Sociedad

Qué hay hoy en la famosa casa del horror de los Puccio

El lugar se transformó y hoy es un espacio para fiestas: en la vivienda de San Isidro funciona un taller de diseño y hay ferias

El portón de Martín y Omar 544, donde vivían los Puccio y hoy hay un taller de diseño. Foto: Daniel Jayo

Donde todo era tristeza y tortura, ahora es fiesta y alegría. La casa en la que vivía la familia Puccio, donde tenían secuestradas a sus víctimas, pasó del horror a ser un lugar social, donde la gente disfruta de distintas actividades.

Después de 30 años, el 8 de julio de 2015, la vieja casona de San Isidro se llenó de gente y vivieron una “gran” noche, la primera de muchas en ese lugar, según publicó el diario La Nación.

Se trata del lugar en el que se escribió uno de los capítulos más oscuros, una historia tenebrosa del crimen en la Argentina de los años 80. El lugar permaneció vacío durante tres décadas.

Recién hace dos años, Epifanía Calvo, viuda de Arquímedes Puccio, el jefe de la banda dedicada al secuestro de personas, la alquiló, y a los inquilinos les llevó meses ponerla en condiciones. Las refacciones comenzaron en noviembre de 2014 y recién terminaron en mayo del año pasado.

Desde su cuenta de Instagram, Gabriel Wilhelmi, uno de los nuevos inquilinos, agradece a todos los amigos que ayudaron a pintarlo. Él y su socio, Anuar Moswalder, eligieron la casa de la familia Puccio para montar Werkplatz, un taller de diseño industrial.

La fiesta del 8 de julio de 2015 con el patio familiar como fondo. Foto: Facebook

La fiesta del 8 de julio de 2015 con el patio familiar como fondo. Foto: Facebook

“Werkplatz es un estudio de diseño ubicado en una casa mítica del centro de San Isidro”, se presentan en su página de Facebook. Desde allí también convocan a sus fiestas, aunque la dirección sólo se pasa por mensaje privado.

La fiesta del 8 de julio del año pasado fue una de las más concurridas, organizada por Cultural Factory, una productora de la zona, y auspiciada por Jägermeister, un potente y viejo licor hecho a base de hierbas, recuperado por la moda de los tragos.

Una de las condiciones que Epifanía puso para alquilar el inmueble fue que estaban prohibidas las fotos del interior. Pero en un mundo multimedia no lo pudieron evitar y las imágenes corrieron.

Está la escalera que conduce al balcón donde Arquímedes se fotografió junto a los obreros que hicieron la última refacción. Las ventanas que dan a la galería, el patio con las rejas coloniales, los techos de chapa y los ladrillos de la vereda que el jefe del clan barría con insistencia para vigilar que nadie descubriera a sus víctimas. Todo sigue igual. Incluso las habitaciones del costado desde donde se descendía al sótano donde los Puccio habían montado su prisión siguen pintadas de blanco.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Desde el Gobierno confirmaron que vetarán la ley de Ganancias si la aprueba el Senado

“Nosotros gobernamos, vamos adelante, y tomamos decisiones que no son simpáticas”, afirmó la vicepresidenta, quien dudó que el proyecto de ley de Ganancias salga del Senado

Detuvieron al supuesto responsable por la muerte del operario del subte

La defensa de Marcelo Cuttri, supuesto responsable de la muerte de Matías Kruger, presentó un pedido de excarcelación que fue rechazado