Whatsapp

Ojito con la flor de la abundancia: de qué se trata la estafa que circula en Whatsapp

Cada vez que una persona gana, otras siete pierden y quedan a la espera de ascender a la máxima posición

martes 4 de octubre de 2016 - 9:47 pm

“Depositás en esta cuenta 2 mil pesos y terminás con 8 veces más. O sea, te vas con 16 mil”. Este es el mensaje que la estafa de la Flor de la Abundancia envía a los grupos de WhatsApp creados solo con el objetivo de perpetrar la operación financiera.

La modalidad de estafa fue inventada hace un siglo por Carlo Ponzi, un inmigrante italiano que vivía en Estados Unidos. En la década del 80 y 90 en Argentina, bajo diversos nombres, el esquema de fraude piramidal se estableció en forma esporádica.

La modalidad consta de 4 niveles con sus respectivas funciones, lo que da por resultado un grupo de 15 personas:

LEA MÁS  Instagram indicará a sus usuarios cuando hayan visto todo

Nivel 4 lleva el nombre de “Fuego” y son ocho personas que pretenden ingresar en la mandala. Para ello, deben depositar en la cuenta de alguien -conocido o no- una suma de dinero. Habitualmente, la cifra oscila entre los 2 mil y 3 mil pesos.

Nivel 3: bajo el nombre de “Aire”, son cuatro personas que ya depositaron la suma inicial y ahora deben atraer dos nuevos interesados para escalar al siguiente nivel.

Nivel 2: tras el mote de “Tierra”, dos personas que se encuentran a la espera de que el individuo del escalafón superior cobre para ocupar su lugar.

Nivel 1: por último, el eslabón “Agua” es la persona que recibe las donaciones de los primeros ocho interesados. Cobra el 800% de su inversión inicial. Entonces, si depositó 2 mil pesos, se lleva 16 mil.

LEA MÁS  Instagram agregó una nueva función para los fanáticos de la música

Una vez que los integrantes del nivel “Fuego” realizaron su aporte de dinero, la persona del nivel “Agua” recibe el monto total y la flor se completa. En ese momento, el ganador se retira del círculo, y la mandala se parte a la mitad con las dos personas que aguardaban a la expectativa. El truco está en que el esquema necesita de nuevos “donantes” de manera permanente para no resquebrajarse.

“Atrás no hay ningún tipo de sustento ni un negocio que lo avale. Es un sistema de ilusión que empieza y colapsa rápidamente porque depende del aporte continuo de nuevos contribuyentes. Llega un momento que el círculo se va cerrando”, explicó Mariano Otálora, director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales.

LEA MÁS  La nueva función de Instagram que ya estaba disponible en WhatsApp

La modalidad aterrizó en el país en Mendoza y apuntó, en primer lugar, a un target femenino. “Generalmente buscan a personas vulnerables y crédulas, con un nivel socioeconómico bajo. Por eso, en un principio el foco estaba puesto en mujeres que eran el sostén del hogar”, sostuvo Otálora. Luego, se esparció y llegó a todos los estratos. Según el especialista, “siempre hay algún vivo y mucho desconocimiento detrás”.

COMENTARIOS