Judiciales

María Julia Alsogaray, quien tenía prisión domiciliaria, quedó en libertad

La ex funcionaria menemista fue condenada por delitos de corrupción y ahora obtuvo la libertad condicional

DYN23.JPG

María Julia Alsogaray tenía una condena a una pena única de cinco años de prisión por dos condenas firmes por hechos de corrupción. Una a tres años y medio de cárcel por enriquecimiento ilícito, en 2004, y otra a cuatro años por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, por la privatización de Entel, en 2014.

LEA MÁS  Macri habló con el padre de Emanuel Balbo, el hincha de Belgrano asesinado

El viernes pasado, la ex secretaria de Medio Ambiente de Carlos Menem quedó en libertad tras recibir el beneficio de la libertad condicional por parte del juez José Martínez Sobrino.

La ex funcionaria cumplió las dos terceras partes de las dos condenas anteriores, por las que recibió una pena unificada de cinco años de prisión.

LEA MÁS  Juicio express: por primera vez, la Justicia condenó a un chofer de Uber

Cuando la segunda condena quedó firme se ejecutó y la exfuncionaria la cumplió bajo arresto domiciliario en su casa de la calle Junín al 1400, desde marzo de 2015. El Tribunal Oral Federal 6 le otorgó la prisión domiciliaria porque tenía más de 70 años y la ley permite la modalidad para las personas mayores de edad, indicó Infobae.

LEA MÁS  Indagarán a Ricardo Echegaray en una causa por sobreprecios

Alsogaray ya había estado detenida casi dos años –desde agosto de 2003 a mayo de 2005– por el cúmulo de causas de corrupción. A eso se sumó el año y siete meses de detención, para llegar a los dos tercios de la pena de cinco años: así pudo acceder a la libertad condicional.

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero