Judiciales

Escándalo por megacausa de lavado en Santa Fe: ex funcionarios socialistas involucrados

Tres ex ministros de Hermes Binner y Antonio Bonfatti fueron designados como defensores de los acusados y estalló Miguel Lifschitz

La euforia en el socialismo por los resultados del megaoperativo que resultó con once detenidos, la mayoría del establishment rosarino, duró pocas horas hasta que los funcionarios de primeras líneas se enteraron que tres ex ministros se constituyeron como abogados defensores de algunos de los detenidos.

Según detalla el portal La Política Online, se trata de los ex ministros de Justicia, Héctor Superti y Juan Lewis y el de Seguridad, Daniel Cuenca.

Los dos primeros con funciones en la Legislatura hasta que se conoció la noticia y el diputado Rubén Galassi -de quien dependía Lewis- le pidió la renuncia, lo mismo habría ocurrido con Superti.

Las designaciones cayeron como balde de agua helada en el gabinete del gobernador Miguel Lifschitz al punto de empañar lo actuado: “No lo podía creer, luego de dos años de investigaciones y de convertirnos en la primer provincia que muestra resultados concretos contra el lavado, vienen estos tipos y hacen esto”, mascullaba bronca un alto dirigente socialista.

Es que Superti, además del abogado personal del ex gobernador Antonio Bonfatti, que como tal impulsó un cuestionado juicio abreviado por la balacera que sufrió el mandatario en su domicilio, fue el “arquitecto” de la Reforma Procesal Penal que rige en la provincia de Santa Fe.

Desde la oposición lo señalan como el principal operador en la justicia: “La gran mayoría de los jueces y fiscales nombrados por el nuevo sistema tenían alguna vinculación con Superti. Cuando se enviaron los pliegos a la Legislatura tuvimos que recusar como a 70” afirmó en off una legisladora del PRO.

Si bien las diferencias entre Miguel Lifschitz y Antonio Bonfatti se hicieron más visibles con el correr de los meses, la megacausa por lavado y asociación ilícita que comprometió a importantes personalidades rosarinas las exhibió en toda su dimensión.

“No son dirigentes del Frente, son funcionarios que ocuparon un lugar en la gestión anterior” fue la respuesta contundente del gobernador para diferenciarse, aclarando luego que “en lo que hace a nuestro gobierno ninguno de ellos tienen ninguna relación”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017