Canonización del Cura Brochero

Cura Brochero: cuáles son los dos milagros que lo llevaron a ser santo

Al cura cordobés le atribuyen que intercedió en la recuperación de dos chicos que estaban muy graves. Las historias de Nicolás Flores y Camila Brusotti

En enero pasado, “el Plenario de Obispos y Cardenales” del Vaticano reconoció que el “Cura Gaucho” –así se lo conoce a Brochero en Córdoba-, actuó como intercesor en la recuperación de Camila Brusotti, una nena sanjuanina que sufrió una brutal paliza que le causó un infarto masivo en el hemisferio cerebral derecho.

Según detalla el diario Clarín, la aprobación de esta junta sacerdotal fue el penúltimo paso necesario para la canonización de Brochero, ya que dos meses después, en marzo, el Sumo Pontífice promulgó un edicto declarando santo a Brochero.

Para el catolicismo, una persona puede ser declarada santa si se le reconocen haber logrado dos milagros. El primer milagro atribuido al cura cordobés fue la recuperación de Nicolás Flores, un chico que sufrió un gravísimo accidente de tránsito ocurrido en septiembre de 2000 cuando apenas tenía 11 meses de vida.

La tragedia, ocurrida en Falda del Cañete, provincia de Córdoba, le costó la vida a la abuela de Nicolás; y el bebé estuvo al borde de la muerte, luego de tenertres paros cardíacos –uno duró 15 minutos-; y pérdida de masa encéfálica y parte del cráneo.

El pequeño sufrió una hemiplejía en su lado derecho y un traumatismo cerebral irreversible.Los bomberos que los rescataron y los médicos que lo atendieron no se explican cómo sobrevivió al impacto. Con el paso de los años, Nicolás, un fanático de River y de los videojuegos, recuperó el habla y el movimiento.

El segundo milagro atribuido al ahora santo José Gabriel Brochero ocurrió en San Juan, después de que Camila Brusotti recibiera una golpiza por parte de su padrastro que la dejó 45 días en coma.

Camila Brusotti

Camila Brusotti

El 30 de octubre de 2013, Alejandra Ríos llegó con su hija Camila inconsciente a la guardia del Centro Integral de la Mujer y el Niño. Les contó a los médicos que la nena “se había caído del caballo” y por eso estaba grave. Y les confesó que no vio el accidente, sino que su pareja, Pedro Oris, la llevó en brazos tras la caída. Los médicos no le creyeron.

Tras un mes y medio en coma, la pequeña se recuperó y a los pocos meses pudo hacer su vida normalmente. Nadie supo explicar científicamente la recuperación.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO