Salud

Lográ un cuerpo a prueba de estrés con estos tips

El cansancio o los nervios generan que se acumule tensión en algún área, por lo que es importante identificar cuál es la zona más problemática y aprender a dominar esa rigidez

134435509

¿Sufrís de estrés? Identificá la zona de tu cuerpo que te duele, a qué se debe y cómo aliviarlo.

La cabeza:

Quiere decir que tenés que bajar un cambio ya que cualquier percance tiene efectos en tu organismo: tu respiración se altera y apretás las mandíbulas con fuerza. Eso te provoca un dolor de cabeza.

Solución: Tomá café. Los científicos aseguran que la cafeína contrae los vasos sanguíneos que hay en tu cabeza, y que esto reduce el dolor de cabeza. También podés ir al gym: si hacés entre 30 y 40 minutos de cardio (correr en la cinta, pedalear en la bici fija o cualquier otro ejercicio aeróbico), liberás endorfinas, unos químicos del cerebro que ayudan a frenar el dolor físico.

El cuello y los hombros:

Cuando tenés muchas tareas pendientes, es normal que encorves tus hombros y que acerques tu cabeza a la computadora porque creés que esa postura te ayuda a concentrarte. En realidad, te provoca una contractura , y eso te impide pensar con claridad.

Solución: Mové la cabeza.  El personal trainer y masajista Darío Fuentes recomienda:  “Girá la cabeza suavemente, desde un hombro hasta el otro. Hacé 20 repeticiones. Luego, elongá: empujá la cabeza hacia el pecho, con el mentón pegado al cuello”. Esto incrementará la cantidad de sangre que llega a los músculos de tu cuello y de tus hombros, y aflojará los nudos.

Las manos:

Comerte las uñas o arrancarte las cutículas con los dientes no te genera ningún alivio.  Repiquetear tus dedos sobre la mesa, de manera nerviosa tampoco es la solución. Cualquier maldad que les estés haciendo a tus manos duplica el malestar y la ansiedad.

Solución: Pintate las uñas o andá a la manicura.  Es un truco simple pero muy efectivo: cuando les prestás atención a tus manos, automáticamente tu mente se distrae y te tranquilizás. Además, ¿quién quiere mordisquearse unas uñas recién arregladas?

El abdomen:

Sos un manojo de nervios. Cuando estás preocupada por algo importante tu sistema digestivo se altera y trabaja más rápido de lo normal. ¿El resultado? Tenés retorcijones, estás hinchada e incluso sentís náuseas.

Solución: Comé cereal integral, queso o pollo. No se trata de prepararte un megasándwich cada vez que te duele el estómago: solo debés consumir uno de esos alimentos. ¿Por qué? Son ricos en triptófano, un aminoácido que ayuda a tu cerebro a producir serotonina, el químico que genera bienestar y reduce la ansiedad.

Los pies

No das más. Al final de la tarde, llega el agotamiento. Según los expertos, eso es porque la tensión se va a pique, y te gana el cansancio.

Solución: Tomá un baño caliente.  Tus pies están llenos de terminaciones nerviosas que se conectan con todo tu cuerpo: al sumergirlos en agua templada, enviás la sensación de relax a todo el sistema.  Para intensificar este efecto, apoyá los pies en el borde de la bañadera:  al elevar las piernas, le enviás al cerebro la señal de que llegó el momento de descansar.

Fuente: Cosmopolitan

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia

Graves Incidentes en Almagro y Atlético Paraná: Franco Quiróz recibió un balazo de goma en la cabeza

La barra local intentó agredir a un grupo de dirigentes del equipo visitante y la policía reprimió; el futbolista Franco Quiróz, que se había acercado a tranquilizar a la barra, sufrió un impacto en la cabeza; está fuera de peligro