados desde hace dos meses y sin posibilidad de acceso. También la biblioteca del instituto, con más de 10.000 volúmenes, está en desuso y clausurada en el centro porteño.

Ante esta situación, muchos científicos recurren a los laboratorios de otras universidades en donde dan clases o tienen algún colega que les dé permiso para continuar con sus investigaciones.

La Universidad de Buenos Aires, la de La Plata, la de Florencio Varela, la Kennedy y el Museo de Ciencias Naturales son algunas de las instituciones que albergan trabajadores antárticos huérfanos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”